REVISTA PICNIC Snoop Dogg - Coolaid - Revista PICNIC

Cuando en 1993, Calvin Cordazar Broadus Jr. debutaba con Doggystyle bajo el apadrinamiento de los nombres más fuertes del G-Funk y el G-Rap de ese momento, se esperaba que se convirtiera en uno de los exponentes de la industria. Con la llegada de su segundo material, Tha Doggfather, se confirmó esto y la carrera de Snoop se empezó a hacer legendaria con cada producción que lanzaba, siendo él lo que quedaba de esa escena rocosa y agresiva de los noventas, que desapareció entre asesinatos y contratos para series de televisión y películas familiares.

snooooop

Esta condición de personaje principal en un género que se mueve más por la personalidad de sus intérpretes que por la música, le ha permitido a Snoop Dogg cambiar a placer sin tener que preocuparse, aparentemente, por lo que puedan o no vender sus álbumes: de lo más gangsta, con líricas violentas, directas y agresivas, como en The Blue Carpet Treatmet, a también cosas fuera del rap, como cuando cambió su nombre por un momento a Snoop Lion para sacar Reincarnated, un álbum de reggae; o con puntos más suaves con soul y funk como base y líricas que no aluden a la violencia o la vida de gánster, como en Bush, donde colaboran Stevie Wonder o Charlie Wilson.

Snoop sigue queriendo moverse entre géneros y formas de hacer rap. Coolaid es su cuarto álbum en los últimos cuatro años, donde parece regresar por momento a los inicios de su carrera, con muchas bases funk y samples sencillos. Por otro lado, también se acerca a un sonido propio de la East Coast, como en «Super Crip», donde usa un sampleo similar al de alguna canción de Iggy Azalea, o las colaboraciones con Wiz Kalifa, Trick Trick o Swizz Beats, que alejan a Snoop de su estilo característico.

Básicamente, se trata de un álbum producido entre la pretensión de Snoop de permanecer en el centro mediático y no desaparecer a pesar de sus más de 20 años de carrera y la intención de demostrar por qué es de los nombres más pesados, no sólo del movimiento gangsta de los noventas, y del rap de la costa californiana, sino del género por completo. «Legend», «Coolaid Man» o «Revolution» son un premio a su ego, donde demuestra que las rimas y el reverb en su voz siguen siendo su punto fuerte. Los beats que lo acompañan se asemejan en algunos tracks a lo que hizo que la escena rap saliera a flote en los noventas, con influencias recargadas en el groove que grupos como Funkadelic y Parliament asentaron en la cultura negra.

El problema con Snoop Dogg al parecer sigue siendo el mismo después de sus dos primeros álbumes. Son demasiados tracks, que parecen fueron incluidos por necesidad de llenar la duración final antes que realmente aportar al concepto incial. Entre tanto material se puede ver un marasmo que han dejado los años, la fama y su etiqueta de leyenda, que le permite colaborar al mismo tiempo con Wiz Kalifa, Katy Perry, PSY, Dr. Dre y Stevie Wonder sin que parezca forzado.

Asimismo, entre tantas canciones y rimas que carecerán de trascendencia, en cada producción del rapero californiano podemos encontrar pequeñas joyas, como «Peaches N Cream» o «I’m Ya Dogg» en Bush; «Sumthin Like This Night» en Doggumentary; y en el más reciente álbum pueden verse de esa forma «Two Or More», «Ten Toes Down» o «What If» que cumplen con las características de las canciones más recordadas de Snoop. Coolaid será, al igual que sus últimas producciones, un álbum más, que no puede superar lo que estableció en los noventa, pero mantiene viva su imagen de figura y leyenda.

Snoop Dogg - Coolaid
Beats6.5
G score7.5
Rimas9
Colaboraciones4
Pros
  • Retoma beats de los noventa
  • La lírica no decae
Contras
  • Por momentos parece rap genérico de East Coast
  • Wiz Kalifa
  • Duración
7Promedio Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
6.5

Deja un comentario