Revista Picnic logo
Mogwai - Atomic
Concepto7
Uso excesivo de sintetizadores7.5
7.5Promedio Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

La naturaleza de la música de Mogwai hace casi imposible diferenciar entre un álbum de estudio de un soundtrack. Inexplicablemente se puede hacer, y de hecho es muy sencillo. Prescindiendo de letras y voces, el uso de una instrumentación amplia y variada es lo que ayuda a diferenciarlos.

Desde Rave Tapes, su álbum anterior, la inclinación de Mogwai hacia los sintetizadores es notoria. El álbum fue recibido con críticas regulares, tal vez alegando la monotonía en la que suelen caer sus placas con el paso del tiempo. Incluso se dijo que con “Remurdered”, Mogwai se acercaba sin remedio al pop, pero el resto del álbum lo desmintió.

mogwai-2016-new-album

¿Cuántos álbumes tiene Mogwai?

Su trayectoria es amplísima, en concreto son 8 álbumes de estudio, 13 EPs, 2 álbumes en vivo y 3 compilaciones – dejando de lado soundtracks y remixes. Y aún así, cada uno añade un poco a la fórmula que supieron dominar. Sus soundtracks se apartan de su catálogo por eliminar -casi totalmente- el común denominador de su música: las guitarras.

Atomic: A soundtrack by Mogwai es la más reciente de sus colaboraciones para musicalizar una cinta. Compuesto de versiones re trabajadas del soundtrack para el perturbador documental de Mark Cousin: Atomic Living in Dread and Promise, originalmente transmitido en BBC4 en el 2015, el álbum es uno de los proyectos más satisfactorios e intensos que ha tomado la banda.

La inspiración nuclear de  la banda escocesa se remonta a la visita que hicieron a Hiroshima para tocar; en aquella región nipona el día 6 de agosto de 1945 cayó “Little Boy”, una de las dos bombas atómicas durante la segunda guerra mundial. En aquella ciudad se levantó el Parque de la Paz, mismo que la banda visitó y se convirtió en gran influencia para la producción del álbum.

Y7XhQh_9MU8

Triunfo, horror y belleza

Mogwai bajó el volumen para crear la banda sonora de un hecho aterrador. Atomic no es ruidoso como se esperaría, pero es perturbador y sutil. El excesivo uso de feedback, sintetizadores y el omnipresente bajo crean la atmósfera que debe escucharse en las zonas devastadas por las bombas.

“Ether”, la pieza abridora del álbum, suena a las partículas de vida cayendo en una escena post apocalíptica. Es misteriosa pero elegante, con su sección de vientos y cuernos franceses, una frágil melodía en piano y un tambor de suelo mutado, Mogwai nos advierte sobre la tensión que seguirá durante todo el álbum.

Tal vez Atomic no genere demasiado ruido entre la crítica -a pesar de ser bien recibido-, ni marque un antes y un después en la discografía de Mogwai, pero ya nos regalaron el soundtrack perfecto para cuando las bombas caigan.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.