REVISTA PICNIC Nomeda Ciurlionyte y sus niñas genio de la pintura - Revista PICNIC
FICM

Al ver esta pintura, difícilmente se puede imaginar que parte de su composición se debe a dos niñas genio que pintan sólo por el gusto de hacerlo.

12552776_201006220250920_7755665525705895948_n

Renata y Diana, dos niñas genio que han puesto en jaque a los academicistas que creen que para hacer una obra de arte es necesario tener estudios previos y una técnica específica, haciendo que se cuestionen sobre los requerimientos para ser un artista.

La responsable de estas dos pequeñas, es la artista Nomeda Ciurlionyte, quien tomó como inspiración a sus dos hijas, nombradas “pequeñas ayudantes” al momento de crear sus obras.

Nomeda, nacida en los setenta, recuerda que sus hijas desde pequeñas demostraron un gusto particular hacia la pintura, por lo que decidió dejar que ellas experimentaran con lienzos y brochas y crearan sus propias obras; que Nomeda los utilizaría como una primera capa de pintura o base para las pinturas.

12509884_201006250250917_533599436852892043_n

 

Después de esta primera fase en el proceso creativo, Nomeda observaba lo que sus hijas habían creado y con base en ello, complementaba sus pinturas con ideas que le transmitían los trazos, combinando lo espontáneo e infantil con la técnica y toque profesional;  armonizando también en este proceso dos generaciones diferentes en un mismo lienzo. Ella asegura que gracias a sus hijas, logra plasmar sus sentimientos y vivencias cotidianas.

A pesar de este proyecto, Nomeda tiene una carrera consolidada como artista; participó en el Festival de Portobello como creadora de su sitio web y cortometrajes que fueron exhibidos durante este festival.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este trío de pintoras vive en Londres, lugar donde nacieron ambas niñas (ahora de 6 años), han recibido buenas críticas por parte de usuarios de Facebook.  Debido a la improvisación de las hijas, las pinturas tienen mucha mezcla de los colores y su madre aprovecha esto para utilizar temáticas como flora hogareña o siluetas humanas (en su mayoría mujeres) incluso combina ambos elementos, por lo que al ver estas pinturas, difícilmente se puede imaginar que parte de su composición se debe a dos niñas que pintan sólo por el gusto de hacerlo.