REVISTA PICNIC Peter Hook and the Light @ Pepsi Center - Revista PICNIC
SOUND GARDEN

Por Fernando Valencia @fervalencia4

Peter Hook tiene reservado un lugar en su agenda anual para México. Desde 2013, el legendario bajista ha visitado nuestro país religiosamente durante el último trimestre del año. Después de ver la impresionante cantidad de gente que logra juntar, sus retornos parecen completamente justificados.

Hooky nunca tiene teloneros. Unos diez minutos después de la hora pactada, la agrupación toma su lugar en el escenario, y sabiendo la gran cantidad de temas por cubrir, arrancan sin mayor preámbulo. “Lonesome Tonight”, “Procession” y “Cries and Whispers” son las elegidas para dar comienzo a la noche.

El público no conecta de inmediato. Resulta obvio que una amplia mayoría se encuentra en el Pepsi Center para escuchar canciones de Joy Division. Sin embargo, bastan unos segundos de “Ceremony” para cambiar el ambiente radicalmente. Aparecen los coreos y las lágrimas. La cosa se pone seria con “Temptation”, y aunque no demasiados brincan (acusando la edad promedio del público), pueden apreciarse varios pintorescos bailes entre la masa de gente.

dsc_1506v

“Blue Monday” es, como se esperaba, el momento cumbre de la obra de New Order. Por unos momentos todos los presentes pierden la cabeza. Hooky ya no toca todas las líneas que lo volvieran un rey entre los bajistas, delegando mucha responsabilidad a su hijo, Jack Bates, quien no lo hace nada mal, pero queda corto en carisma.

The Light nos bombardea con éxito tras éxito, dando incluso algunas sorpresas con la incorporación de vocales muy trabajados por parte de David Potts. El combo de “State of The Nation” y “True Faith” reaniman a un público que de momento parece perder interés. La banda sale del escenario con “1963”, dejando el recinto preparado para lo que todos esperan.

dsc_1465v

Todos vuelven a sus posiciones cinco minutos después, y sin mediar palabra comienzan a tocar “No Love Lost”. La audiencia responde inmediatamente, casi por impulso. La voz grave de Hooky se adapta bien al registro vocal de Ian Curtis, y aunque falla por momentos, parece ser una aproximación certera a cómo sonaría la voz del fallecido líder hoy en día.

De pronto recibimos una maravillosa sorpresa: pese a haber contestado varias veces en redes que no tocarían canciones ajenas a las compilaciones, la banda demuestra que México tiene un lugar especial en su corazón con la incorporación de “Disorder” y “Shadowplay”. Los presentes se rinden ante este gesto, en un movimiento que cambia definitivamente el rumbo de la velada.

dsc_1476v

Prosiguen interpretando en orden y de manera íntegra las canciones de Substance, y los mexicanos demuestran que las aman. Cantan absolutamente todo, comienzan algunos intentos de moshpit en el área lateral izquierda del escenario, especialmente durante «Digital». “Autosuggestion” es el último momento de relativa calma.

“Transmission” y “She’s Lost Control” afianzan la gran respuesta, provocando gritos desgarradores por parte de la afluencia. Peter sale del escenario un momento mientras el resto de los chicos tocan “Incubation”, y vuelve para la recta final con “Dead Souls”.

dsc_1524v

Para el momento en que suena el bajo de “Atmosphere”, aparecen algunos encendedores y celulares. Algunas personas sienten la bellísima canción, y lloran un poco sin importar nada. “Love Will Tear Us Apart” provoca un coro que enchina la piel de inmediato. Cuando la agrupación deja el escenario luego de casi tres horas, la tonada sigue viva en voz de la audiencia.

Muchos odian la estrategia de tocar dos discos completos por tour. Dicen que es para sacar dinero y vivir su retiro en un asilo elegante. Tachan a The Light como banda de covers. Tal vez haya algo de cierto en todo esto, pero es una delicia ver a una persona tan entregada acercar clásicos a nuevas generaciones que de otra manera no podrían soñar con corear estos temas en vivo. Nos vemos el próximo año, Hooky.

dsc_1463v

Fotos por Freddy Campos

dsc_1516v