REVISTA PICNIC Oh Wonder @ El Plaza Condesa - Revista PICNIC

Oh Wonder, el dúo proveniente de Londres formado por Josephine Vander Gucht y Anthony West, se presentó por primera vez en nuestro país el pasado viernes 19 de mayo para romperla en grande tocando sus mayores éxitos desde su debut en 2015.

Con puertas abiertas desde las siete y media, escapando de una incipiente lluvia o simplemente aprovechando para ponerse al tono un poco antes del show, empezaron a llegar al Plaza Condesa jóvenes de edades diversas, entre la adolescencia tardía y los pagos con factura.

Pero fue hasta minutos antes de las nueve de la noche que un par de chicas hicieron de antesala a la presentación del dueto británico. Se trataba de Ruzzi, cantautora proveniente de Chihuahua, acompañada en el bajo por Vanessa Zamora.

A un ritmo pop con sintetizador y secuencias muy amigable, el par de mexicanas se hizo cargo de comenzar calentar los ánimos antes de la llegada de Oh Wonder. Después de interpretar unas cuantas canciones y recibir numerosos aplausos, la chihuahuense y su compañera se retiraron del escenario logrando animar a una concurrencia que incrementaba rápidamente.

Sería hasta las nueve y media de la noche que el venue ya se hallaba casi lleno, en su gran mayoría de jóvenes que iban en grupos de amigos, pero sobre todo, en parejas. El calor aumentaba al pasar de cada minuto al igual que la cuenta de las cervezas, sin embargo, no cesaba la emoción por que el show de Oh Wonder iniciara.

Con un enorme par de letras en colores neón al fondo del escenario que hacían alusión a las siglas de la banda, la música ambiental por fin cesó y con teléfono en mano, una multitud sumamente ansiosa recibió a gritos a los londinenses al tomar sus instrumentos e iniciar el set con «Livewire», seguida de la romántica «Without you».

Genuinamente sorprendidos y emocionados, los británicos se mostraron agradecidos de estar por fin en la ciudad, y a fuerza de un español un tanto atropellado, Josephine Vander inició la conversación con un «Buenas noches ciudad de México», la cual sería constante entre canción y canción.

Oh Wonder dejó en claro que la buena vibra los impregna por completo y sus  integrantes se declararon amantes de la comida, la vibra y el paisaje mexicanos. Un poco apenada por su mal español, Josephine no hizo de ello impedimento para dejar de saludar al público entre saltos, bailes y derroche de energía al ritmo de su synth pop.

Ante una excelente y sumamente calura recepción del público, la misma Vander confesó que una de las razones más fuertes para que su gira hiciera una parada en nuestro país era la insistencia de los fanáticos por medio de redes sociales para que el conjunto visitara nuestro país, lo que los conmovió y finalmente se lograría con mucho éxito.

Y aunque desde las primeras rolas casi nadie dejaba de corear – ni de silbar o piropear a la guapa vocalista -, bailar e incluso de tomar fotografías o hasta de grabar transmisiones en vivo, las canciones que fueron clave para hacer explotar a la concurrencia serían «Ultralife» y «Landslide».

Después de ello, la banda estrenó a nivel mundial «High on humans», track que adelantaron como parte de un material ya en proceso y próximo a salir. Unas cuantas canciones después el dueto hizo un pequeño encore para cerrar aún con más fuerza su set con «Midnight Moon» y «Technicolor Beat».

Anthony West, un poco más callado que su compañera pero no menos bailador ni mucho menos coqueto, sonriente y con muy buena vibra, agradeció también y de la mano de su compañera musical desprendió los últimos minutos de intensa vibración.

Casi al filo de las once de la noche, el dúo de indie pop cerró su debut en nuestra bochornosa ciudad para dejarlo de manera nítida y llena de color en en la memoria de todos los que asistieron a la velada.

Fotos: Diego Vigueras