REVISTA PICNIC Mutek Ambience @ Auditorio Blackberry - Revista PICNIC

Con una vibra misteriosa los alrededores del Auditorio Blackberry lucían en tonalidades rojizas, la perspectiva del venue nos mostraba el escenario al centro del lugar. Fue así que la noche comenzaba llenando los espacios que se encontraban disponibles. A los alrededores la barra de bebidas eran el primer paso para comenzar la noche.

MuteK: Una noche de sensaciones sensibles.

El setlist de la noche era sobrio pues a través de 3 actos elegantes y de mucha presencia Ambience combinaba una fina selección de electrónica experimental con toques de house y ambience. Muy puntual a la hora, la música hacia su aparición siendo Rafael Anton Irisarri el primer acto.

Fotos: Gerson Moreno

Ante una sombra de azul y rojo el norteamericano usaba su laptop para empezar a crear sonidos. Con una fusión entre el score de una película tenebrosa y un viaje a través de la naturaleza, Irisarri interactuaba poco con la audiencia y solo se limitaba a pedir un poco de ayuda técnica; como puntos claves dentro de su set el músico empezaba a tomar su guitarra y al estilo de Sigür Ros la experimentación de las cuerdas con arco generaban una sensación de exaltación cada vez que estas eran emitidas.

Entre sets, el stage se cambiaba de posición ahora Tim Hecker estaba pues en una dirección contraria y su show carecía de luces en todo momento. Para ello Hecker usó la oscuridad para explorar las texturas y las ondas sonoras todo esto para tratar generar una emoción a través del dulce ambience de sus beats. Fue así que durante cincuenta minutos el Auditorio lucía sombrío y la música recorría todos los espacios logrando grandes explosiones.

Foto: Feli Gutiérrez

El turno para el plato fuerte de The Orb había llegado, esta gran influencia del género hacia su aparición de una manera sencilla; todo aquello que sucedío dentro de su set nos dejo claro la naturaleza y la historia que conlleva de la manera más armónica posible Alex Paterson y Jimmy Cauty dieron uno de los mejores set dentro de esta edición del festival. Si dentro de toda la noche la poca luz fue un factor dominante, el cierre nos mostró una tela de luces moradas que definían todo; los ritmos ya hacían su presencia y la gente bailaba en éxtasis y la música se a largo más del tiempo establecido.

Fue así como Ambience terminó su edición dejando todo puesto para la noche de los Nocturnos…, una vez más la calidad de Mutek quedaba expuesta.

Fotos: Gerson Moreno