Revista Picnic logo

Y… ¿Qué sientes al llegar a tocar por primera vez al DF en un lugar lleno de punks?, -Está chingón, vamos a ver qué tal funciona y pues aquí me tocó.

Esa fue la respuesta de Sabino, mientras nos platicaba frente a la mesa de mercancía que se instaló en el café bizarro, durante la posada de Pizzatanicos; donde Los Maricas, Andrés Canalla, Chingadazo de Kung Fu y LNG/SHT, ofrecieron una noche energética. A pesar de lo muy interesantes que llegaron a ser los proyectos, sólo había uno que llamaba la atención desde unos meses atrás, Sabino.

Haciendo una comparación, poniéndolo en la mesa junto a Gastón Peligro (Lng/sht), analizamos sus similitudes, fuera de que ambos estuvieron gorditos y bajaron de peso; o de que ambos no vienen de una escuela que sea meramente de rap. Comparamos sus letras, sus beats, y Sabino tiene algo más; una crítica social más directa e historias para restregarnos, contarnos y embarrarnos en la cara, para que nos demos cuenta dónde estamos parados.

Los Elementos del Sab-Hop

El Hip-Hop, como muchos ya sabemos, se conforma por cuatro pilares: el Grafitti, el Break Dance, el Rap y los Dj´s. Sabino nos trae su propio “género”, influenciado de una forma mayor por la parte gráfica.

A mí me gusta muchísimo el grafitti, se puede ver mucho en algunos vídeos, yo desde chavo le pegaba a la grafiteada, nunca fui muy bueno, pero tengo conocidos que sí, yo soy diseñador gráfico y me metí a este royo no solo por la música, también por lo gráfico. Por ejemplo el break dance también trae la moda, los colores en el Sab-Hop, lo que puedes ver es eso, colores, letras, bombita. A parte de la música.

Hay que especificar que, al contrario de todo rapero moderno, Sabino no trabaja del todo con la Old School del rap. A él le gusta mezclar su trabajo con personas de las que admire su trabajo, no sólo dentro los beats, las colaboraciones o la puesta en escena.

Tal como se mencionó anteriormente, él da mucho peso a la cuestión gráfica y es de esperarse. Ahora no sólo enamoras con letras y colores, las ilustraciones son algo en lo cual las generaciones actuales ponen más atención. Por esta cuestión, en las ilustraciones que complementan la lírica del Sab-Hop, vemos desde arte “pop” hasta abstracto.

Son las ideas que se aterrizan. Una portada siempre sale después de que salió la canción, yo casi no las ilustro, me gusta colaborar mucho con gente. Yo grabo la rola, se la platico al ilustrador con el que voy a chambear, le digo más o menos qué idea traigo, pero siempre le doy libertad de hacer lo que quiera. ‘A mí me gustaría esto, pero si le quieres mover o meter otra propuesta, adelante’ y lo que pasa es que yo agarro ilustradores que están afuera del cotorreo, tengo ahí a David Rocha, Raul Prado, que hacen las noticias ilustradas en pictoline.

Es cultura pop, popular, modas y tendencias, cada portada tiene el sello del ilustrador que trabajó en ella con la esencia del Sab-Hop.

Añadiendo algo más a esa parte visual tan característica; las melodías, los beats y las mezclas muy singulares en sus canciones, también son hito dentro de su música.

Lo que trato de hacer es que todo tenga una congruencia; desde el material visual, el audio, y obviamente esta la parte del scratching, en el que está Maxo, que es de los primeros que inicio con el movimiento del  Hip Hop en Guadalajara, si hay partes que yo no las cumplo, está maxo para respaldarlo como productor y como DJ cuando se puede.

Como la mayoría de los raperos, Sabino también habla de lo que vive todos los días, de las preocupaciones que tú y yo tenemos. Él sabe “Mantenerlo real”, esa es lO que podríamos llamar “estrategia” que ha seguido desde sus inicios para pegar dentro de la escena del rap en México.

Parte de lo que busco es que, si no me conoces o si no conoces de rap, puedas decir: ‘¿Qué es esto?, ¿Cómo lo logró?’.  Ojo, no es estrategia, es consecuencia de mi trabajo, ‘¿cómo lo hago?’, con cotidianeidades, hablando de mi día a día, yo te echaría mentiras si te hablo de la calle, violencia y aparte de que en mi discurso yo no me quiero meter tanto en royos políticos, o temas tan amplios que de verdad tienes que tener una justificación muy bien sostenida y fundamentada.

Y ¿qué pasa aquí?, a huevo a alguien le ha pasado algo que digo en la rola. Faltan por salir muchas, por ejemplo, me adelanto. Hay una que va a salir que se llama “Ya le bajó” que habla de este pedo en el que todos se han sacado de onda cuando no le baja a la morra, es transmitir ese alivio, y se ríen. Sacar risas o hacer reflexiones, porque también meto mucho el sarcasmo y el hacer crítica social, yo echándome la culpa, hablando por todos.

Para seguir adaptándose a la época que nos está tocando vivir, el buen Sabino incluye todos los aspectos por más mínimos que sean; y por más fuerte que sea, deberíamos ponernos a pensar que esto nos está llevando a la perdición, haciéndonos vivir un Black Mirror real.

Muchas de las rolas se escuchan de inicio cagadas ‘A mira que cagado el  Instagram, que cagado el Snapcaht’, pero en realidad es una crítica, ¿A qué punto hemos llegado para que de verdad demostrar que te gusta alguien es bajarte a sus primeras fotos y pegarle un like en la que trae bikini?, que ese es como el coqueteo más atrevido que podemos hacer.

¡Está cabrón!

Cumpliendo en toda la extensión de lo que conlleva ser músico, Sabino pasó por tocar algunos instrumentos, por hacer bandas y por todo eso que un buen rockero experimenta una vez en su vida.

A mí desde morro me gustaba muchísimo la música, crecí escuchando Led Zepeellin, Pink Floyd, Bob Marley, El Personal, todas estas influencias que menciono en las rolas. Fue muy variada mi educación musical, mi papá fue el primero en inculcármelo. Yo siempre quise tocar batería, me metieron a clases, nunca me pudieron o quisieron comprar una, para que no hiciera desmadre. Por ahí me robé una guitarra de casa de mi abuela y empecé a tocarla. Tuve bandas, pero lo que pasaba es que hacía las rolas, la melodía con la guitarra, pero entraba otro guitarrista bien chingón, siempre había alguien que me ganaba, y todo eso me fue orillando  a decirme ‘a ver qué puedes hacer tú solo’, entonces me fui saliendo y en el momento que menos me di cuenta, ya estaba haciendo esto, de ahí viene, yo empecé con el rock, pasé por el reggae pasé por el pop, he estado por muchos géneros. Antes del rap tengo muchas maquetas y rolas de muchos géneros.

El crecer con una escuela de rock no es impedimento para tener una opinión en el género del cual formas parte actualmente, el rap; de ahí la pregunta acerca de su percepción sobre la expansión del género, de las variaciones y de las nuevas propuestas que se animan por algo nuevo en el rap.

A mí me gusta muchísimo escuchar música en general, esto que está pasando, el crecimiento mundial y que lleva a que seamos más, todos tenemos capacidad para hacer cosas chingonas y por esto también está creciendo el producir cosas, además de los avances tecnológicos y que te permita hacer ya todo por tu cuenta, desde grabar y subir tus cosas en buena calidad, este fenómeno va por ahí. Ahora disfruto más descubrir cosas que ni me imaginaba que existían, antes  de que me lo recomiende la radio o las tendencias, se me hace buenísimo que el género se abra y se ramifique tanto, si ya somos tantos, que bien que haya más opciones.

Pero Sabino no siempre ha tenido el sonido y las letras que nos muestra actualmente. Previo a todos los sencillos que le conocemos, tienen un EP llamado Poker, en donde los beats y las letras suenan más a la vieja escuela, más complicadas y tienen mayor influencia del rap clásico.

La lírica era más seria y más elaborada, pero porque ese EP… yo siempre había buscado el sonido que ahorita estoy dando y este sarcasmo, critiquita y rollito más ameno, pero ese disco lo trabajé con maxo, él es más clásico.

La pregunta es ¿Por qué no continuar con esa lírica complicada, con esos beats más potentes?

En sí el fondo es el mismo que ahora, sólo que ahora está más desmenuzado, más digerible, para entregar a más público, lo otro es un poco más para ‘conocedores’, no quiero decir que sea para intelectuales, la evolución fue el convencer a Maxo. Saqué la canción de “Culos y Tetas” que trabajó la instrumental Maxo y Borja, saqué esa rola más fresca y Maxo empezó a abrirse a experimentar más, luego salió “vaquerer” en la cual me dijo ‘Yo no doy ni un peso por esta madre’, pero al final fue lo que jaló gente, y  a partir de ahí me involucré más en las figuras, en enseñarle nuevas cositas a Maxo.

Dada toda la situación y los cambios, él comentó que tiene en mente experimentar con algo nuevo. Otro “capricho”, aún no sabemos si ya ha convencido a Maxo, pero seguramente será algo bien producido, si logra realizarse.

Los tiempos ya no son iguales, ya no hay hits que duren tanto. Que yo no busco hacer hits, pero si tienes que estar ofreciendo material seguido a la gente, sino ahí te quedas.

Aunque quisiera mantener este sonido, las circunstancias y la evolución hacen que cambie todo.

Pero esto hizo que me realizara otra pregunta, ¿por qué hacer un sonido más ligero, por llamarlo de alguna manera, más comercial o de cierta forma menos complicado?, el primer EP es muy bueno, las letras están llenas de palabras y de scratches muy graves.

Para que una canción sea tan sencilla, es deshacer ideas, acomodarlas, quitar, hablar, buscar el tono, el lenguaje para que la gente te entienda, es complicado, pero sólo aterrizar la idea, lo complicado son las vueltas para llegar a ella.

Como decía Einstein, “Si no lo puedes explicar de forma sencilla, es que no lo has entendido bien” ya cuando le entiendes no necesitas palabras científicas, primero tienes que entender qué quieres decir y luego bajarlo al público.

Al hablar de letras sencillas, llegaron a la mente los sencillos. Sabino no ha sacado otro material más que ese EP y las canciones que podemos ver en youtube son sólo rolas que han salido una por una. La más reciente fue “Fulano” y “Yingol Bels” una rola navideña justo para la época decembrina.

Al adentrarme más en el tema averigüé que es algo como una estrategia, das una canción, si le late están al pendiente de ti para escuchar la que sigue y la que sigue, algo un poco cruel, pero efectivo.

Ya se saben todas mis rolas, y definitivamente unas son mejores que otras u otra les gusto más que alguna, y porque no pueden escuchar otra, solo  les lanzas una y es lo único que les estás dando, y así los traes un año, ‘¿Y qué hago en lo que sale?, pues escucho esta’, ¿y qué pasa?, vas tocando y van cantando, y haces eso lanzándoles de una por una a huevo, no dándoselas a huevo, si no que a huevo te la aprendes, porque si te gusta Sabino, ¿qué más vas a escuchar? Pues las que ya tengo y la nueva.

¡Oye Fulano!

Y cambiando un poco del tema, no tan alejado del pasado, por surgió la duda de su último sencillo, “Fulano”, el cual de cierta forma tiene un poco de actitud inadecuada al hablar sobre un chavo que engaña a su chica y que debe ponerse “al tiro”. Algo curioso, pues Sabino habla más del amor, de ser felices y de beber una cerveza en la playa.

En realidad, casualmente cuando estaba escribiendo esta rola, paso el pedo de Lady Carolina, esa madre viral de lo que todos estábamos ofendidos, bueno yo no, estaba ofendida la banda porque la morra, ¿cómo es posible? y la chingada, y pobre morra, le llovió durísimo y yo me preguntaba ‘¿Quién chingados nos nombra jueces a nosotros para… o ¿Qué vergas?’ Como si no hubiéramos hecho algo pequeño antes nosotros, entonces no fue como en defensa de la niña, pero ya traía yo la idea de ese pedo, de las técnicas pendejas que hacemos para no andar con alguien.

Así que en lugar de tomar la rola como manual para ser infiel, debemos tenerla en cuenta para no cometer las mismas tonterías, ser infiel no está chido.

Si no quieres un compromiso o una relación, mejor no andes de cabrón, pensando en muchas cosas, no en el poner el cuerno o irte con varias chicas, sino para que digamos qué necesidad hay de tener algo ahí, por ahí va la idea. Pero eso, más que una reflexión, fue por platicas que había tenido en esa temporada, estaba con mi chava y platicábamos de eso, fue algo ameno.

Me gusta la melodía que está inspirada en dos rolas que me gustan mucho, “lady madonna” de los Beatles y “what i got” de Sublime, y fue más bien el experimento de la música con Alex y Maxo, buscar algo que este cotorrón, cantadito.

Tan sólo para concluir, Sabino  nos mencionó que no dejará de girar el próximo año y que ya está planeando varias visitas a la ciudad. Recopilará algunas rolas de las ya conocidas y otras inéditas para entregarnos un material en físico y completo con el que tenga el pretexto perfecto para visitar todas las ciudades.

Fotografías: David Zuriaga