REVISTA PICNIC "Los puños deben ser tu último recurso": la seguridad en los conciertos - Revista PICNIC

En la transición de la tarde-noche, la actividad del sábado en la colonia Roma comienza a despegar. Hay bares en la zona para todos los gustos y bolsillos. Algunos apenas empiezan a atraer su clientela, mientras otros ya tienen un nombre y una gran reputación; uno de ellos es el famoso Gato Calavera.

Al salir de la glorieta del metro Insurgentes, la lluvia se hizo presente. Tras caminar un par de metros llegué a dicho recinto. Snapbacks, sneakers, expansiones y tatuajes eran comunes denominadores entre los asistentes al Gato, pues un evento de hardcore sería llevado a cabo. Sin embargo no me encontraba ahí por el evento, sino para conseguir una entrevista con el jefe de seguridad de dicho lugar.

Considerado -por él mismo- punk  con un aspecto duro forjado a través de su experiencia a lo largo del tiempo, «El Clon» (apodo originado por el tremendo parecido con el vocalista de Ratos de Porao) no solamente se ha empeñado como agente de seguridad en conciertos, sino también ha formado parte de los staffs y aunque sea una pieza central en la organización, también tiene alma de músico, pues antes de involucrarse en el staff o seguridad tuvo una banda de punk influenciada por bandas como Misfits, The Casualties, Exploited entre otros.

Mientras desempeñaba su chamba, comenzó la charla:

«En el ámbito del rock llevo aproximadamente 24 años. Imagínate, ahora tengo 39. Comencé siendo staff antes que seguridad. Con la primera banda con la empecé a trabajar en el rock fue con Banda Bostik, tanto staff como seguridad».

La manera en que se convirtió en un agente de seguridad fue curiosa, pues al andar desempleado uno de sus compas, apodado el Seagal, lo invitó a chambear con los ‘Tigres’ (al escuchar esto, Clon pensó que tal vez trabajaría en el circo) pero cual fue la sorpresa que él se dedicaría a cuidar a Los Tigres del Norte. 

Durante cuatro años estuvo trabajando con aquellos íconos del grupero en México, salía de gira con ellos y no regresaba a casa en medio año. Su amigo el Seagal dejó el trabajo mientras él se convirtió en el coordinador de seguridad. Ahí comprendió que irónicamente, el norteño es uno de los géneros musicales que tienen más fidelidad en cuanto al público y la mejor infraestructura en la organización de sus eventos.

Sin embargo, el ambiente que antes se vivía en el ámbito no era tan violento como el de ahora gracias a la proliferación del narcocorrido en el mainstream. Al ver esta situación, decidió emigrar hacia otro género, pues después se enteró de incidentes mortales de compañeros que siguieron trabajando ahí.

«No estoy en contra del mensaje ni del género, sino de la manera en que todo se fue distorsionando. El ámbito se volvió muy peligroso».

Al preguntarle si alguna vez tuvo algún incidente con un ‘buchón alterado’, dijo que no precisamente pero que sí tuvo una pelea con un soldado ebrio e impertinente que buscaba un autógrafo de Los Tigres del Norte.

«El soldado ya estaba borracho y estaba buscando a toda costa un autógrafo del grupo, amablemente le había dicho que no se podía y ya a la hora de que nos íbamos en el camión, se colgó de una de las ventanas y al bajarlo nos aventamos un tiro. La adrenalina hizo que fuera una pelea muy pareja, me conectaba, lo conectaba. Estábamos tan prendidos que llegó un momento en que dijimos ya estuvo. Hasta cierta manera estuvo padre ese tiro».

Todos hemos idealizado que el estereotipo del encargado de seguridad es un tipo de aspecto rudo e intimidante que ama golpear a la gente a la menor provocación, sin embargo en este caso no es así, pues los años le han enseñado al Clon que es mejor tratar bien a la gente, pues nunca se sabe a quien te enfrentas. Su mentor -quien fuera el encargado de seguridad de Joan Sebastian- le dijo sabiamente: «Tus puños deben de ser tu último recurso».

Acá en el Gato Calavera

Y así, tras haberse retirado del ámbito grupero, comenzó a militar en el rock, en el hip-hop y en el electro con artistas de la talla de Belzebass y Cyber Punkers  (cabe destacar que él fue el encargado de la seguridad de Charles Ans en su última gira por el país). Aprendió que para este oficio hay que escuchar de todo pues la tolerancia es clave y considera que ahora los jóvenes son más libertinos pero a la vez más informados, sin embargo suelen ser más intolerantes.

El Clon es una especie de centinela que ha estado trabajando en distintos foros que van desde el mítico y extinto Rockotitlán, hasta el mismo Auditorio Nacional con bandas como Radiohead, KISS Black Sabbath:

«Creo que ni en mis sueños más guajiros y pachecos me hubiese imaginado trabajar con bandas de ese calibre. Luego mis hijos platican con sus amigos y sale a relucir cualquier nombre de alguna banda de rock y ellos les dicen: esos son amigos de mi papá. Inclusive Lalo Tex (q.e.p.d.) era padrino de mi hijo. Gracias a Lalo, aprendí muchas cosas pero la más importante fue la humildad. Yo trato igual a la banda más pequeña o a la banda más grande.»

«Toda mi vida ha girado en torno a la música»

Al preguntarle sobre qué tipo de público es el más problemático dijo que con quienes han tenido más roces han sido los punks. Antes de cualquier anécdota genérica, el Clon me comentó que estuvo en la primera y única vez que Exploited estuvo en México en 1993 donde se desató un pandemonio por los intentos de portazo y el hecho de que un punk se subiera al escenario a incitar al desmadre por supuesto asesinato afuera por parte de los policías. También los punks querían madrear al vocalista de Exploited supuestamente por ser fascista.

«Entre tratar de resguardar el escenario y el grupo, un séquito como de siete punks se me fue encima y me dieron una golpiza, todavía medio consciente me sacaron ahí y afuera parecía un día en Siria o Irak pues había desmadre por todas partes, carros volteados e incendiados.

Otra de las ocasiones en que me tocó una situación algo densa fue con EL TRI hace como 15 años en Cuautitlán, pues íbamos dos grupos de seguridad y el otro grupo comenzó a tratar mal a la gente y a la hora de los madrazos se abrieron, dejándonos como a cinco chicas de su organización.

La banda ya andaba muy loca y las quería violar. Entre un amigo y yo, logramos saltarlas hacía una casa cerca para ponerlas a salvo. En cuanto saltamos a la última chava, no sé cuantos weyes nos cayeron encima. Sólo recuerdo que desperté en la cama de un hospital, mientras un doctor me preguntaba cosas»

Sin embargo, estas situaciones no lo han hecho desistir, pues en su perspectiva su vida siempre ha girado en torno a la música. Lo que sí reconoce es que por este tipo de situaciones tanto los recintos, como las bandas y los promotores no tienen una solidez ni una seriedad en el desarrollo de las escenas independientes.

«Hace falta la difusión del talento independiente y los recintos son escasos»

El Clon considera que el también comenzó a trabajar de seguridad para poder preservar los pocos recintos consumados a la escena independiente. Y tanto ha sido el profesionalismo de su trabajo que es guardia personal de Benny Rotten, Toño Lira, Enrique Bunbury y su trabajo siempre ha hablado bien de él. Ser agente de seguridad es más prevenir que ejecutar.

Como jefe de un numeroso grupo de personas (50), él tiene muy presente que jamás expondrá la vida de sus  trabajadores, pues como jefe responsable siempre está pendiente y sabe cuando debe de tomar un evento y cuando no.

Al preguntarle si para él existía una evolución en la música, me dijo que sí en cuanto a la escena underground pero ve estancada la escena mainstream, pues considera que todos suenan igual. Y ha sido así que pronto se estrenará como vocalista de una banda llamada APR (Actitud Punk Rock) que está conformada por gente del Sr. Bikini y Out of Control Army. Hay que mencionar que pronto lanzarán producción musical y harán el cover de «Bodas Negras» un bolero de Julio Jaramillo con un invitado sorpresa.

Por otra parte, también tuvo una época donde participó como locutor de radio al ser invitado por el hijo de Fishman -luchador- después de haber llevado a DJ Aztek 732 al programa de radio Luchando con el hijo de Fishman. El Clon recuerda que la primera vez que estuvo tras el micrófono del estudio se sintió muy nervioso, pues tartamudeaba en un principio, pero poco a poco eso fue desapareciendo.

Su primer entrevistado fue Saúl de Los Victorios, posteriormente fue Alfonso André, Los Corucos, Garrobos. Muchos al ser sus amigos hacían que la entrevista más bien fuera un anecdotario, una plática de café. Desgraciadamente, por los tiempos tanto de Fishman Jr. como del Clon, el programa ya no pudo seguir. Clon estuvo como conductor aproximadamente un año.

Para finalizar la entrevista, un teporocho se acercó pidiendo alcohol y él de manera amable, le regaló un vaso de refresco. La lluvia había cesado y pronto daría inicio al evento de hardcore.