REVISTA PICNIC Stereophonics @ Plaza Condesa - Revista PICNIC

Hace algunos años los fanáticos de Stereophonics tuvieron que conformarse con verlos por primera vez en un corto set dentro del Corona Capital, en aquel entonces el ambiente no fue el mejor pues la mayoría de los asistentes buscaba ver a Vampire Weekend y Arctic Monkeys. Este año por fin nos dio la oportunidad de ver en solitario a Kelly Jones y compañia un momento que se vivió como si fuera su primera vez en México

Una noche fría me recibía en el Plaza Condesa, sin embargo el calor y las ansias del público por ver a Stereophonics ya se podía sentir al pisar el suelo del venue. Con un público muy variado que se daba cita en el lugar, jóvenes y hasta adultos ya estaban listos para presenciar el concierto. Y es que resulta increíble que con 20 años de carrera apenas sea la segunda vez que tendremos el placer de escuchar la música de la banda de Gales.

El regreso de Stereophonics a la CDMX.

Es cierto que ya no son la banda que llenan estadios completos, pero la experiencia que tienen sobre el escenario es innegable. El show comenzaba con «Caught by the Wind» e inmediatamente ya había respuesta del público con aplausos al ritmo que marcaba Jamie Morrison en la batería.

Las sorpresas de la noche comenzaban con «Cést La Vie» y «I Wanna Get Lost With You»con esta última se respiraba una vibra de melancolía. La banda estaba sorprendida por la afición mexicana, un solo a capela del público adornaba el clímax de I Wanna Get lost. Dos horas parecía que se quedarían muy cortas para dar un repaso general de las mejores canciones de la banda, sin embargo se logró la mayoría.

Como sorpresa de muchos la antaña canción «Maybe Tomorrow« aparecía en el setlist, el juego de luces sobre el escenario nos regalaba espectaculares imagenes para el recuerdo de todos, euforia descontrolada se desataba con los primeros riffs de Geronimo, brincos y gritos hacían retumbar el inmueble.

Un piano aparecía a la mitad del escenario y Kelly se sentaba a tocar algunas notas; «Sunny» comenzaba y parecía que las parejas a mi alrededor se inspiraban con esta canción, besos y abrazos estaban desbordando el Plaza Condesa. En esta parte del concierto, los decibeles y euforia un poco comenzaron a bajar, éxitos más relajados como «Graffiti On The Train» y «Nothing Precious At All» nos relajaban a todos y nos incitaba a cerrar los ojos por un momento y grabar estos recuerdos en la mente.

La perfección de la banda sobre el escenario parecía casi irreal y nos hacían emocionarnos hasta el último segundo. «The Bartender and The Thief » parecía el inminente final, por lo que los saltos del público y solos de guitarra Adam Zindani ambientaban la fiesta, después de esto por algunos minutos los músicos dieron paso al encore.

Siempre he pensado que la letra y música de Stereophonics son el soundtrack perfecto para olvidar a alguien. La banda parece haber leído mi mente y dejaba las canciones más llegadoras al final. «Indian Summer» y «Mr and Mrs Smith» daban ese toque extra y emocional al concierto, muchos se conectaban a cantar el triste coro «She was the one for me…», los años acumulados de espera por ver a Stereophonics en México daban como resultado uno de los mejores conciertos que el recinto del corazón de la condesa haya presenciado.

El final no podía ser otro que con la famosa canción Dakota, uno de los finales más enérgicos y coreados que he presenciado en mi corta vida. Entre aplausos, Stereophonics se despedían del publico mexicano prometiendo una próxima visita al país, una espera que ojalá no vuelva a ser tan larga como antes.

Fotos: Paola Baltazar