REVISTA PICNIC Lilia Luján y el arte, como eventualidad catártica - Revista PICNIC
CINE DE ARTE

Crear significa desprenderse de una de sus partes más intimas de un ser. Alivia el tormento, los fantasmas, las fobias y eventualidades que generan el movimiento del pensamiento a mil por hora. Por ello nos encontramos con cientos de artistas imposibles de enlistar; que han encontrado en el arte una forma de liberarse de sus ataduras pero sobre todo, de encontrarse a sí mismos.

Desde una edad temprana, esto fue lo que le sucedió a la mexicana Lilia Luján. Una autodidacta que desde sus inicios por el mundo del arte, no ha parado. La atracción que sintió por la pintura y la sensación de capturar la fuerza que emiten los colores, la han llevado a desarrollar una personalidad fuerte, un reflejo de la propia.

Esta personalidad la ha construido gracias a los grandes de la pintura contemporánea como: Kandinsky, Matisse, Picasso y Miró, por citar algunos; que marcaron con dejos una impronta, en el inicio de su trayectoria.

Su estilo atrapa y sorprende, incluso para aquellos quienes se ven absorbidos de primera instancia en él. Con carácter y una fuerte temática colorida, llena de contrastes y audaces nombres para sus cuadros, nos vemos envueltos en una sutil profundidad e intensa comunicación subliminal.

Sus combinaciones son irreverentes y provocativas, con una aureola erótica que llama la atención al primer vistazo.

Luján confiesa trabaja, no necesariamente con una idea preconcebida. Cree firmemente que la energía y fuerza que despiden los colores con los que trabaja, son los que le otorgan la posibilidad de dedicar largas horas de trabajo, hasta conseguir sus objetivos pictóricos: “la pintura es posiblemente, una de las actividades más solitarias del mundo, porque el artista se enfrenta a las corrientes de su propia imaginación que finalmente emergen, traducidas en trazos y colores hasta plasmarse en el cuadro”.

Básicamente el pintar es para mí un ejercicio catártico. Y por otra parte, el hecho de no haberme propuesto nunca una limitación artística me ha permitido experimentar con  posibilidades de lo más diversas, ya que utilizo una gran variedad de elementos y materiales: acrílicos, óleos, tintas, esmaltes, arenas, polvos de mármol; y soportes de madera, tablex, cartón, papel y lienzos entre otros.

Su producción se extiende en la inclusión de pintura, escultura alternativa, murales, arte objeto, gráfica, ilustración, arte digital, diseño de joyería, textiles, reconocimientos y regalos empresariales; piezas de arte utilitario para la decoración residencial, corporativa, institucional y comercial.

La poeta gráfica e incansable trotamundos cultural, cautiva con su lenguaje, oficio, forma y sencillez, el simbolismo impregnado en su zoomorfísmo y naturaleza reflejados en soles, pescados, elefantes, aves y monos; caracolas y hombres llenos de habla corporal, alusivos a la danza, la música, el amor y el misticismo reflejado en ojos de Dios. Círculos, triángulos, cuadrados y estrellas.

Penetrando en el detalle del laberinto que Luján hace brincar a nuestra mente. Polifacética y acertada por su constructivímo y geometrísmo conceptual, mezcla lo abstracto y onírico que nos obliga no sólo a mirar sino a sentir.

Sus obras se encuentran repartidas en países diversos. Su participación en este campo la ha llevado a más de 300 exposiciones individuales y colectivas en América y Europa, su hogar por doce años. Su trabajo es patrimonio artístico de la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Alcalá en España; el Museo Poeta Javier de la Rosa en Gran Canaria; el Museum of Fine Arts en Buenos Aires y Museo Alma Fuerte en la Plata, Argentina.

La sensibilidad que acompaña su persona la ha hecho destacar en campañas de ayuda organizadas por la Cruz Roja Española y la Asociación Iberoamericana Simón Bolivar a favor de los pueblos de Bosnia, Sudán y con Médicos sin fronteras en Centroamérica con el objetivo de recaudar fondos para dichas instituciones.

Sin duda, sabemos que la libertad mental y emocional nos impulsa a no encasillarnos en nada en absoluto, para la autodidacta de Luján, esto le ha abierto las puertas a experimentar con cada género tema o técnica deliberada por la que se vea atrapada, así, cada resultado aclama verdadera satisfacción.