Revista Picnic logo

Arda: la cuna de las razas primeras

Por Mapache.

Y el fuego interior de los Silmarils lo hizo Fëanor con la luz mezclada de los Árboles de Valinor, que vive todavía en ellos, aunque los Árboles hace ya mucho que se han marchitado y ya no brillan. Por tanto, aun en la oscuridad de las más profundas arcas los Silmarils resplandecían con luz propia, como las estrellas de Varda y, sin embargo, como si fueran en verdad criaturas vivientes, se regocijaban en la luz y la recibían y la devolvían con matices aún más maravillosos.
El SILMARILLION.
J.R.R. Tolkien. (2012). El Silmarillion. México: booket.
Silmarillion

Silmarillion – Moon and Sun, por LadyElleth.

Muchos somos los admiradores de este gran erudito del arte de las palabras. Tolkien sin duda fue un creador de historias fantásticas que nadie será capaz igualar, respetado por todos sus lectores por dejar en cada uno la enseñanza y la satisfacción de las travesías que plasma en sus libros.

La mente de Tolkien y sus vivencias en la guerra fueron lo que hizo que su mitología fantástica representara esa perfección de la creación del mundo y de personajes entrañables y las guerras constantes entre el bien y el mal.

Silmarillion

Y cómo no amar cada una de estas historias, si en ellas podemos encontrar cantares, poemas, personajes fantásticos, lugares increíbles con fauna y flora de una descripción perfecta, razas inmortales con belleza inimaginable, reyes con el temple para comandar un ejército entero contra dragones, o bestias de las profundidades de la tierra, magos y alimañas que habitan en las sombras y aún más. Sólo es la punta del iceberg del mundo de Tolkien.

La historia de El Simarillion es rica en conceptos que anuncian el principio con la creación de Arda y las primeras razas (valar, maiar, elfos, enanos y hombres) que poblaron la Tierra Media. La historia empieza con La Música de los Ainur, donde Eru es el único que existe, mostrado como el todo que en su vasto pensamiento y conciencia crea a los Ainur, quienes forman las melodías que dan origen a la visión de la Tierra, porque Ilúvatar (Eru) les muestra las melodías creadas en visiones para generar un mundo tangible.

Silmarillion

Ungoliant y Melkor en posesión de una gema Silmaril.

Melkor es el antagonista de todas las historias de El Simarillion. Su codicia y ambición por la dominación corrompe rápidamente su ego y él, sintiéndose superior, quiere destruir todas las cosas hermosas creadas por sus hermanos, a tal grado que a lo largo de la historia Melkor es el gran engrane y punto de partida para los acontecimientos más terroríficos de los pueblos de la Tierra Media.

Él corrompe a través del susurro, aflige los corazones y debilita a los grandes reyes e iluminados, como los Elfos.

Ilúvatar habló, y dijo: –Poderosos son los Ainur, y entre ellos el más poderoso es Melkor; pero sepan él y todos los Ainur que yo soy Ilúvatar; os mostraré las cosas que habéis cantado y así veréis qué habéis hecho. Y tú, Melkor, verás que ningún tema puede tocarse que no tenga en mí su fuente más profunda, y que nadie puede alterar la música a mi pesar. Porque aquel que lo intente probará que es sólo mi instrumento para la creación de cosas más maravillosas todavía, que él no ha imaginado.
(Tolkien, 1977, p. 4)

El Simarillion es el antecesor de la historia de El Señor de los Anillos. En esta novela se narra cómo crearon los anillos del poder y el porqué de su finalidad para gobernar todos los reinos de la Tierra Media. Nos narran el nacimiento de los Hombres y su trágico destino marcado por los Valar.

Silmarillion

Silmarillion – Compilation, por Gerwell.

Tan vasta es la literatura de Tolkien que nos da la impresión de que volvemos a encontrar nuevas cosas conforme lo leemos una y otra vez, las historias se van hilando de manera que nos vemos envueltos en situaciones románticas, tristes y desoladoras, como batallas contra animales y bestias, o como los orcos asediando a cada instante en donde el Señor de las Tinieblas (Melkor) siembra dolor y destrucción.

Al final deseas que las últimas páginas del libro no tuvieran fin para conocer aún más de este maravilloso mundo de fantasía.

No es necesario que encontremos el Anillo, porque mientras permanezca en la tierra y no se deshaga, tendrá siempre poder; y Sauron crecerá y confiará. El poder de los Elfos y de los Amigos de los Elfos es menor ahora… porque gobierna a las Nueve y de los siete ya ha recuperado tres. Tenemos que atacar.
(Tolkien, 1977, p.359, 360)

Portada: Silmarillion – Turin and Glaurung, por helgecbalzer.