Revista Picnic logo

Porches es el nombre del proyecto a cargo del músico norteamericano Aaron Maine, cuyos orígenes resultan difíciles de delimitar, pues gran parte del trabajo musical de Maine se ha visto pulido, aumentado, reinventado y compilado a lo largo de los últimos años tanto en EPs como LPs. Curiosamente, el hombre detrás de uno de los nombres más importantes dentro de los conteos del 2016, no es un sujeto de cronologías ni producciones estrictamente lineales.

Unas veces avanza, otras se detiene o retrocede sobre sus pasos para retomar elementos ignorados, para encontrarse y reinventarse en distintos ritmos y géneros. Pero siempre de la mano de su voz y en menor medida, de teclados.

Los orígenes de Porches se remontan a los días entre el 2009 y el 2010 cuando Aaron Maine aún formaba parte del grupo Space Ghost Cowboys.

Durante las pequeñas giras y andanzas del grupo, Maine se ocupaba en componer sus propias piezas, experimentando con un sencillo teclado Casio CA-110.

Es hasta el año 2011 que ya con el nombre de Porches, Maine publica tres EPs: Summer of Ten, Je T’aime, y Scrap & Love Songs Revisited. Para 2012, el proyecto ya tiene lugar en Manhattan y al año siguiente se publica su primer LP: Slow Dance in the Cosmos.

En 2014 y con el alter ego de Ronald Paris, Porches añade otro EP a la lista y muestra que además de experimentar, le sale muy bien plasmar una amplia gama de aquello que llamamos el sentir. Entre una y otra producción, Porches se mueve del rock acústico y sumamente lírico, pasando por ligeras estridencias, a los primeros vaivenes con toques de electrónica y mezclas digitales.

El resultado tanto en conjunto como por separado es espectacular, pues de no ser por el timbre de la voz del mismo Aaron, no podría distinguirse que todas esas canciones de estilos tan variados pertenecerán al mismo músico.

Algo que quizá no pueda resultar del todo cómodo para aquellos que tienen dificultades en salir de la zona de confort que implica encariñarse con ciertos nombres.  Porches inicia en lo que podría catalogarse de cierto indie rock, sin embargo muta y se des-construye y re-construye para dejar lugar más recientemente a un synth pop suave y espacial.

Aaron Maine, músico originario de Pleasantville, Nueva York, lleva trabajando entre sintetizadores y melodías dulces desde hace ya varios años y destaca por la delicadeza y atención con que compone sus piezas. Algo sumamente notable a lo largo de las producciones de Porches.

Aunque en su más reciente trabajo Pool, publicado a inicios del 2016, Porches se detenga bastante en los sonidos menos orgánicos que le llevaron a iniciar su curiosidad experimental, resulta muy agradable a primera escucha, se desprende bastante de sus antecesores para ofrecer una atmósfera más etérea dibujada por un tierno y sedoso synth pop, pero al mismo tiempo que embebe de ellos para ofrecer sonidos con senderos más definidos.

Pool proviene de los inicios y los transforma. La evolución de las primeras composiciones es pues, lo que lleva a la elaboración de dicho material.

En esta etapa, Porches destaca por la presencia de su pasado no sólo musical, también sentimental. La colaboración de su ex compañera sentimental Greta Kline (Frankie Cosmos) forma parte importante de una aceptación de la separación con el pasado, mas no una negación por completo.

Ya sea que escuches sólo el último material o vayas más allá, Porches es una travesía para mostrarnos la validez de la interrupción de linealidades y generalidades musicales. Salta entre estados de ánimo y distintas duraciones para dar cuenta de que volver a los inicios no implica necesariamente retroceder.

El proyecto norteamericano pisará tierras mexicanas durante el Festival Nrmal el próximo marzo y con la primavera casi sobre nosotros, su presentación tiene la importante misión de demostrar qué tanto del estudio es capaz de llevar al escenario.