REVISTA PICNIC La reivindicación del sonido: El Último Vecino - Revista PICNIC
FICM

-Hola yo soy Pol y toco el teclado.

-Soy Bernat y toco la guitarra.

-Soy Manuel y toco la batería.

-Yo soy Eduardo y toco la voz (bromea Gerard).

Debutaron en 2013 con un EP homónimo, trabajo que los puso en la mira de todos. Con influencias muy definidas como The Smiths y La Mode, El Último Vecino logró reivindicar y transformar un pasado. Sus integrantes se perdieron en el tiempo, exactamente en aquellos años ochenta, su vestimenta lo dice todo: anticuados para tan moderna época. Son los chicos raros del rock hecho en España, rompen por completo con aquellas bandas.

La agrupación catalana visita por segunda vez nuestro país. Hace poco más de un año que dieron dos conciertos, el primero en el Festival Nrmal y el segundo en el Centro Cultural de España donde se presentaron junto a Grupo de Expertos Solynieve. En esta ocasión vinieron para el Verano Plop.

«Se ve que el organizador de este festival nos vio en el Nrmal. Y de hecho nos dijo, no sabemos si es verdad o mentira, que éramos uno de los tres cabezas del cartel» dice Gerard. Seguidores del evento en sus redes sociales, pudieron ver que también fueron la banda sorpresa del line-up.

euv3

Años ochenta

Desde el surgimiento del pop con la famosa movida madrileña, España entendió que lo suyo era tocar dicho género. Desde ahí se han creado infinidad de bandas que bien o mal siguen esa línea. Gerard, quien es el que compone las canciones del grupo, explica que aún no ha podido hacer la canción pop perfecta.

«Es cierto que en España hubo el tema de la movida madrileña que hizo muy buen pop. En Valencia, Héroes del Silencio empezó en la Ruta del Bakalao tocando. Yo creo que hay una semilla que montaron los clubs de electrónica pues siempre llevaban grupos, de ahí empieza el pop. Para mí el pop es el santo grial» – Gerard

Con un sonido un poco más oscuro que el resto de sus contemporáneos, El Último Vecino no niega ni deja de lado sus influencias, les tocó vivir en aquellos años donde la música en inglés era sinónimo de calidad, eran pocos los grupos que cantaban en español y si lo hacían era casi imitación de bandas inglesas o norteamericanas. Gerard explica un poco acerca de esto:

«En realidad mucho de lo que hay hoy en España debe mucho al anglosajón. Tenemos la suerte de vivir en Barcelona y hemos mamado mucho de grupos como Joy Division, New Order, The Cure, toda la movida de Inglaterra que tenemos más cerca que ustedes. No es que yo imite eso, pero supongo que al llegarnos pues simplemente lo hacemos hablando en español porque es nuestro idioma».

«Lo que escuchan nuestros padres lo adaptamos a lo de ahora, creo yo» dice Pol.

Para su regreso a nuestro país la banda dice sentirse mejor, por lo menos más confiados a la hora de presentarse, lo que los deja disfrutar más. Se han dado cuenta que tienen muchos seguidores, los cuales les escriben constantemente en sus redes sociales. Recordando su concierto en el Centro Cultural de España, donde fueron teloneros de Grupo de Expertos SolyNieve, Gerard interrumpe para decir: «Ese grupo es una mierda, Jota es una mierda. No publiquen esto… mejor sí, que lo escuche él» bromea.

Ya con el tema sobre la mesa fue inevitable hablar de Los Planetas, Pol comenta al respecto: «Antes a mí me encantaban, me gustó mucho el Super 8, para mí significaron algo en su momento». Gerard regresa a la conversación: «Para mí Jota en ese momento fue un tío raro con barba. ¿Quién es este tío? Nunca he escuchado a Los Planetas, pero soy consciente de que son grandes. Cuando nos enteramos que tocaríamos con ellos, fue un honor».

euv2

El humor no tiene cabida

El sarcasmo y la ironía que tanto caracteriza a los españoles lo llevan en su personalidad, pero no en su música como algunas agrupaciones lo han hecho. «Nos han dicho a veces que tenemos ese humor, pero yo no lo veo en nuestro trabajo» dice Bernat.

«A la hora de hacer canciones, el humor lo dejo aparte. Para mí la música es cosa seria y el humor no tiene cabida» – Gerard

Las letras de Gerard son extrañas, mejor dicho, abstractas. Parecen ideas entrecortadas que no terminan por llegar a un fin, más bien nos envuelven hasta perdernos. Aun así logran transmitir el sentimiento.

«No me gusta leer. Lo que me inspira para escribir son imágenes que me llegan a la cabeza, cómo decirlo: no soy amante de la literatura. Yo sólo hablo de amor correspondido y amor no correspondido. Sobre todo de este último, siempre es un tema muy serio en la humanidad, es la inspiración suprema para hacer música, el amor no correspondido te genera un sentimiento de ganas explotar, de vomitar lo que sientes. Tocando y mirando al público ves en sus ojos que sienten lo mismo, es como: ‘Te entiendo, tío. Yo también he pasado por eso'»

El grupo siempre da algo de qué hablar y son los bailes de su vocalista: juguetea con el micrófono, mueve los brazos de manera agresiva, brinca, se desnuda, se vuelve a vestir, sube y baja por todo el escenario. Para aquellos que lo vean por primera vez pensarán inmediatamente que es una copia de Ian Curtis, pero cuando te adentras puedes ver que va más allá…

«Hay mucha gente que me dice: ‘Te mueves como Ian Curtis. Te mueves como el cantante de The Drums. Te mueves como el cantante de The Cure…’ es una mierda ¿Sabes? Cuando empezamos el proyecto, en los ensayos estaba quieto cantando y luego me di cuenta que cuando escuchaba mis canciones en casa las bailaba a tope y decidí que el escenario sería mi habitación. Entonces me empecé a mover como si estuviera solo y te das cuenta que hay una cuarta pared, que hay gente mirándote. Para qué negarlo, a mí me gusta mucho la reciprocidad del publico de: te estoy contando esto que es muy jodido hijo de puta y te devuelve la mirada de ‘yo también lo he sufrido’. Admiro mucho a Freddie Mercury» – Gerard

euv1

Síndrome de Peter Pan

Durante el show de esta noche el frontman hizo un pausa en el escenario para hablar con el público sobre sus 31 años recién cumplidos, también expresó que desde los 12 tenía muy claro que esto era lo que quería hacer, lo que desató la emoción de la gente.

«Mierda, no sé por qué lo dije, no era emoción, era pena. Yo tengo un síndrome de Peter Pan, quisiera tener siempre 20 años. Odio cumplir años, odio hacerme mayor, lo odio muy profundamente. No sufro por tener 31, es la mejor etapa de mi vida, pero sufro mucho al saber que después de los 30 vienen los 40, no sé, probablemente si me haces la entrevista en 10 años te diré que sufro mucho por tener 50 y no 40, no sé cómo decirlo. Lo siento. Me jode hacerme mayor, me jode mucho».

Gerard es un persona con la sensibilidad en la piel, es empático en general con los seres vivos. Al ver los caballos encerrados en el lienzo charro, se molestó demasiado, su disgusto era evidente. Se acercó a uno de ellos para abrazarlo y acariciarlo por largos minutos. Después explicó que estaba en contra de la violencia a los animales, se declaró vegano desde hace ya mucho tiempo.

El Último Vecino tendrá un concierto más en nuestro país para regresar en febrero. Antes de irse nos comparten lo más reciente que han escuchado: R.E.M, The Kinks, Explosions in the Sky y todo lo que sea punk.

Fotos por Freddy Campos

euv6