REVISTA PICNIC PowerPaola, poder directo del corazón - Revista PICNIC

Antes Paola Andrea Gaviria Silguero, ahora PowerPaola. Este es el nombre que le da vida, la mueve, la distingue; el pseudónimo que la ha llevado a plasmar su realidad en dibujos, a transformar sus sueños y sobre todo, a amarse, respetarse y perdonar al destino en las múltiples facetas de su existencia.

Su historia inicia en Quito (Ecuador) de 1977, cuando de pronto una mujer, cuyas trompas estuvieron ligadas desde hace más de un año, queda embarazada de un cura que abandonó el sacerdocio. En su diagnóstico médico le dijeron que se trataba de un virus tropical, aunque la verdad apostaba por una de las mentes más nobles y poderosas de la era contemporánea, Paola.

Su origen la llevó a sentirse como un bicho raro desde que tuvo uso de razón, condición que perduró hasta la edad de trece años cuando se mudó a Cali (Colombia), donde estudió Expresión Artística y posteriormente Bellas Artes en Medellín; no obstante, en 1987 sucedió su primer acercamiento con el dibujo cuando el papa Juan Pablo II se encontraba de visita por América Latina, entonces su padre la incitó a participar en un concurso de dibujo de una revista infantil para conocer al Vicario de Cristo.

Desde el primer instante la suerte parecía jugar a su favor pues su talento le ayudó a sobresalir de entre sus competidores, mas la euforia de la multitud por acercarse al Sumo Pontífice y el estricto protocolo de seguridad le impidió a la pequeña niña talento entregarle el trabajo que había hecho en su honor. Por coraje, por decepción, desamor o razones todavía más profundas, bastó poco tiempo para que su padre las abandonara.

Hacia el 2004, todavía Paola Gaviria ganó la residencia artística La Cité Internationale des Arts en París (Francia) en donde su única compañía sería su novio francés, mismo que una semana después estaría besándose con otra chica. Al descubrirlos, la residente temporal parisina tomó el metro y desolada se encontró con un hombre africano quien al verla destrozada le preguntó su nombre, a lo que ella respondió “Paola”; sin embargo, el peculiar sujeto no entendió lo que decía y la llamó “Power”, a pesar de la insistente corrección de la visitante peruana.

Este error la dotó de la fortaleza que había estado buscando desde hace años y así también le brindó la posibilidad de tomar su pasado y guardarlo en su bolsillo, de sentirse única, no, de algo todavía más inesperado, de sentirse valiente, es decir, una Paola que podía con todo.

Sidney (Australia) llego después y ahí el dibujo funcionó como un respiro de su crisis emocional que a su vez le ayudaba a no afectar al que era su marido, Enrique. Se burlaba de ella dibujando después de su turno como cocinera y lavaplatos en una cocina local. Así pues, sus pequeños ahorros le ayudaron a la feliz pareja a mudarse a Buenos Aires (Argentina) donde comenzó a publicar sus historietas en un espacio virtual llamado “Historietas Reales”.

Desde entonces, PowerPaola dibuja proyectos personales, artísticos y funge como ilustradora para organizaciones privadas, diarios y revistas de todas partes del mundo de una manera pura pero contundente. Su novela gráfica más popular es Virus Tropical,una historia autobiográfica dividida en tres tomos que incita a vivir la vida y cuyo trabajo ganó la convocatoria de producción de largometrajes de animación del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico Colombiano, del cual surgió la película estrenada en 2017.

Su pasión ha sido reconocida por historietistas de la talla de Ricardo Siri Liniers y editores como Andrés Fresneda y Juan Pablo Fajardo, además es Ganadora del proyecto En Vitrina, así como merecedora de una beca de la Gilberto Alzate Avendaño para realizar un club de dibujo en el Amazonas por dos meses; ha expuesto sus Diarios de viaje, Dibujos y Calendarios en Nueva York, Bogotá, Sâo Paulo, Sydney, Milán y París, incluso algunos de sus trabajos forman parte de la colección de la Biblioteca Luis Ángel Arango en Bogotá.

PowerPaola es 50% lápiz, 30% vida y 20% bicicleta (“un lugar para ser feliz”). O 50% lápiz, 30% cabello negro y 20% un piercing en la nariz. Mejor dicho, PowerPaola es crisis familiares, es religión, es novios, es viajes, es sexo, drogas y amor, en pocas palabras, es poder de todo corazón.

Conoce más de esta cruda pero maravillosa historia a través de sus redes sociales:

http://powerpaola.blogspot.com/

https://www.instagram.com/powerpaola/?hl=es-la

https://twitter.com/powerpaola?lang=es