REVISTA PICNIC La "Selfie", una creación nada millennial - Revista PICNIC
FICM

Los registros indican que la primera vez que se uso la palabra «Selfie» ligada a, valga la redundancia, una Selfie, fue en el 2002 cuando un australiano publicó una foto y escribió: “Pido disculpas (por la foto) porque está fuera de foco, fue una selfie”.

Sin darse cuenta y en total estado de ebriedad, se convirtió en el inventor del término.

Sin embargo, esta moda tiene casi un siglo. La diferencia es que no la llamaban Selfie ni la subían a ningún tipo de red social.

La que podría ser la primera selfie de la historia, se la debemos a Joseph Byron y Ben Falk. Tomada un frío invierno de 1920, hace casi cien años, en el techo del estudio de fotografía Marceau en Nueva York. Los autores de esta: con un brazo Joseph Byron y con el otro Ben Falk. Incluso, esta pieza se encuentra en la colección de The Museum of the City of New York, junto con otra imagen que muestra el momento en el que se están tomando la foto.

Otro registro indica que una señora sin identificar, alrededor de 1900, utilizó una técnica muy conocida: colocarse enfrente del espejo para capturar el mejor ángulo de su rostro.

Después de esto, varios personajes importantes a lo largo de la historia, dejaron huella con sus capturas. La Duquesa Anastasia de Rusia, en 1914, el astronauta Buzz Aldrin en el espacio, en 1966, entre otros.

Durante los sesentas, desde el presidente John F. Kennedy hasta todos los integrantes de Los Beatles, se comenzaron a sacar selfies; una que sin duda mostraba el ingenio de John Lennon, fue cuando en una entrevista, con una cámara prestada, se tomó una foto frente a un espejo que multiplicaba su imagen infinitamente. Incluso George Harrison experimentó con la selfie a través de su cámara con onjetivo de «ojo de pez».

Lo cierto es que aunque capturarse a uno mismo no es un invento nuevo, la popularidad de esta técnica si lo es, culpa de ello es la tecnología que nos brinda una enorme facilidad para fotografiarnos gracias a las cámaras frontales que incluyen los smartphones actuales.

Si hay que nombrar a un culpable de esto, podría ser a los celulares del 2003 que comenzaron a incluir una cámara frontal. De ahí, los fabricantes de todas las marcas no han parado de innovar y experimentar.

Ejemplo de ello, las últimas cámaras frontales de los Sony Xperia™ XZ y Compact, en los que Sony decidió vaciar toda su experiencia en óptica y video.

Estos celulares que tienen 13 megapixeles, un sensor para tomar fotos con poca luz y un bello lente de 22 mm; incitan a crear increíbles Selfies. Incluso permiten ir más allá, pues también cuentan con un estabilizador de imagen de 5 ejes que permite grabar video sin esa temblorina clásica en las manos.

Con esta tecnología es inevitable preguntarse ¿Qué no hubieran hecho los Beatles con estás cámaras? Pero también es inevitable ser parte de las más de 90 millones de Selfies que se toman a diario.