REVISTA PICNIC Las cosas nuestras- Puesta en escena Dir. César René Pérez
MIRAI

Las cosas nuestras: una composición corporal, donde la anatomía y  las relaciones humanas son protagonistas en esta pieza.

Una puesta en escena dirigida por César René Pérez que tiene como elenco a Enrique Cosío y Luis Villegas que se presentó en Foro Chilango en La Cantera.

La obra expone sentimientos de ausencia y pérdida, la sombra de aquel individuo que se ausentó y siempre ha estado al lado, permaneciendo presente en esencia dentro del pensamiento del otro.

La pérdida no es más que el recordatorio de la existencia del otro, de aquello que forma parte de nosotros y del devenir que causa la coincidencia de haberse encontrado el uno al otro, como hermanos, como amigos con vínculos emocionales fuertes y conscientes.

En Las cosas nuestras el cuerpo es remitente y destinatario de emociones, de todo lo que comparte y en lo que se convierte cuando somos parte de la vida del otro, por lo cual el otro conforma parte esencial en la vida.

El lenguaje es atemporal, el baile y la música van acompañando los movimientos de cada situación la alegría, tristeza añoranza y la hermandad se mezcla con lo que vive el espectador desde las butacas. La oscuridad resalta la relación y cada uno de los gestos que los une, la fraternidad entre dos seres humanos que bien, puede ser por un vaso sanguíneo o por los momentos que los conforman como seres humanos. Son las experiencias que sólo el tiempo puede narrar y se filtra entre la conciencia y conciliación de la vida.

Las cosas nuestras es de todos, porque todos vivimos en relaciones, somos un todo de lo que compartimos lo que otros han dejado en nuestro camino, desde palabras, instantes, tiempos. Recordamos a aquellos que continúan presentes y anhelamos la esencia que quedó impregnada de los que tuvieron que partir antes.

Las cosas nuestras es una pieza para disfrutar mientras dejas salir los sentimientos inspirados por la puesta. Sin duda esperamos una siguiente temporada, porque todos necesitamos visibilizar lo que sentimos por aquellos a quienes nos hemos topado en el camino.