REVISTA PICNIC TeamLab, el arte digital que rompe los límites de la realidad - Revista PICNIC
Revista Picnic logo

Crear un mundo sin fronteras y establecer una nueva conexión entre las personas y su entorno es el propósito de TeamLab, un colectivo artístico interdisciplinario japonés que fusiona el arte, la ciencia, la tecnología, el diseño y la naturaleza.

Por casi 20 años, este grupo de más de 500 artistas, programadores, animadores CG, ingenieros, matemáticos y arquitectos ha sacado al arte de sus límites espaciales y le ha brindado una nueva y volátil corporalidad a través de las herramientas digitales.

Prueba de ello es el museo en el que TeamLab ha estado trabajando por tres años junto con MORI Building, un espacio donde presentará sus proyectos de forma permanente: el MORI Building Digital Art Museum teamLab Borderless.

El 21 de junio del 2018 este centro artístico de 10 mil metros cuadrados que cuenta con 520 computadoras y 470 proyectores se abrirá al público en la isla Odaiba en Tokio, Japón. En este lugar, las personas podrán explorar 50 obras tridimensionales del colectivo y romper las barreras de su realidad por un par de horas.

Lámparas colgantes, paisajes de cristal, cascadas, bosques, tormentas de luz, peces nadando en la corriente de un río… todo esto y más podrán experimentar los visitantes de manera libre sin ninguna dirección trazada u orden a seguir.

El MORI Building Digital Art Museum también está pensado para ser interactivo. Por medio de apps móviles, la gente podrá interactuar con las exposiciones e incluso modificarlas, viviendo una experiencia única hasta ahora.

Presentamos un mundo que nunca antes habíamos visto y está en continua transformación. —Toshiyuki Inoko, fundador de TeamLab, en entrevista con La Vanguardia.

Además de Japón, este grupo de artistas ha presentado sus trabajos en China, Francia, Singapur, Italia, Finlandia, entre otros países.

Con los Juegos Olímpicos del 2020, se espera que una gran cantidad de turistas visiten el museo, cuya entrada costará 3 mil 200 yenes (aproximadamente 590 pesos), y este se convierta en uno de los máximos referentes de arte digital en Tokio.