REVISTA PICNIC NOCTURNO 1: 3 Salas, 3 atmósferas. - Revista PICNIC

Tras el movimiento de fechas por lo sucedido durante el mes de septiembre en la Ciudad de México, el Festival más esperados por los amantes de la vida nocturna, la música electrónica y las nuevas propuestas artístico-tecnológicas, llegó para posicionarse como uno de los mejores Festivales del año.

Una semana llena de visuales exhorbitantes llegaba al fin de semana con una de las fiestas más importantes dentro del marco del festival: NOCTURNO 1 con Nina Kravis como la más esperada de la noche.

Un spot poco convencional fue en el que se llevó a cabo esta celebración; una ex fábrica de hielo ubicada en Tlanepantla de Baz. Un lugar que muchos consideraban adecuado y otros tantos, arriesgado; pues sabemos que la inseguridad está a la orden del día. A pesar de esto, MUTEK, apoyado por el gobierno de Tlanepantla aseguraron a los asistentes una visita sin contratiempos. Este acuerdo se hizo presente desde el primer acercamiento a la zona, pues claramente de veían las sirenas de las unidades recorrer la zona y la amabilidad de los policías asegurando «aquí está seguro su carro, nosotros no nos vamos a ir hasta que salga el último de la fiesta».

Las expectativas sobre el lugar y el aprovechamiento que MUTEK tendría sobre él, eran altas. Asegurábamos que la logística y «museografía» del lugar sería algo digno del festival y lo fue, de inicio a fin.

Instalaciones de artistas visuales desde la entrada hasta el rincón más pequeño del lugar. Ni una sola esquina se quedaba libre de las intervenciones y el aprovechamiento de luz que la propuesta artística de este año, tenía.

FOTO: SHA LUGO

Tres eran las Salas principales donde se llevaría a cabo cada viaje propuesto por los integrantes del lineup de este evento; Sala A, B y C; esta última con las opciones más experimentales y nacionales de la noche.

Sala C era un espacio fuera de la nave principal de la fabrica, en el cuál podías disfrutar de proyecciones de piso a techo que envolvían el escenario completo. Aquí pudimos escuchar de las mezclas orgánicas e instrumentales de Edgar Mondragón quién fue el talento encargado de abrir la sala de la escena nacional en el primer día en La Fábrica. Jadir Zárate fue el encargado de envolver los sentidos con su ambient; Leafar Legov  por su parte puso a bailar a los presentes, dándole la bienvenida a la madrugada. Isaac Soto fue la sorpresa nacional de esa noche, pues puso en alto la escena nacional emergente, poniendo los sentidos de los presentes en el punto adecuado para disfrutar de la combinación de sus melodías que nos llevaron directo al mundo de los sueños.

FOTO: Sha Lugo. Edgar Mondragón; Nocturno 1; Sala C;

Mientras esto sucedía en la Sala C, la Sala B era tomada por una lista de talentos músico-visuales que iban desde Lucas Paris, EmptysetNo Light & /*pac, Would & Push 1 stop, hasta Practice. En esta sala la experiencia era 100% audiovisual, citando a Would «la creación de las piezas fue colaborativa y creada en conjunto. No por separado.» y fue de esta manera en la que se disfrutó de cada una de las presentaciones; llenas de texturas, luces, proyecciones y melodías que se fundían entre cada visual que observábamos en la pantalla.

FOTO: Sha Lugo. Emptyset; Nocturno 1; Sala B

La Sala principal, A, se mantuvo en éxtasis de inicio a fin. Resaltó que la mayoría del talento presente ese día, era encabezado por mujeres. Abriendo el escenario, el techno de Chloé y sus mezclas oscuras se hicieron presentes; seguida por la energía de Kelly Lee Owens y los ritmos eléctricos del trío Austriaco, Elektro Guzzi. El momento más esperado llegó de la mano de Nina Kravis quien con algunos problemas de audio que hacía evidentes tras señales dirigidas al equipo de producción, logró una presentación digna para un diva del Techno.

FOTO:Sha Lugo; Nina Kravis; Nocturno 1; Sala A

Al rededor de las 3:30 de la mañana y con los últimos sonidos de Nina, las personas comenzaban a desalojar el lugar, llevándose una gran experiencia que hacía crecer las expectativas sobre la fiesta más esperada del festival; NOCTURNO 2 con Squarepusher en la cabeza.

FOTO: SHA LUGO