REVISTA PICNIC Plácido Merino, narración obsesiva desde las sombras - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Una estética que conserva la energía del arquetipo emocional y que desorienta el espectador en un intimo autodescubrimiento de la esencia de su personalidad. Es esto el núcleo de la obra de Plácido Merino, activo artista mexicano (Ciudad de México, 1983) presidente de la IWS (International Watercolor Society-México) y miembro de la mesa directiva de la Sociedad Mexicana de Acuarelistas, autor de series de trabajos donde la transfiguración de la dialéctica cuerpo/psique juega un papel esencial, llevando a cabo un replanteamiento de las coordenadas tradicionales de construcción de la figuración.

Placido Merino

Merino elige una composición expresionista y una narración obsesiva de todos los aspectos que permanecen al margen de la conciencia humana, más precisamente, de aquellas sombras inquietas que determinan acciones y personalidades, y que a través de la creación artística pueden descubrir su voz olvidada. En su trabajo, el espectador es un interlocutor activo que construye su personal relación visual con el espacio de esta transfiguración donde el elemento emocional se funde con el poder expresivo de la materia en una catarsis que surge a partir del encuentro con él mismo y su memorias.

Es un viaje psicológico, donde las emociones primigenias y arquetípicas pueden ser contactadas, manifestadas y desestructuradas en un proceso que ve en el pensamiento de Jung sus raíces metodológicas.

El dato real se convierte en pura percepción, mientras que la ausencia de detalles específicos, de rasgos identitarios visibles, transforma las personas retratadas en modelos universales, por eso, todos podemos reconocer partes de nosotros mismos en sus miradas. Es el mismo cuerpo, esta vez del espectador, el que a través de su mirada interpreta y establece un contacto con estos personajes ambivalentes que se muestran y se dejan olvidar, nos miran y se dejan escuchar.

Placido Merino

Miedos, deseos y traumas son partes del subsuelo de la vida de cada entidad individual, todos somos portadores de sombras. En esta sombra se esconde la esencia y la pulsión existencial. En las series Little shadows, pero también en los dibujos y acuarelas del artista, estos temas emergen a la superficie, aquí con toda la fuerza expresiva del signo gráfico. Nacen de un dialogo o a partir de un encuentro significativo con las dimensiones de las figuras representadas, especialmente figuras femeninas, que se convierten así en un puente ideal y real con un mundo de fuerzas que pertenece a todos los seres humanos.

El color es material semántico y expresivo que nos llega a establecer una relación con la carga emocional de la obra.  El dolor, el sufrimiento, la enfermedad, las memorias, la sangre y la piel, son el signo visible que permanece de nuestras dinámicas silentes. Esta raíz es herida y paz, es locura y sueño, voz de nuestro rostro invisible.

Sobre El Autor

Historiador, critico y curador de arte, enseñante en el sector de las artes. Licenciada en Ciencias de los Bienes Culturales y Master en Historia del Arte por la Universidad de Bari con posgrado en Curaduría de Arte en la ciudad de Roma. Su especialización en el sector de la comunicación de las artes visuales, la lleva a trabajar activamente en proyectos culturales, dedicándose en particular al análisis y escritura critica. Actualmente radica en México donde trabaja como profesora universitaria enfocada en gestión de las artes visuales y en el centro de su interés se encuentran las manifestaciones artísticas conexas a la relación entre música, voz y sus aspectos iconográficos. Paralelamente a su carrera en las artes es activa cantautora de canto jazz diplomada en el Conservatorio de Bari "N. Piccinni”.