Revista Picnic logo

Cada noviembre, en las poblaciones de Michoacán, las almas de todos los difuntos regresan volando desde la otra vida para visitar a sus familiares en forma de Mariposas Monarca.

Visten los árboles y el bosque de un color naranja radiante. Describir este espectáculo resulta casi imposible, pues no existen palabras que puedan narrar la belleza natural de este acontecimiento.

Como siempre, existe un pero que arruina todas estas míticas historias y bellos fenómenos naturales. Las Monarca se encuentran en grave peligro debido a todas las situaciones mediáticas por las que pasa nuestro país y el ya conocido descuido del ser humano que no mide las consecuencias de sus actos.

Las acciones que se han tomado son muchas; sin embargo, la falta de difusión sobre este tema hace que la situación sea más grave.

Conscientes de esto, Grupo Milenio decidió tomar cartas en el asunto junto a Syrel Jimenez Lobato, para crear el proyecto “Monarca, el espíritu del bosque”.

Una iniciativa que afronta y contribuye a la resolución de los problemas que afectan a la Mariposa Monarca y su migración.

Todo inicio con 11 capítulos sobre la mariposa monarca, según nos cuenta Syrel, coordinadora del proyecto: “Fueron 11 capítulos en los que nosotros abordábamos el tema social, no tanto el tema biológico. Esta serie habla sobre lo que sucede debajo de la mariposa en el transcurso de su migración, a nivel territorio; nos cuenta qué le deja la mariposa a la comunidad”.

Las investigaciones y los múltiples viajes a Michoacán para estudiar y documentar el fenómeno arrojaron un gran acervo. Syrel se percató de que toda esta información había que seguir mostrándola a más nichos, pues la serie y las noticias llegaban sólo al público que el periódico tenía cautivo, es así como surge “Monarca vuela tu imaginación, que trasciende fronteras”.

“Había muchísimas imágenes y documentos que teníamos, pero si tú no lo veías en Grupo Milenio, pues nadie te decía nada de la mariposa monarca. Resulta ser muy extraño porqué no encuentras noticias sobre el tema a pesar de que es muy importante. A raíz de esto decidimos sacar todo, pero a manera de acciones sociales que involucraran a la gente y a la vez les enseñaran la importancia de la mariposa. Decidimos iniciar con los niños a través de un concurso de dibujo infantil”.

Después del concurso infantil, el proyecto comenzó a tomar vida propia, pedía ir más lejos e impactar más fuerte en medio de la sociedad.

Así que decidieron llevarlo al siguiente nivel, el formato sería similar, sólo que ahora las hojas para dibujar se convertirían en paredes y los dibujos ya no serían vistos sólo por los familiares cercanos, sino por toda la ciudad, de esta forma podrían impactar a más gente:

“Nos fuimos con los jóvenes, el futuro más inmediato del planeta. Nos acercamos a las instancias correspondientes para solicitar el apoyo: La Secretaria de Cultura, una asociación civil; Club UNESCO PRESERVAMB, Unidad Graffiti y Prepa Sí”.

Para Syrel y todo el equipo que conforma el proyecto, el primer gran reto fue poder llamar la atención de los jóvenes. Tuvieron que ser pacientes e ingeniosos para poder dejar el mensaje correcto. Comenzaron a comparar los procesos biológicos de la mariposa con los procesos sociales que vivimos a diario.

“La migración de la mariposa hacia el país vecino que quiere ponernos un muro que afecta la migración que también han vivido muchos de nuestros familiares o amigos. La metamorfosis de la mariposa; un gusano que genera cambios en su interior que lo llevan a ser una mariposa, así como los cambios que los seres humanos tenemos a diario para poder seguir sobreviviendo en la sociedad.”

Con estos temas, la mayoría logro identificarse e involucrarse y de ahí llegaron las acciones que reforzarían lo aprendido:

“Con los chavos de Prepa Sí dimos unos talleres de graffiti; les enseñamos a agarrar la lata, la importancia de las válvulas. Se les enseño todo sobre la técnica y las herramientas. Los maestros fueron artistas reconocidos y fue un proyecto que no sabíamos cómo iba a terminar. Estaba pensado para 50 jóvenes y llegaron 300. Imagínate, teníamos 300 chavos aprendiendo todo lo necesario para que al salir corrieran a pintar una barda, nos arriesgamos y el resultado fue favorable. Todos salieron con su lata, no hubo registro de ningún percance y la experiencia fue muy agradable para nosotros”.

“El espíritu del bosque” aún exigía más, así que llegó la idea de hacer un concurso de graffiti para poder cerrar el ciclo del proyecto y concluir con un evento que aterrizara las distintas actividades que se habían realizado con jóvenes y niños. Grupo Milenio lanzó la convocatoria para el concurso de graffiti, sin embargo existía mucho escepticismo entre los mismos artistas pues, qué iban a decir de ellos si se unían a un proyecto en el que la pinta fuera legal, ¿cuales iban a ser los premios? y aunado a eso, ¿cómo sobre un bicho?. Prácticamente era golpear el ego de los artistas que pintaban de manera ilegal y robarles el sabor de la adrenalina que la noche les entrega al pintar.

Milenio decidió abrir las puertas de su foro para hacer una junta con todos los interesados.

“Llegaron 58 grafiteros, legales e ilegales, se les presento el proyecto y se les hablo con toda franqueza. Eso incluía pedirles que se registraran en una lista y decirles que efectivamente estaban siendo grabados por las cámaras de seguridad del periódico. Si no quieran poner su nombre no había problema, podían poner su alias y les aclaramos que la policía no estaría esperándolos al salir. Vieron los 11 capítulos de la serie y todo el material que teníamos sobre la mariposa Monarca, les contamos lo importante que era para todos nosotros y después de una charla como de 5 horas, dejamos que se fueran con toda esa información para que trabajaran sus bocetos y expresaran lo que ellos quisieran”.

-  -

1er luga gaviñoboris rodriguez Drako

El resultado: 42 muros intervenidos y recuperados en colonias cercanas al centro histórico.

“Afortunadamente contábamos con el respaldo de Unidad Graffiti, que estuvo durante todo el proceso para mediar las controversias que iban surgiendo, pues era inevitable que llegaran otros graffiteros a cuestionar a los que habían decidió entrarle a hacer una pinta legal”.

Pero lejos de que la Unidad Graffiti tuviera que actuar para evitar confrontaciones, “El espíritu del bosque” volvió a tomar vida para dejar una gran lección a todos. Los artistas que decidieron participar, mostrar sus rostros y dejar atrás la adrenalina de la noche y los riesgos que ello conllevan, iniciaron diálogos con los garffiteros que llegaban a cuestionarlos para enseñarles la importancia del bicho sobre el que estaban pintando. Al final, según nos cuenta Syrel, hubo chicos que no se habían inscrito y pedían una barda para poder hacer una pinta sobre el tema, obviamente no se les negó y los resultados, nuevamente fueron muy favorables.

Así es cómo concluye, por el momento, el proyecto de Grupo Milenio que tiene 2 años gestándose y que dejó grandes experiencias tanto par los artistas como para los vecinos de todos los lugares donde se realizaron las pintas.

“Hubo gente que primero salía a regañarnos porque estábamos dejando que rayonear las bardas, pero en cuanto se les explicaba el contexto, cambiaban radicalmente su forma de actuar. Incluso pedían que se les pintara en sus fachadas una mariposa para seguir esparciendo el mensaje. Les llevaban agua y en ocasiones comida a los chavos”.

Este proyecto aún sigue queriendo crecer, el compromiso de los demás es difundirlo para que no se detenga y la mariposa Monarca deje de peligrar.

“Con estas pintas concluimos dentro del ámbito creativo, sigue una exposición fotográfica de todo el acervo que hemos ido creando y en noviembre concluimos con un documental, para dar inicio, nuevamente, al ciclo que recorre la mariposa Monarca”.

Puedes checar toda la info sobre el proyecto de Grupo Milenio en su pagina de internet y te dejamos los ganadores del concurso que ya fueron anunciados por Milenio.

Las pintas hablan por si solas, el mensaje es claro, las acciones y desciendes ya corren por cuenta de cada uno.