REVISTA PICNIC OOIOO + Bitchin Bajas + Ricarda Cometa @ Foro Indie Rocks! - Revista PICNIC
FICM

Festival Aural 2016… el inicio de otra edición

Por Guillermo Rivera Escamilla

El Festival de Música Experimental de la Ciudad de México, “Aural” llegó a su quinta edición. Aunque el banderazo inicial ocurrió en el Centro Cultural de España en México, con la presentación de Okkyung Lee, Andy Lampert y Robert A.A. Lowe; fue en el Foro Indie Rocks! la noche del miércoles 30 de noviembre, donde sucedió uno de los actos más esperados con OOIOO de Japón, Bitchin Bajas de los Estados Unidos de América y Ricarda Cometa de Argentina.

Desde el escenario ubicado en la calle de Zacatecas de la colonia Roma, emergieron los sonidos que año con año, desde 2010, han venido ganando adeptos a esa “música extraña”, a veces tildada de rara, un tanto psicodélica para otras personas; lo cierto es que varias de las propuestas que integran el cartel de este año, son actos nunca antes vistos en nuestro país, algunos de ellos gratuitos y bajo la consigna de unir la música con distintos elementos visuales.

El espacio elegido no podría ser mejor, aunque hay otras sedes del Festival (como Bajo Circuito y el Lunario del Auditorio Nacional) lo que sucedió en el Foro Indie Rocks! echó por tierra concepciones trasnochadas de lo que la música experimental y el pop, rock y la electrónica deben ser. De ahí que el primer día de actividades contara con cinco actos en vivo divididos en dos programas. OOIOO, grupo de cuatro mujeres comandado por Yoshimi P. de Boredoms fusionó su música tribal y ruido de forma lúdica y arriesgada; la suya es música que sólo podría ser pensada y creada en Japón.

Bitchin Bajas, trío comandado por Cooper Crain de la banda Cave, ofreció parte de su nuevo material, además de nuevos arreglos a un par de canciones viejas, algo más denso, con más cuerdas e instrumentos electrónicos; no por ello menos hipnótico y relajante. Ricarda Cometa puso el toque a la noche con un ritmo cadencioso de música disonante que suena mucho a no wave, noise y math rock, dotando a sus sonoridades de un ritmo extremadamente contagioso con altas dosis de rock y hasta cumbia matizada. Finalmente llegó el turno de OOIOO, en lo personal, fue lo mejor de la velada inaugural: brutal, contundente, ponchado, cambiante… Yoshimi y compañía son sinónimo de precisión, flow y muy buen groove, sus diez años de trayectoria las respaldan.

Fotos por Taviz Corona