REVISTA PICNIC LUKKA: Un pedacito de arte a todos lados - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

“A mi no me da miedo mostrar a los artistas que me han inspirado”.

En ocasiones, como artistas nos cuesta revelar quiénes han propiciado nuestra labor creativa. Siempre tratamos de ocultar lo que nos hace haber llegado hasta el clímax de nuestra obra como la punta del iceberg.

Alejandro Marrón (LUKKA), es un ser interesado en compartir todas sus experiencias y dejar un poco de sus enseñanzas en todas las personas. Principalmente en quiénes adquieren sus productos y los niños. Su filosofía se centra en llevar un pedacito de arte a todos lados.

Lukka nos cuenta como ha conseguido llevar a su estilo de vida esta parte artística y cómo ha evolucionado su técnica ilustrativa.

Desde pequeño mi principal pasión y la mayoría de mis recuerdos datan del dibujo, mi top desde chiquito ha sido siempre el mismo: dibujar.

Nos contó que desde pequeño, a cualquier lado donde iba, lo primero en llegar a sus manos era lápiz y papel. «Yo me llevaba mis estampas, mis cómics y mis juguetes y me ponía a copiar, así pasaba mis ratos. Tan es así, que una de las anécdotas más chistosas que cuentan en mi familia, es que de pequeño, alguna vez en el kínder le hablaron a mi mamá pidiéndole que no me hiciera la tarea; a lo que respondió: `Quieren que vea la manera en cómo dibujo yo a la de cómo lo plasma mi hijo». 

Desde entonces, LUKKA ya traía toda esta revolución en la cabeza. «Recuerdo mucho otra. De un verano que pasé con mis tíos y me inscribieron en un curso de dibujo pero me parecía súper aburrido hacer líneas y bolitas. Yo necesitaba un reto, así que hacía cosas muy raras, no me gustó y se los dije, he tenido siempre esta onda de ser muy abierto con las sensaciones que tengo.»

Así que llegó el momento de decidir entre arte o diseño.

Creo que a muchos nos pasa, por esta cuestión práctica profesional y de vivir en el mundo actual además de la complejidad en cuanto a la materialización de las ideas.

Para LUKKA, a la generación de obra artística actual la ha marcado mucho, en cuánto a manera de pensar, los cómics. Uno de los que más le ha inspirado es Spawn. «Tiene estilos que han revolucionado con su movimiento y manera de comunicación.»

Yo busco desarrollarme como ilustrador, empiezo a trabajar muy joven como en segundo semestre. Sin embargo, no me hacía completamente feliz, en mis ratos libres prefería quedarme en la agencia a dibujar y a experimentar con estilos que salir a comer  y es bastante notable esa noción de búsqueda y la transformación que nos empuja a explorar para saber en qué queremos convertirnos.

Inicié bocetando de manera libre y a la imaginación. Más adelante, con fotos de Suicide Girls que me enviaban. Las bocetaba súper rápido. Esas mismas las subía a Instagram. De pronto vi que a muchos les gustaba y comenzaban a mandarme  más fotos para dibujar.

La mujer como obra artística por su simple belleza.

Su obra se caracteriza por la feminidad dado que, para Lukka, es la obra artística por excelencia desde la primer escultura de la humanidad. De alguna u otra forma encontramos esa pureza y majestuosidad en el misterio de la fémina, ya sea la Mona Lisa o la Venus de Milo. La mujer ha sido este elemento por su simple belleza.

Ha buscado ese fenómeno en todos sus aspectos: sexy, sensual, oscuro, de fortaleza, delicadeza, melancolía. Todo en cuestiones personales de exploración interna  o  bien; artísticas como la luz, las sombras, la refracción. Cómo cambian las cosas con sólo un toque de color. La descomposición de los elementos, la meditación y la relación con el universo y nosotros mismos.

«Todo el arte asiático se nota mucho en mi obra, el manga es un elemento que ha influenciado tanto en mi estilo artístico, como en mi manera de pensar y ver las cosas».

Lukka; para mi, es una forma de ser feliz y sobre todo de llevar esa felicidad a las personas. Todo surgió como un proyecto universitario. Crear un despacho de diseño, así que propuse nombres, busqué palabras en islandés y llegué a felicidad. Así comenzó este proyecto.

El camino de LUKKA no ha sido fácil pero sí muy satisfactorio. «Tomar la decisión de abandonar un trabajo fijo, probar las impresiones, conseguir los productos, transportarme y transportarlo, ir a bazares… en fin, me he vuelto todólogo. Crear las ilustraciones, imprimirlas, ser el mismo que las vende y fijar los costos de producción versus los precios, porque creo que la calidad de todo es muy importante y ese pedacito que la gente se lleva porque les gusta y que a final de cuentas es inédito. He recibido el apoyo de la gente que para mí es más importante».

Sigo trabajando como consultor, es una parte que me encanta: desarrollar proyectos de manera creativa, sobre todo, la parte estratégica. Lukka ejerce la creatividad, no sólo de manera visual sino a nivel de pensamiento y toda esa construcción de cómo deben funcionar las empresas, por ejemplo.

El plan ahora es que a partir de todas esas conexiones y lugares que he visitado aunado a la página, buscar la oportunidad de impartir talleres gratuitos a los niños que no han tenido la oportunidad y contagiar en ellos esta buena vibra del arte. Estoy muy conectado con la filosofía budista y creo que sólo generando ésta semilla en los niños es como construiremos una sociedad mejor.

La experiencia de conocer artistas como Lukka, es impresionante. Toda la energía de los seres que no se atemorizan de verse despojados de todo aquello que los ha construido.

Sus primeros trazos, las obras que lo marcaron, los libros, experiencias y artistas que lo han llevado a tomar este camino y desarmar poco a poco esos secretos que forman parte de su visión.

Nos mostró bocetos, cuadernos de su infancia y hasta dibujos de su padre y hermano que lo han acompañado a mejorar esa forma tan peculiar  de ser que cautiva.

Si quieres saber más de él, lo puedes seguir en sus redes sociales y visitar su página oficial.