REVISTA PICNIC La vida es sueño: Post-rock hecho en México - Revista PICNIC

Por Fernando Valencia @fervalencia4

No cabe duda que nuestro país aún tiene mucho que ofrecer en su panorama musical. Contamos con un rico abanico de géneros, y no son pocas las bandas que se avientan a experimentar con música distinta a la norma. El post-rock, ambient y rock instrumental tienen una buena historia en México. No es gratuito que contemos con un Austin TV, uno de los máximos exponentes del estilo en toda Latinoamérica. Sin embargo, el espectro es mucho más amplio, y es por eso que hoy traemos algunas propuestas que, en diferentes etapas de consolidación, merecen toda nuestra atención.

A Shelter in the Desert

En la línea de propuestas casi cinematográficas, con un sonido que recuerda los mejores momentos de MONO o Explosions in the Sky, encontramos esta banda originaria de la Ciudad de México. Llevan activos desde 2009, y se encuentran actualmente promocionando sus Pequeñas Hiroshimas. Ellos mismos describen su estilo como:

Crescendos mezclados con delicadas melodías, liberándose de los límites habituales de la música popular, mezclando estructuras clásicas con sonidos progresivos, que sobresalen en la evocación de paisajes sonoros que permiten al oyente sumergirse en un mundo de emociones sin límites”.

De Osos

El proyecto del capitalino Arturo Luna se encuentra en la cima de la escena emergente. No sólo lanzó en 2015 el excelente EP Instrucciones para dejar ir, sino que también acaba de hacerse acreedor al Mejor Disco Experimental del año para los Indie-O Music Awards. Partiendo de la clásica fórmula del post-rock, y añadiéndole algunos paisajes de electrónica con un toque de sampleos, De Osos construye canciones complejas, hermosas y completamente épicas, que se incrustan en lo más profundo de nuestra mente, y nos mueven todo el interior.

The Polar Dream

Una banda que no necesita introducción. Originarios de Guadalajara, The Polar Dream coquetea con las texturas, y la riqueza de su instrumentación les permite posicionarse a la altura de lo que hacía Sigur Rós en sus inicios, o lo que en su momento fuera la banda de culto Tristeza. Con más de diez años de experiencia, estos tapatíos cuentan historias sin palabras, evocando sonidos oníricos que nos invitan a sumergirnos por completo en su juego. Como dato adicional, el año pasado despidieron Kiev, su segundo LP, con una presentación acompañada de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Zapopan, misma que ya se puede escuchar en plataformas de streaming.

Childs

Un ensamble con sede oficial en Ensenada, pero con músicos de todo el país. Childs inició su recorrido en el mundo musical durante el ya lejano 2001, y ha ido cambiando de alineación constantemente. Especializándose en el género que han nombrado “Future Lullabies”, la agrupación ha ido evolucionando de un estilo minimalista semi electrónico similar a The Album Leaf, a la incorporación paulatina de voces y letras sin perder los trasfondos típicos del post-rock y el ambient. Su extraordinaria coordinación y la combinación de elementos tan orgánicos han permitido que Childs sea uno de los proyectos más ambiciosos de la escena actual.

Moontauk

Ciudad Satélite tardó mucho en aparecer en el listado. Los más jóvenes de la camada, formados apenas en 2013, pero demostrando con su corta vida que tienen todo lo necesario para entrar de lleno en la carrera del género. Tomando una temática más cósmica e incorporando elementos del acid rock, stoner y fuzz, Moontauk nos permite adentrarnos en una experiencia inmersiva, donde basta con cerrar los ojos y dejarnos llevar para contemplar los imponentes panoramas espaciales semiapocalípticos, casi Kubrickianos, descritos por la asfixiante densidad de su música.

2 Respuestas

  1. Lalo Cráneo

    Excelente artículo, a los interesados en el género y bandas nacionales de éste les recomiendo mucho a Run Golden Boys (CDMX), ET (Chihuahua) y Floodhast (Puebla, y mis favoritos).

    Responder

Deja un comentario