Revista Picnic logo

Un día previo a su presentación en el Lunario, tuvimos oportunidad de platicar con el compositor chileno Pedropiedra. La cita fue en las oficinas de Discos Valiente, minutos después tendría ensayo con su banda. Al lugar también llegaría Mauricio Durán, ex integrante de Los Bunkers.

Pedropiedra de 38 años, creció al sur de Santiago de Chile junto a sus ochos hermanos con los que compartía su gusto por la música y el fútbol. Más tarde sus hermanos serían hasta cierto punto responsables de su influencias musicales, sin quererlo le heredaron un gusto hacia el pop de los ochenta, sonido que ahora se ve reflejado en Ocho.

“La música que escuchaba mi hermano mayor y lo que sonaba en la radio: Los Prisioneros, Soda Estéreo, Charly García, The Cure, Depeche Mode. Esas mezclas fueron influencias que yo sentía tenía un poco tapadas y se dio como de ir avanzando hacia ese sonido. Es la evolución natural de mis discos: el primero es más sesentero, el segundo más setentero al igual que el tercero, ahora ochentero. Así que el próximo disco será grunge” – Pedropiedra

pedro2  -  -

Dicen que infancia es destino, debe ser verdad pues el pintor Juan Subercaseaux Sommerhoff vio en su hijo Pedro una inquietud por la música, misma que fue apoyada con clases y cuanto recurso le pudieran proporcionar. Músico desde pequeño, aprendió, experimentó y compartió sus virtudes colaborando en distintos proyectos, que lo llevaron de viaje a otros lugares, entre ellos México.

“Acá me encubé un poco como cantautor. Llegue aquí con parte de proyectos bajo el brazo que no eran mi proyecto solista. Parte de esa venida de dos meses, me termineé quedando dos años. Me puse a componer, grabando, editando. El disco salió primero aquí. En el fondo vuelvo a un lugar que ya me es muy familiar. Tengo amigos, colegas que estimo mucho. Este equipo de trabajo maravilloso que es Los Manejadores” dice.

Si algo ofrece México a los artistas internacionales, es sin duda un público devoto. Seguidores siempre fieles que sabrán defender y quererles. Los músicos chilenos han podido disfrutar de dicha lealtad. Entre mexicanos y chilenos hay una especie de fraternidad: “Como que nos encontramos simpáticos, a los mexicanos les causa gracia como hablamos nosotros y viceversa. Es una cosa un poco de piel. Yo creo”.

“Lo más complicado es hacer música sencilla y simple”

Regresando al tema de la música, hablamos de lo difícil que es conseguir crear algo novedoso en un mundo donde prácticamente todo ya está dado. Ante esta perspectiva Pedropiedra explica que en cuestiones musicales hace lo que puede no lo que quiere.

pedro4  -  -

“Yo no sé que tan fresco suene mi último disco, comparado con el primero, me parece que el primero era más fresco. No tengo una fórmula ni pienso mucho cómo hacer las cosas. Lo principal es que a uno le guste, llevar la mezcla mas allá, sin miedo. Yo creo que con toda la información que tenemos, es muy difícil quedarse en un estilo. Para mí la manera de aportar frescura es no casarse con ningún género”

Cundo algo es sencillo es mejor no complicarlo, es quizá ésta la filosofía que rige creativamente al chileno. Todos aquellos que han escuchado su trabajo pueden notar, que las melodías son fáciles, digeribles y pegajosas. Características principales del pop en el que Chile se ha vuelto experto.

“Lo más complicado es hacer música sencilla y simple. Ahora en este disco hubo una mano de producción más dedicada y firme. A los temas les metimos más cabeza. Yo siempre fui de no adornar tanto la música, algún eslabón del ADN que tuviera algo punk, despreocupado. Trabajar eso en dos o tres discos es suficiente, para trabajar en esto de la música tiene que sorprenderse a uno mismo constantemente y eso lo conseguimos trabajando mejor las canciones, siendo mas universales” afirma.

pedro1  -  -

El chistoso de la clase

Pedropiedra tiene un humor ácido y sarcástico que se refleja en sus composiciones y no por ello dejan de ser serias. Más bien es una forma divertida para decir todo aquello que no le parece. Sin caer en lo político ni en lo moral, sus canciones critican a veces a la religión y otras al capitalismo.

“Generalmente con mis amigos y la gente que me conoce, estoy siempre como hablando en joda. De chico era el graciosillo del curso. Yo creo uno compone las canciones como es, las canciones que hacen distintos a los cantautores son las que reflejan la personalidad generalmente de quien las escribe. Lo que se escucha es lo que yo soy y lo que he tratado de mantener” nos comparte.

Para poder escribir hay que leer. Pedro es un lector ávido, él se describe como “muy misceláneo” para leer. Entre sus libros y escritores leídos se encuentran: El Padrino, Kontiki, El Señor de los Anillos y el crítico ingles Simon Reynolds.

“Son muchos libros que me han marcado en diferentes etapas. Cuando era chico los libros de Julio Verne, sobre todo La Isla Misteriosa. Me lo mandaron para leer en el colegio y me lo leí dos veces antes de la prueba. Me gustó tanto que me lo devoré”

Durante su estancia en México le tocó vivir las elecciones norteamericanas, con ellas el triunfo de Trump. Ante el momento político y el desasosiego que padecen miles de mexicanos, Pedro sin ser radical, opina un poco al respecto y nos desea suerte. Dejando claro que la música no puede cambiar al mundo, sólo puede transformar el momento de una persona, algo así como una revolución interna.

John Lennon trató de hacerlo y ni él pudo. Entonces que voy a intentar yo. Música y política se trata más de dar una imagen, creer que alguien puede cambiar algo. El mundo no se va a acabar, pero se ha vuelto algo tan de ciencia ficción que el hecho de que este loco sea presidente, no me sorprende en absoluto. Hay más de un 50% de norteamericanos que están muy contentos. Desde mi pobre tribuna en Chile sólo puedo decir que me cae muy mal, es una persona muy agresiva. Me gustaría que el líder del mundo fuera mas conciliador, pero eso ya entra en el terreno de los deseos. Mucha suerte aquí y si hacen el muro, que no lo pague México”

pedro3  -  -

Fotos por David Zuriaga @davorocks