REVISTA PICNIC Hapax Legomenon: Maurizio Terracina y la vida después de Zurdok - Revista PICNIC
CINE DE ARTE

Charlamos con Maurizio Terracina de su proyecto en solitario, Hapax Legomenon, que a partir de una propuesta techno intenta mostrarnos una faceta distinta del ex bajista de Zurdok. Mejor conocido por su trabajo como músico y compositor en Vaquero, también es arreglista e ingeniero de audio. Principal responsable del proyecto The Volture, se ha dedicado sobre todo a la producción musical para bandas mexicanas como División Minúscula o San Pascualito Rey.

Voodoo: Tu nuevo proyecto se llama Hapax Legomenon ¿qué significa ese nombre?

Maurizio: Es cuando en un texto grande, o en general, aparece solamente una palabra una vez. También se puede aplicar para un acontecimiento que sucede sólo una vez en un contexto. O como un cameo dentro de una película en la que aparece un personaje una sola vez y dice una sola línea. Me gustó mucho el concepto de la palabra y el significado.

Lo puedo tomar para ejemplo de lo que hago porque vengo de una escuela distinta, la de la música electrónica. Entonces, de algún modo, ése es mi proyecto dentro de mi mundo. Aparte el texto en sí de la frase [Hapax Logomenon] me gusta mucho,  como suena y como se ve. Y tiene nombre y apellido, como para que le digan nada más «Hapax», está padre.

V: ¿Cuál sería ejemplo de un Hapax?

M: Pues puede ser como cuando en una noche tocas. Puede ser algo que te estimula y que no tenías previsto o como el sentimiento que te provoca escuchar alguna canción que pensabas que no te gustaba. Estas cosas genuinas y auténticas que suceden nada más una vez, como cuando estás viendo una película y hay algo que te suena muy familiar pero no sabías que era. Como esas instancias que se te quedan grabadas pero no tenías previstas o no estabas esperando.

V: ¿Qué disfrutas más, la parte de producción o estar en contacto más cercano y orgánico con la generación del sonido?

M: Pues tengo veinte años trabajando en la música y toda mi vida he trabajado en estudios y grabando instrumentos, en la parte de ingeniería, grabando discos para otras bandas. Produzco mis discos, compongo mis canciones, grabo mis instrumentos y por lo general hago mis arreglos de producción… y a diferencia de este proyecto, para empezar no estoy grabando casi nada, no estoy grabando instrumentos. Más que nada, lo estoy haciendo todo dentro de la computadora y la ingeniería va de la mano del proyecto, porque es cien por ciento digital.

Eso siento que es lo que me atrae de este proyecto, no seguir en la misma línea de «no pues, voy a hacer un soundcheck y voy a tener que probar la línea del bajo y la voz que suene…» Como que esto es mucho más eficiente para mí. Me puedo preocupar en cuestiones mucho más del show o en sí, estar tocando un show y hacer que la gente se la pase bien.

Siento que al tener una banda de rock, puedes tener más libertad de errores  o más libertad de hacer más cosas espontáneas. Pero al momento de tener un instrumento, este se convierte en un escudo para no estar cien por ciento ligado al público. Muchas veces puede ser que estoy conviviendo nada más con los otros integrantes de la banda, y entre nosotros estamos haciendo el concierto para nosotros mismos. Como quiera el público se la puede pasar muy bien viendo esa camaradería arriba del escenario.

Pero a diferencia de eso, están el DJ y los de la pista que se convierten en los integrantes del grupo, entonces eso termina por conformar en conjunto todo lo que está sucediendo. No se trata de que sea nada más yo como artista tocando para ellos, siento que esto forma parte específica y muy esencial de todo el concepto de los DJs.

La verdad estoy muy motivado y no sé, me gusta ponerme en situaciones difíciles y que me exijan disciplina. Me gusta que este proyecto me haga llegar a un punto donde ni yo sabía que podía hacer tanto a base de presión y de someterme a situaciones con las que no estoy muy familiarizado.

maurizio

V: A diferencia de The Vulture ¿que significa para ti Hapax?

M: Hapax es algo que puedo hacer sin preocuparme de lo que estoy diciendo. Más que nada, como que me estoy expresando cien por ciento, porque con las letras ya es un poco más definido, ya es más determinado. Es como de «esta canción habla de esto o esta pieza suena así por esto…». Con Hapax está más orientado a dos cosas, a que esté bailable o a que esté adecuada para la situación de una noche de fiesta y también el exigirme tener un estilo, un sonido y tener una personalidad que diferencie al proyecto de los otros y de otros DJs.

Estoy aprendiendo demasiado con la gente que he estado conviviendo. Estoy muy agradecido con todo ello , que me motiva a hacer las cosas de otra manera. Aprender es lo que más me motiva y hacer cosas que nunca había hecho antes o que nunca pensé que fuera a hacer. Porque desde chico siempre he sido más rocker y me he dedicado a trabajar sonidos orgánicos, pero esto es completamente otro sistema y otra manera de llegar a un resultado final. Pero es muy interesante y muy divertido también, más que nada aprender de gente talentosa.

¿De dónde se origina este giro en tu relación con la música?

Pues llevo leyendo a Carl Jung mucho tiempo y me gusta su concepto de apoderarte de los rasgos con los que no estás muy familiarizado. O que puedes tener cargas emocionales y que eso te pone límites a no hacer cosas. Por ejemplo, si de chico te mordió un perro, ya no vas a tener la misma disposición a acariciar un perro, que si en cambio hubiera llegado a darte un lengüetazo. Pues lo mismo pasa con muchas otras cosas.

Y eso es algo que yo tenía de chico. Cuando iba a las discotecas de mi padre, se escuchaba mucho techno. Era cuando no había Internet… no había manera de tener una referencia sobre lo que estaba sucediendo, y era el momento en el que estaba surgiendo el género [techno].

Para mí era algo muy raro y muy insípido: «¿Cómo va a tener nada más un beat una canción y un ruidito?» Estaba muy teto, muy ñoño, no me inspiraba mucho, porque claro a mí me gustaba el rock y todo eso que era como más imponente. Y durante toda esa época cuando empezaban los raves, yo era un hater y a todo «guácala, guácala». Como que de chico eres muy intolerante a ciertas cosas, jaja.

Regresando al concepto de incorporar tu parte oscura y tu sombra, como le llama Jung, es eso. Verte de frente con lo que tienes miedo, con algo que no te sientes tan a gusto y utilizarlo para inspirarte y darte la fuerza para hacerlo mucho más completo y mucho más genuino. Eso se presta a muchos contextos, como el ejemplo que te contaba del perro.

Y me ha funcionado mucho esa dinámica y me hace aprender muchas cosas, a ser más tolerante. Entre menos te irriten las cosas o que puedan convivir con las que tengas más cerca del corazón, siento que puedes pasarla mucho mejor. Puedes convivir con mucha más gente, pasártela bien con las cosas que a lo mejor en algún momento no eran tus favoritas.

¿Cómo es el haber pertenecido a lo que llaman la «Avanzada regia»?

Pues yo en realidad no lo siento como la gran cosa, estaba muy chavo y veía las cosas de manera diferente. Me importaban cosas diferentes. En ese entonces era salir de gira y conocer gente y pasártela bien. Comíamos pizza y hacíamos un desmadre al bajarnos de los aviones al tratar de no perdernos. Lo que nos importaba era vivir la experiencia y hacer nuestra música, tener la oportunidad de enseñársela al mundo.

Nunca tuvimos la meta de «ah mira, pues vamos a iniciar un movimiento así y así». No, esas ya son cosas más de la prensa, de los que escriben y van formando una opinión y está bien. Fue algo que vivimos y me queda eso, yo no quiero que me recuerden como el que estuvo en una de las bandas que hizo tal o cual, porque todos estamos en un cambio constante y ahora soy una persona distinta, que ha aprendido mucho y sabe otras cosas. Justo por eso ahora sigo haciendo cosas que también van en relación con la persona que soy o intento ser en estos momentos.

Hapax Legomenon realizó algunas presentaciones debut en Rhodesia, Legión Americana y Mono y pero puedes estar al pendiente de sus redes, pues tiene algunas más preparadas para la Ciudad de México y otros lugares al centro del país. Aún no tiene LP oficial, pero puedes escuchar algunos de sus tracks en su cuenta de Soundcloud.