REVISTA PICNIC La vida es sueño, tercera parte: Post-rock mexicano - Revista PICNIC

Por Fernando Valencia @fervalencia4

Damas y caballeros, nuestro onírico viaje no conoce fin. Las recomendaciones siguen apareciendo, y ante tan abrumadora respuesta, lo natural es continuar. Nuevamente nos encontramos al borde de este maravilloso universo musical, que día con día se expande y evoluciona, trayendo nuevas propuestas y resucitando algunos muertos. Sin más preámbulos, comencemos.

Monoceros (Nayarit)

Seis épicos tracks a lo largo de una extenuante pero maravillosa travesía de 52 minutos. Esto es lo que In Girum Imus Nocte Et Consumimur Igni (De noche entramos al círculo y somos consumidos por el fuego), el álbum debut de los oriundos de Tepic, tiene para ofrecernos. Bebiendo de grandes exponentes del género, como This Will Destroy You y Pelican, avanzamos entre largos pasajes de instrumentos violentos para encontrar la calma en pequeños momentos de luz y delicados susurros, que constituyen una experiencia densa, pero altamente satisfactoria. Actualmente se encuentran grabando su segundo LP.

Expedición a las Estrellas (Zacatecas)

En el extremo más pesado del espectro, conviviendo con criaturas de Lovecraft en la oscuridad del espacio infinito, donde los gritos se ahogan y la esperanza se pierde, Expedición a las Estrellas logra inyectar un último esfuerzo, un segundo aire en busca de la salvación. La esperanza, desolación, nostalgia y fe se mezclan perfectamente en la música de esta agrupación zacatecana, que se describen como una “exploración colectiva espiritual y ancestral sobre la existencia”.

Voltanimals (Guanajuato)

Esta banda de Celaya puede distinguirse muy fácilmente del resto por la incorporación de sintetizadores profundamente emocionales, así como el uso de letras bastante introspectivas para transmitir sin lugar a dudas el sentimiento de sus composiciones. Con vocales muy cuidadas, sus canciones explotan con una facilidad admirable. Si bien podríamos ubicarlos dentro del rock alternativo, la influencia del post-rock y el shoegaze termina siendo evidente, creando una fusión bastante interesante, fácil de escuchar, pero con un alto grado de imaginación y creatividad.

Fake Designers (CDMX)

Pese a llevar diez años activos, sería hasta 2011 que estos capitalinos conseguirían grabar su primer disco, On the Side of the Sky. Con la presencia de un titán del género instrumental, Fando de Austin TV, en la consola, Fake Designers nos regaló una sesión de hipnosis dinámica y totalmente interactiva. En sus propias palabras, la intención de la banda es dejar que el escucha cree sus propias historias e imágenes, cosa que logran holgadamente. Su segundo LP, Silent Revolution, está a punto de aparecer. Esperaremos noticias muy pronto.

The Black Owl (Puebla)

Pese a haber pasado un rato de silencio, la agrupación poblana ha vuelto a dar señales de vida este mes, cosa que debería contentar a cualquier amante del género. Su único disco, Cuando las Aves Vuelan, es un trabajo maduro, propio de la experimentación sonora de buenos músicos. Pertenecen al sector progresivo, con tracks extensos y complejos, pero llenos de momentos inolvidables. Zeitgeist, por ejemplo, contiene un sampler de Jules Winnfield recitando el famoso Ezequiel 25:17 en Pulp Fiction.