Revista Picnic logo
Las 5 mejores adaptaciones de Drácula en el cine
0%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Por Freddy Campos @freddorific

Desde su publicación, el 18 de mayo de 1897, Drácula tuvo un gran impacto en el mundo de la literatura y en la sociedad que lo vio nacer. Apenas publicada ganó popularidad dentro de la comunidad británica y con el tiempo se fue haciendo una de las novelas más conocidas de la historia, siendo traducida a sinfín de idiomas y reeditada con diferentes ilustraciones, ensayos y versiones alternas a la misma. Bram Stoker pasó a los annales de la literatura universal gracias a su Conde húngaro.

A pesar de no ser la primer historia de vampiros, ni haber fundado el mito, Drácula se convirtió en el más famoso y en la estructura más recurrente a la hora de hablar de estos seres mitológicos en el cine, la literatura, el cómic, el teatro y demás. Son múltiples las versiones que existen, y el cine es quien más ha tomado prestado el personaje del escritor irlandés.

http://cdn8.openculture.com/wp-content/uploads/2015/11/06090014/LeeDracula.jpg

Las variaciones son a veces extremas, y no respetan para nada el origen de la novela. Existen incluso ejemplos que rayan en lo estrambótico, como el filme  Batman Dracula de Andy Warhol, o Blacula de William Crain. Pero también encontramos las que, además de apegarse lo más posible al personaje y a la historia, han usado como base el texto de Stoker para construir narrativas de terror significantes. En el aniversario 119 de su publicación hacemos un recuento de las cinco mejores adaptaciones al cine de Drácula:

Nosferatu, una sinfonía del horror (F. W. Murnau, 1922)

Esta es la primera película que abordó el tema de vampiros, y la primera en hacer una adaptación de la historia de Bram Stoker. Murnau y su estudio no lograron hacerse con los derechos de Drácula para realizar la película, por lo que tuvieron que improvisar nombres de personajes, locaciones y situaciones para hacer una versión de la novela que no le representara un problema legal. Su solución fue Nosferatu, que es una historia casi idéntica al argumento original de Drácula. Es recordada como uno de los grandes clásicos del cine mundial, además de ser el inicio del cine vampiresco.

Drácula, de Bram Stoker (Francis Ford Coppola, 1992)

Después del fracaso de The Godfather III, Francis Ford Coppola accedió nuevamente a hacer una película a cambio de un presupuesto y un sueldo gigantesco. Esta película pretendía ser una calca cinematográfica de la novela, surgida del deseo de Coppola por hacer la adaptación que Orson Welles no lo logró. El presupuesto ayudó para contratar actores como Gary Oldman, Winona Ryder, Anthony Hopkins y Keanu Reeves. La actuación de Oldman como Drácula es una de las más entrañables de todas las adaptaciones de este clásico literaio; este filme ayudó a que Coppola regresara al éxito cinematográfico.

Drácula (Terence Fisher, 1958)

Terence Fisher inauguró con ésta una serie de películas basadas en vampiros protragonizada por Christopher Lee como drácula en todos los filmes. El argumento es muy similar al original, pero en esta versión, el abogado Harker viaja a Transilvania sabiendo que el Conde es un vampiro y con la intención de matarlo. Esto sirvió para mostrar un Drácula más violento, que consagró a Lee como el arquetipo del vampiro en el cine.

Drácula: Páginas del Dario de una Virgen (Guy Maddin, 2002)

Dentro de esta película encontramos un Drácula poco convencional, porque tiene rasgos asiáticos que contrastan con el origen europeo del personaje. Sin embargo, Zhang Wei-Qiang logró convencer con su actuación dentro de la película a pesar de romper el molde étnico. Maddin tomó la idea de elegir un actor no europeo para transmitir un poco la idea anti-xenofóbica que trataba de plasmar Stoker en su libro. Para cargar la película de drama, Maddin la construyó a manera de una pieza de ballet.

La Sombra del Vampiro (Elias Merhige, 2000)

Esta no es en sí una adaptación de Drácula como tal. Se trata de una historia de ficción sobre la adaptación de Murnau, Nosferatu, una sinfonía del horror. La trama muestra la forma en que se grabó la primera adaptación de Drácula en el cine. Comienza narrando el viaje del equipo de grabación a República Checa para iniciar las filmaciones, pero poco a poco comienzan a temer que Max Schreck, quien protagoniza al Conde Orlok, sea en realidad un vampiro. Murnau aprovecha esto para crear una película más realista, con un vampiro fidedigno, pero hacia el final de la película se dan cuenta que están atrapados por Schreck. Los roles que los actores tienen en la película se vuelven reales y buscan alternativas para asesinar a Max.

Si quieres adentrarte en el mundo de Drácula, hoy, miércoles 18 de mayo a las 19:00 en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, la escritora Luisa Iglesia Arvide hablará de Drácula de Bram Stoker en el ciclo Lo joven y lo clásico.