REVISTA PICNIC La vida es sueño, cuarta parte: Post-rock mexicano - Revista PICNIC

Por Fernando Valencia @fervalencia4

México sigue sorprendiendo con una gran cantidad de propuestas dentro del género del post-rock. De todas las esquinas del país continuamos recibiendo música con estándares de calidad maravillosamente altos, y en nuestro recorrido nos hemos cruzado con otras cinco bandas que vale la pena discutir y recomendar.

Endless (CDMX)

La escena del post metal ha encontrado nuevos representantes en la Ciudad de México. Pese a haber iniciado labores este año, Endless ha logrado darse a conocer en la escena under del género, llegando incluso a abrir el show de The Ocean, una de sus más grandes influencias. Canciones prolongadas construyen momentos de furia y rabia, interrumpidos por pequeños intervalos de relajación entre sampleos de citas memorables. Pese a haber retrasado la salida de su primer EP, el espectáculo en vivo de la banda habla por sí solo, convirtiéndolos en una de las grandes promesas a seguir muy de cerca en 2017.

Spilman (Baja California)

La trayectoria de estos tijuanenses se vio interrumpida entre 2012 y 2014 con un descanso que afortunadamente no duró demasiado. Con su EP Wladek (2016), la agrupación demuestra un gran dominio de su técnica, obsequiando composiciones progresivas en tiempos relativamente cortos, con un nivel de accesibilidad único en el género. Sin clavarse demasiado en densidades, ni tomar salidas fáciles, Spilman es una de las propuestas más interesantes del panorama musical actual.

DJ Perro (Puebla)

Los poblanos de DJ Perro poseen una gran versatilidad. Su fusión les permite pasar de la introspección a la locura entre temas, generando un ambiente inmejorable en sus presentaciones en directo. Mientras que «5/4» expresa melancolía, «Who Ampere Itto» evoca festividad. Su sonido remite a un abanico muy amplio de posibilidades, que van del post-rock puro al math clásico de Slint y las propuestas modernas como TTNG, pasando por el emo-math de Cap’n Jazz y The Promise Ring. Actualmente se encuentran grabando su LP debut, que verá la luz en algún punto del próximo año.

Deck B (Baja California)

Nuevamente del norte del país nos llega Deck B, proyecto fundado por Fernando Castillo y José Astorga en el ya lejano 2003. Una propuesta más purista del género, con las clásicas estructuras progresivas capaces de explotar entre distorsiones en cualquier momento, sin perder en ningún momento ese componente de asombro y maravilla que tanto caracteriza al post-rock. Aunque no han dado señales de vida últimamente, desde finales de 2014 prometieron un LP (apropiadamente) titulado Hiatus. Esperamos tenerlos de vuelta pronto.

Olivent (Estado de México)

Composiciones que recuerdan el irresistible estilo garage del «Do It Yourself» y un distintivo sonido de distorsiones sucias. Olivent nos hace pensar irremediablemente en Austin TV, uno de los más grandes pilares del rock instrumental mexicano, pero esto está muy lejos de ser malo. El inmenso potencial de sus ritmos pegajosos podría dar mucho de qué hablar en el futuro próximo.