REVISTA PICNIC Salvador Herrera, un artista de la psicodelia presente en el CutOut 2017 - Revista PICNIC

Psicodelia y exaltación alucinógena visual. No nos extraña que el significado de la palabra provenga de “alma” y “manifestar”.

Y para manifestar es necesario permearse de experiencias, personas, palabras, sonidos, imágenes y terrenos recién descubiertos al alcance de nuestra perspectiva.

Esta tarea es un continuo andar para el explorador psicodélico Salvador Herrera que expande su universo no sólo en la cultura retórica de los momentos sino de las disciplinas.

La pantalla no es su límite, tampoco los medios electrónicos. Su trabajo explora formas más a la vieja escuela como el dibujo, la pintura y la escultura. Como artista visual entiende a la tecnología como un medio para desdoblarse creativamente como extensiones del sistema nervioso, para así manifestar representaciones tangibles de estados alterados de conciencia.

Es curioso encontrar artistas de esta índole, con el ímpetu de traernos al mundo casi táctil lo que inclusive es difícil imaginar. -Terrenos como éste generalmente son explorados por la música o elementos alucinógenos-.

“Siento que la psicodelia todavía tiene mucho campo de estudio y falta mucho para intentar siquiera entender lo que sucede con los mundos intangibles que no eliges imaginar, sino que se manifiestan por sí solos”.

Cada acercamiento al arte psicodélico lo acerco a diversas exhibiciones alrededor del mundo, llevando su trabajo por ciudades de oriente como Shanghái, Tokio, Hong Kong, hasta Kuala Lumpur, Sídney, Melbourne, Reikiavik, Londres, Barcelona, Cape Town, Nueva York. Hasta localidades de Latinoamérica como Buenos Aires.

Las fórmulas de sus creaciones no existen, en sus palabras: consisten en dejar de pensar el significado de las palabras, quizá hasta en su sentido, dejar de concebir una cosa o evento sólo por el límite de su función o concepto.

Su arte es un horizonte que corresponde al momento presente. Con ello, Salvador se libera.

“una idea de pronto tiene muchas caras e intentar plasmarlas todas termina generando ruido, yo lo veo como desdoblarme, esos mundos se extienden en la imaginación, traducirlos es una tarea difícil, cada exploración desencadena algo más”.

Un artista del proceso, de entablar diálogos y entrar a nueva perspectiva de dialogo otros mundos.

Salvador Herrera es uno de los artistas visuales imperdibles del CutOut, para conocer más sobre el festival puedes entrar aquí.