Revista Picnic logo

Texto por : Fernando Valencia y Felipe Corrales.

Un ambiente de tranquilidad, diversión y buena vibra, fueron los sinónimos de la primera tarde de Nrmal 2017. Como cada año, el festival nos ofrecía una gran cantidad de talentos que van entre popular y lo desconocido. Con esta premisa, uno llega al festival simplemente con un objetivo; abrir nuestros sentidos hacia nuevos talentos musicales.

Foto: Sha Lugo

Desde muy temprano, los ritmos de R&B se hicieron presentes, pues Nan de Miguel mejor conocida como Girl Ultra dio la inauguración a un fin de semana llenó de actividad musical. Un recorrido de suaves, pero eróticos ritmos fue el tema central de su presentación. Acompañada por Jeese Baez, la chica mexicana obtuvo una gran respuesta de sus seguidores y la gente que por destino topó su set.

A unos metros de distancia del escenario rojo, la parte central del festival entrego el show de Sutra y Pirámides. Dos proyectos, que radican en la experimentación y la buena vibra.  La sensación de un festival boutique, como lo es Nrmal aumenta la experiencia. Todos los alimentos, bebidas, mercancías y bandas se encuentran en un breve espacio, lo cual hace acogedor a un festival tan grande.

Foto: Ger Moreno

Nrmal celebrará su 4 edición dentro de la Ciudad de México.

Una mezcla de trap hacia bailar a todos pues Yoga Fire & FNXY tomaban un ritmo peligroso. Los minutos continuaban, la capacidad del Lomas Altas aumentaba, entre activaciones, perritos y cervezas. El Reverberation Stage recibía al encantador pero ruidoso sonido de Trementina.

Desde Chile, la agrupación congregó a algunos curiosos tempraneros que buscaban propuestas frescas. La banda serpentea entre el dreampop y el nu gaze, logrando captar la atención de la concurrencia. Guitarra en mano, Cristóbal arranca gritos con sus alocados y fluidos movimientos, volviendo evidente que pueden trabajar un poco en su presencia como conjunto. Definitivamente, un acto con potencial, que dará mucho de qué hablar tan pronto logre definirse mejor en el escenario.

Foto: Freddy Campos

Bastaba un giro de 45 grados para cambiar de Trementina a Dorit Chrysler acto, que desarrolló en la perfección. El theremin sonó de manera sutil, sonidos electrónicos que por la historia del instrumento sonaban a la nostalgia. El asombró de la audiencia, fue el factor más destacado en esta presentación.

Hasta las 5:45 de la tarde, NRMAL se había mantenido bastante tranquilo. Faltaba un elemento de agresividad. Y justamente eso es lo que Running nos proporcionó: energía cruda. Desde el momento en que el trío tomó el escenario, la audiencia desató un pequeño infierno. El ruido y los largos pasajes de distorsiones fueron el pretexto perfecto para la despiadada guerra, entre dedos de espuma destruidos y una suela de tenis que volaba libremente. La agrupación de Chicago salió entre aplausos, con amplias sonrisas en sus rostros.

Foto: Freddy Campos

La tarde comenzaba, los tres escenarios recibían tres proyectos de distintas dimensiones. Aye Aye comenzaba con ritmos intensos. La melancolía era un sentido que fluida por todo el escenario negro pues Circuit Des Yeux, sonaba implacable. Mientras los regios de Clubz continuaban, su exitoso paso por la Ciudad de México.

Momento para la psicodelia.

El Mustacho Light Show hizo acto de presencia cuando Holy Wave subió a escena. Los sonidos emitidos por los norteamericanos fueron un inicio perfecto a esta calidad visual. Espirales, lineas  y círculos nacían entre colores azules, morados y magentas alumbraban todo el escenario. Seguido de los tenues sonidos dreampop de Holy Wave, continuó el show más energéticos del primer día.

Foto: Freddy Campos

Moon Duo dio el show que todos esperábamos, fueron muchos años de espera, pero todo lo que dieron arriba del escenario saldo la deuda. Largos e intensos jammings, se alternaban con los visuales, ásperos y ruidosos sonidos salían de la guitarra y bateria. Aprovechando el reciente lanzamiento de Occult Architecture Vol.1, la banda nos entrego grandes temas como “Cold Fear” y “Cult Of Moloch”.

Foto: Freddy Campos

Mientras el escenario rojo vivía el fresco e innovador R&B de Jesse Baez, el cual puso el nombre de Finesse Records en un estandarte dentro de Nrmal. La noche y los ritmos del primer día tenían en su últimas horas a Brian Jonestown Massacre, como la banda más esperada.

Un sueño que muchos veían imposible, estaba sucediendo. Anton Newcombe y compañía ejecutaron un show completo, repasando todo su discografía. Con un intenso y emotivo set Nrmal estaba apunto de finalizar. Después de la nostalgia, provocada por la banda californiana, la cumbia fronteriza de Santos elevó la fiesta que hipsters, señores y todo el publico disfrutó.

Foto: Davo Rocks

Fotos: Davo Rocks, Sha Lugo, Freddy Campos y Ger Moreno