REVISTA PICNIC She Wants Revenge @ Pepsi Center - Revista PICNIC

Una noche fría y lluviosa fue la que envolvió la noche del sábado en la que She Wants Revenge se presentó en el Pepsi Center. Acompañados por Raw Fabrics y Night Riots quienes fueron los encargados de comenzar las actividades dentro del recinto, fueron alrededor de 40 minutos los que tuvieron estas bandas para desempeñar sus habilidades musicales. La mayoría de los asistentes las recibieron de buena manera, mientras algunos otros estaban al pendiente de lo que sucedía en el Estadio Azteca entre América y Pumas ignorando la intervención de las bandas invitadas.

night-riots-6

Minutos antes de comenzar la presentación de los chicos de California tuve la oportunidad de platicar con diferentes personas, de las cuales seis de ocho llegaron al Pepsi Center por la referencia de She Wants Revenge como telonero de Depeche Mode en el ya lejano 2006. Mismo dato que después Justin Warfield recordó en pleno concierto.

La banda regresó al país después de varios años de ausencia – su último disco salió en 2011 – por lo que un concierto de ellos era algo que muy pocos pensaban que sucediera, pero celebrar la primera década de su álbum debut era la excusa perfecta. El recinto no lucía lleno, por lo que un venue más pequeño hubiera sido una mejor opción. Esto no afectó para nada el desempeño del show, los que asistieron al concierto recordaron los bailes exóticos de Justin Warfield y la potencia del bajo de Adam Bravin. 

she-wants-revenge-1

Al tener un venue grande los asistentes pudieron disfrutar todo en una perfecta comodidad, sin la necesidad de empujarse para sobrevivir como en otros conciertos. La noche comenzó con «Red Flags and Long Nights» donde el poder post-punk y los bailes de señores y morritas darks predominaron por toda la noche. Las canciones pasaban y todo era perfecto: los sonidos del bajo, guitarra, sintetizadores y batería encajaban perfectamente, canciones como «These Things», «Out Of Control» y «Sister» fueron las encargadas amenizar la noche.

Luces más tenues para un concierto obscuro

Aunque suene irónico, las luces mejoraron la noche de She Wants Revenge. Warfield pidió a los encargados del lugar bajar las luces y mantenerlas en un color morado para tener una mejor visibilidad tanto para ellos como para el público.

«Celebrar diez años es algo increíble y qué mejor que hacerlo con ustedes. México es uno de los mejores lugares para tocar»- Justin Warfield

Bravin se unió a los mensajes aconsejando al público a luchar por sus sueños. «Nunca dejen de hacer lo que realmente quieren, aunque la gente les diga que no lo van a lograr, sigan haciéndolo», para después agradecer la presencia de la gente. Las voces se unieron al ritmo del bajo y las letras de «Tear You Apart». De la obscuridad del lugar una sola voz entonaba las siguientes frases: I want to hold you close / Skin pressed against me tight…. Mientras los otros optaron por bailar entre las luces y besar a sus parejas para el momento erótico.

she-wants-revenge-5

Entre gritos se pedían canciones como “Spend the Night”, “Love My Way”, «Must Be The One» sin tener respuesta de la banda. Las canciones que obtenían a cambio eran «She Loves Me, She Loves Me Not», «True Romance» y «Take The World». El punto final había llegado, después del encore la banda mencionó que sólo restaban tres canciones. «Replacement» y «Written In Blood» se unen al setlist antes de tocar la canción que concluyó con el concierto. Justin comentó al publico que han dado todo en el escenario, pero si cantan fuerte y bailan hasta el último momento de «Rachel» ellos volverán lo más pronto posible.

Entre los sonidos envolvente de los sintetizadores y los últimos suspiros de voz y rasgueos del bajo y guitarra, la agrupación concluye su presentación. Las luces se encienden y todo termina de manera perfecta dejándonos con ganas de más bailes en la obscuridad.

Fotos por Vianey Conde