REVISTA PICNIC Tecnoemociones, la nueva cocina de autor - Revista PICNIC

Por Carolina M. Payán

No sé si alguna vez les ha pasado que cuando quieren hacer un platillo que les gusta mucho y les recuerda a alguien, por más ganas que le echen no más no les queda y se preguntan ¿pero qué me faltó, si seguí al pie de la letra la receta? lo más probable es que alguien responda “le faltó amor”, cuando eso suceda, no lo tiren de a loco, el amor, la inspiración y la felicidad son valores intangibles que se pueden transmitir a una comida aunque ustedes no lo crean.

Europa una vez más nos sorprende con una técnica que apuesta por todo, es decir que involucra al área broca región encargada del lenguaje y la memoria sensitiva, al estimularla por medio de los cinco sentidos.

Esto sucede cuando exploras los márgenes de los alimentos desde diferentes puntos, es el caso de la tendencia tecnoemocional con la cual puedes obtener paletas de sabores y sensaciones electrizantes.

Un plato de comida tecnoemocional estimula todos los sentidos en un mismo guiso de la siguiente manera

Auditivos (sonidos crujientes)

Gustativos (salado, dulce, amargo y ácido)

Táctiles, (contrastes de temperaturas y texturas)

Olfativos ( olores, humos y esencias)

Visuales (ocultando y revelando ingredientes en formas caprichosas y voluptuosas para el ojo unos dentro de otros).

cocina-molecular-539x360

Donde además de conjuntar los elementos mencionados, el cocinero debe de esmerarse por incorporar elementos positivos de su psique para que el platillo ostente no sólo un sabor agradable sino una energía optima en la que se juegan las emociones, las intensiones y los placeres.

Uno de los chefs más representativos de esta cocina es Ferrán Adrià con el restaurante El Bulli, en Barcelona, famoso por jugar con los ingredientes y proponer mezclas de sabores, que siempre sorprenden a sus clientes por el grado de magnetismo y frescura que obsequian sus creaciones.

o_190c29vt71qp10j7grj1nqg1o0tg

Asia por su parte no se queda atrás y en su búsqueda por evocarnos momentos a la hora de estar en la mesa se han propuesto elevar sus platillos a un grado de temporalidad que sus guisos nos hacen recordar estados de ánimo o estaciones del año.

¿Quién diría un Ozoni (sopa de alga) nos podría saber a Invierno? En la cocina de Yoshihiro Narisawa su pasión es tal, que antes de que el comensal pida algo de comer, les hace llenar un breve formulario sobre qué tipo de espacio prefieren (abierto, cerrado) temperatura (cálido, frío templado), temporada del año predilecta (las 4 estaciones) y qué aromas aman o desprecian para hacer banquetes dignos de un cuento. No por nada su restaurante Narisawa una vez más aparece en la lista de los 50 Best Restaurants.

13595948_828978437202593_494324277_n

Como vemos la cocina es un edén todavía poco explorado al que hay que dedicarle paciencia e interés tal como Isabel Allende nos sugiere en su libro Afrodita, en el que mediante los alimentos de dedicada preparación y cocción pueden hacer derretir el más distante de los corazones.

9788401342554