REVISTA PICNIC Molotov: ¿Dónde jugarán las niñas? XX aniv @Palacio de los Deportes

Molotov lo volvió a hacer: localidades agotadas y un show lleno de energía y desmadre

Indudablemente, el primer disco de Molotov estará en la memoria del rock de este país, como un disco que traía una propuesta diferente con un toque satírico e irreverente. Hace 20 años ese disco llamado ¿Dónde jugarán las niñas? Escandalizó a más de una persona, sin embargo se convirtió en un clásico por su contenido polémico. Con motivo de la celebración del 20 aniversario de su ópera prima, el concierto conmemorativo tuvo sede en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México.

A medida que se acercaba la noche, los asistentes comenzaron a llegar. El encargado de abrir el show estelar fue Simpson Ahuevo y Los Alan Anaya. Enfrentándose a un público diferente, el Morroeste de Sonora logró conectar buena vibra a pesar de algunas mentadas que recibía también.

Tirando un show fresco y diferente a sus éxitos como ‘Gas’, ‘Mextasis’ o su más reciente sencillo ‘Blunt de Guayaba’, Simpson abandonó el escenario para dar paso a la expectativa de… ¿Dónde jugarán las niñas?. Tras los primeros signos de vida del acto estelar gracias al soundcheck, la impaciencia comenzaba a propagarse. En ocasiones sonaba al unísono la palabra ‘culero’. Sin embargo cuando las luces se encendieron para dar paso al grupo, la euforia aumentó exponencialmente.

Molotov

Sin más, el bajo del ‘Huidos’ dio inicio a la noche con los primeros acordes de ‘Que No te haga Bobo Jacobo’. La gente explotó coreando al unísono sobretodo en el coro:»Que no te haga bobo Jacobo/ Que no te haga bruto ese puto»

Con una influencia de grupos como Rage Against The Machine o Red Hot Chilli Peppers el estilo de Molotov reventaba el escenario con descargas de energía y madrazos potentes. La siguiente rola fue ‘Molotov Cocktail Party’ donde Randy, clava barras una y otra vez con un rap hardcore bien adaptado. Con influencias de los Beastie Boys, Randy es quien generalmente rapea en varias canciones del grupo como ‘Frijolero’, ‘Use it Or Lose it’.

Algo que ha caracterizado la música de esta banda es que a pesar de no ser un grupo que solamente toca temas políticos, los que tienen se han convertido en himnos, por su crudeza y su crítica ácida. ‘Voto Latino’ es una de ellas.

Tras haberse puesto muy politizados con ‘Voto Latino’, llegó una especie de catarsis muy a la mexicana, mandando a chingar a su madre a los televisos, a los de Caló y a los de Molotov y a todos en general con ‘Chinga tu madre’, donde todos cantaron el coro de manera cabal: ‘Chingo yo / Chingas tú / Chinga tu madre’

La siguiente canción fue un tanto emotiva, puesto que ‘Gimme the Power’ siempre ha sido como un recordatorio de nuestra mal situación en un país sumido en la violencia y la corrupción. Con el sentimiento que provocó esa rola de Molotov creo que más de uno volvió a sentir la esperanza de algún día las cosas mejorarán.

En el siguiente número, llegó ‘Mátate Tete’, un clásico que creo que es una canción tanto infravalorada de la banda. Odio puro en la lírica. Algo que me agradó fue  que Molotov atacó con una canción tras otra. Con ‘Más Vale Cholo’, seguían manteniendo al público con una gran entusiasmo.

Molotov

 

Con un beat suave y a la vez poderoso ‘Use it or lose it’ es una canción donde Randy nuevamente comienza a escupir rimas más suaves que las anteriores  sin embargo no dejan de ser poderosas y fuertes. Otro de los momentos catárticos de la noche fue sin duda, cuando absolutamente todos corearon al unísono la rola ‘Puto’ misma rola que a pesar de tener una lírica simple y mordaz, también ha sido una de las canciones más polémicas del grupo.

Inclusive cuando el boom de ‘Puto’ estaba en su apogeo, más de uno tildó a los Molochos de ‘homofóbicos’ a pesar de que explicaron que la palabra ‘Puto’ no solamente tenía que ver con un sinónimo de homosexual, sino de cobardía o de alevosía y ventaja.

Molotov

Probablemente, algunas de las canciones de este disco en esta época, serían consideradas como machistas, misóginas, o bien ‘políticamente incorrecto’.La siguiente rola no fue la excepción. Con madrazos estridentes ¿Por qué no te haces para allá al más allá? Nos habla del desamor bastante crudo y agresivo. Coreando los fanáticos de este disco, sabíamos que faltaban dos canciones para que dicho disco completo quedará aún más en la memoria de los presentes de esa noche.

‘Cerdo’ y ‘Perra Arrabalera’ fueron las últimas dos de la primera tanda de la noche. Tras un receso de aproximadamente 20 minutos, con Randy lesionado, el ‘Huidos’ salvó la noche invitando a tres asistentes del público para una partida de ‘manitas calientes’. Inclusive, don ‘Huidos’ asestó un buen pierrotazo al pecho de un hombre bastante robusto que fue su contrincante de ‘manitas calientes’.

Con la impaciencia a tope, el grupo regresó a dar la segunda tanda de canciones de la noche. Algunas rolas encendieron más que otras, sin embargo, la euforia y el desmadre nunca se esfumaron.

Molotov

‘El Carnal de las Estrellas’, ‘Apocalipshit’, ‘Amateur’, fueron las siguientes. Recorriendo su discografía, los molochos pegaban a los corazones de los asistentes. Algunos fanáticos de antaño apenas se inmutaron con sus nuevas canciones como ‘Lagunas Mentales’, ‘Yo oleré el UHU’ y demás. Sin embargo, la banda supo meter en calor al público primero con ‘Frijolero’ para ponernos a bailar sabrosón al ritmo de la cumbia-cover de los Misfits ‘I Turned into a Martian’ (Marciano).

Tras ponernos guapachosos, llegó el momento del slam desenfrenado con la versión punk de ‘Marciano’ para seguir tirando madrazos con ‘Quién pon-ponk’ para finalizar la catarsis con ‘Dance and Dense Denso’.

Tras desaparecer en el escenario, el público estaba sediento de más, por lo que los Molochos regresaron para cerrar la noche con el encore de 5 rolas que contenían: ‘Here We Kum’, ‘Changüich a la chichona’, ‘Rap, Soda y bohemia’, ‘Rasta-Mandita’ para volver a incendiarse y explotar la noche al grito de ‘Puto’ –nuevamente-, sellando una noche que quedará en la memoria de los asistentes que se preguntaban…¿En dónde jugarán las niñas?

Molotov

Fotos: César Vicuña (Ocesa)