REVISTA PICNIC One More Light Goes Out: Un homenaje a Chester Bennington" - Revista PICNIC
FICM

Hace unos meses cayó en mis manos la dura tarea de criticar lo más reciente de Linkin Park. Es vital que el lector entienda que una postura crítica fuerte puede venir de un lugar de amor, y ese fue mi caso y el de muchos. One More Light, como mencioné en su momento, es un disco carente de identidad sonora, con un track homónimo cuyo poderío provocaba escalofríos.

Who cares if one more light goes out? Who cares when someone’s time runs out?” Estas eran las preguntas que Chester Bennington planteaba en el coro, reflexionando sobre un mundo en que la muerte poco a poco se ha ido perdiendo en un mar de violencia.

Volver a escuchar esta canción tras una noticia como lo es un trágico suicidio, es una patada emocional. Un auténtico gancho al hígado. Esa voz que acompañó la rabia adolescente de generaciones completas, misma que hoy tal vez renegamos sumidos en un papel de esnobismo que no nos corresponde, se apagó súbitamente, dejando al mundo en un incómodo silencio.

Siempre es duro evitar las conjeturas amarillistas detrás de una muerte. Mucho se hablará sobre sus adicciones, el abuso sexual que sufrió siendo un niño, la macabra coincidencia con el cumpleaños de Chris Cornell. Ese trabajo será para alguien más, y nadie nunca conocerá la verdad detrás de lo que motiva a una persona a tomar una decisión radical.

Hoy se trata más de rendir un tributo, de dedicar un sencillo homenaje a una de las voces más importantes de su generación, porque cuando creciste desgarrando la garganta con Hybrid Theory (2000) o Meteora (2003), es lo menos que puedes hacer.

Veamos más allá de “In the End”. En “One Step Closer”, Chester confiesa que cada palabra es un paso más cerca del abismo, habla sobre estar a punto de quebrarse y necesitar un respiro. Ese concepto se cargó a Meteora dentro de canciones como “Nobody’s Listening”, “Easier to Run” o la misma “Somewhere I Belong” que adquiere una nueva dimensión.

En retrospectiva, Chester Bennington dejó tras de sí una estela lírica de su vida. Nos volvió participes de su dolor, no desde un lugar de teenage angst, sino desde el fondo de su corazón. La rabia no era falsa, nunca lo fue. “Why is everything so heavy?”, fue una de las últimas letras que escribió.

Volver a escuchar la discografía de Linkin Park será una experiencia muy dura, pero el legado no desaparecerá nunca. En Minutes to Midnight (2007), el coro de “Leave Out All the Rest” hace una plegaria: “Cuando mi momento llegue, olvida lo malo que he hecho, ayúdame a dejar algunos motivos para ser extrañado. No me resientas, cuando te sientas vacío, mantenme en tu memoria y deja afuera lo demás”.

Pues sí, Chester, motivos para extrañarte habrán de sobra. Y por supuesto que te mantendremos en la memoria. ¿A quién le importa una muerte más? “Well I do”. Descansa en paz Chester Bennington, gracias por todo.