Revista Picnic logo

Por María Fernanda Ochoa

Desde hace un par de años hemos sido testigos del auge de la exploración de la sexualidad femenina y cómo el empoderamiento de la mujer se hace cada vez más presente en terrenos como el arte y las marcas que apuestan a un público con mentalidades abiertas y dispuestas a romper con los tabúes que hemos cargado por décadas gracias a la sociedad en la que nos vemos predispuestos al Status Quo: Los tabúes rotos de Apollonia Saintclair: feminidad desafiante

Dedicar algunas líneas a dicho tema, plasmarlo en trazos o pinceladas hubiese sido unas décadas, imposible discutir.

Apollonia Saintclair, es una ilustradora francesa que apuesta por el erotismo visto desde una perspectiva elegante, provocativa y enormemente femenina. La mujer es protagonista absoluta y quien marca su propio ritmo.

Trabaja con tinta tanto en versión digital con tableta gráfica y de manera tradicional. Su lema es “Tinta es mi sangre”.

Cada personaje tiene un papel activo que goza y se estimula a sí misma, a veces con la intervención masculina que funge como un invitado al que se le permite entrar ocasionalmente. Sus mujeres son descaradas y seguras de la naturaleza con las que fueron dotadas, abriendo puerta al espectador que se acerca de manera vouyerística. Su concepción creativa parte del sentido onírico; sublimar su erotismo latente a través de la expresión artística.

Sin desmerecer el deseo, las fantasías femeninas son complejas, para Apollonia, explorar la sexualidad es en última instancia, un viaje solitario, ya que el cerebro es la mayor zona erógena.

Su trabajo se ha visto influenciado por cómics, aunque, más bien ha construido un universo a partir de viñetas individuales más que historias competas, lo que le ha dado aquel toque. Su herencia proviene de Moebius y Milo Manara, quienes para ella son “Leonardo y Caravaggio en los cómics”. Su anonimato personal no es impedimento para una alta actividad en redes sociales e internet.

El sexo está en la mente de todos, lo que nos define es de qué forma lo percibimos y convivimos con ello. El mundo está dividido entre quienes tienen relaciones profundas con la sexualidad y quienes se relacionan patológicamente con ella.

Para Apollonia la trivialización es tan insoportable como el puritarismo. Y resulta un gran cumplido que alguna ilustración sirva como inspiración para alguno de sus seguidores.

El arte será siempre un espejo para contemplar intangiblemente nuestros deseos más profundos, necesitamos referenciar nuestro inconsciente de una manera que nos de seguridad y nos haga sentir esa empatía que nos atrape al instante, como estas ilustraciones que representan escenas de pura pasión.