REVISTA PICNIC Soda Eterno @ Pepsi Center - Revista PICNIC

La música no tiene lógica. –Daniel Sais.

El pasado jueves 23 de abril, tuvimos una experiencia conmovedora capaz de tocar muchos de nuestros recuerdos, que quizá lo fue también para cientos de fanáticos del rock Iberoamericano, sí, hablamos de Soda Stereo; la banda de rock argentina considerada una de las más influyentes, una leyenda latina, un tributo que desató entre oleadas de momentos los suspiros de los espectadores en el Pespi Center.

La música nos lleva a un apasionamiento irracional, esa es la razón por la que una leyenda como Gustavo Cerati nunca dejará de desatar la euforia ni su creatividad e ingenio caducarán entre las generaciones.

La cita era a las 9 de la noche en el Pepsi Center en donde entre el público ya se escuchaban los murmuros y la impaciencia por ver esta apuesta al homenaje de Soda Stereo al ritmo de «Olé olé olé Soda Soda». Un proyecto encabezado por su producción, la voz de su compatriota Caio Arancio Juan Carlos Macio, Pablo Estrella y Gabriel Moreano. Una banda que no se considera tributo, una banda sin nombre; porque lo que importa es el espectáculo.

A expensas de la espera aparece la banda que otorga la apertura, no menciona su nombre pero incluso nos sorprende con su energía en un grito: “Viva México Cabrones, están listos”. Se autonominan la primera banda de rock ejecutivo, un grupo de hombres por ahí de los “treinta y siempre” con una vibra que envuelve. Iniciaron con covers, pero eso no fue todo. Nos sacudieron al ritmo de canciones originales como “La panza cervecera”, “Festéjame en el hotel” y hasta “Pedacito de mi vida” al estilo rockero ecuatoriano de Mary Jane. Los oficinistas que lograron cumplir su sueño de vivir el rock nos sacudieron el estrés y nos prepararon para el plato fuerte –Soda Eterno-.

Y bien, entrando a lo bueno, la participación de Caio Arancio, cuyo parecido físico y vocal con Gustavo Cerati es sorprendente da inició a la puesta en escena con «En el séptimo día». «Buenas noches México, ya estamos aquí».

Sonaba «Telarañas» y «Hombre al agua» mientras la gente ya comenzaba a cantar y sacar sus teléfonos para llevarse un recuerdo, no faltaban las transmisiones en vivo y las primeras ovaciones que desató «Danza rota».  Daniel manifestó que de ser por Cerati, aquel espectáculo no tendría posibilidad.

Se conmemoraban ya treinta años de la entrada de Daniel Sais a Soda Stereo por ello, Caio señaló que esta actuación entrañaba un significado muy especial y que festejaban su cumpleaños. Y bajo festivos ¡Olé, olé, ole, Soda! interpretaron «Zoom».

Cerati un auténtico rey de la metáfora afirmaba que «ella» le había roto el corazón, decía Caio a los fanáticos mientras se llevaba la mano al pecho  e inició con la aclamada «Ella usó mi cabeza como un revólver».El público tibio todavía; cambió de parecer con «Trátame suavemente» animándose y sacudiendo las palmas. Las sorpresas iniciaban y ya Daniel empezaba a mencionar los primeros invitados de la noche: Gus Lozada, ex tecladista de la Ley, a quién cedió una de sus canciones favoritas, «Crimen», previo a salir del escenario para que Gus lo hiciera propio.

El set siguió con interpretaciones como «Puente» «Déja Vu» y «Signos». mientras el vocalista daba paso con una serie de anécdotas de las que se entero cuando inició su participación al grupo. «No sabría esta serie de cosas si no estuviera aquí, gracias Daniel por hacerme participe de lo que siempre fui un gran fanático». «Cerati afirmaba que México era la ciudad de furia». Con ello la euforia ya se notaba en los asientos que el público dejaba para ponerse de pie.

«Juegos de seducción» y «Sobredosis de TV» subieron el ambiente de los fans que aplaudían u cantaban con nostalgia, ya bastantes dejaban sus asientos para acercarse y disfrutar más de cerca el espectáculo. Los ánimos ya estaban casi a tope con temas como «Viaset», «Nada personal» y «Prófugo», pero nada prendió más a la audiencia que los temas de mayor popularidad como «Persiana americana» y «Música ligera», que llevó al máximo a todos los fans, mientras Soda Eterno afirmó que la presencia del mismo Gustavo Cerati guardaba la emoción del Pepsi Center.

Fotos: Marisol Martínez