REVISTA PICNIC The Amity Affliction @ Teatro Ramiro Jiménez - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Texto y Fotos: Diego Vigueras

La noche del viernes The Amity Affliction se encargó de reunir a cientos de fans en el Teatro Ramiro Jiménez, una elección de venue muy rara para un show de metalcore pero que no impidió que tanto la banda como los fans lo entregaran todo durante todo el concierto.

Excelion y Cerberus fueron los elegidos para abrir el concierto, quienes fueron bien recibidos a pesar de que en el ambiente se percibían las ansias de ver el primer concierto de la banda australiana en la Ciudad de México y con el que terminarían su gira por el país. Pasadas las 9:30pm el teatro lucía abarrotado, si no eras de los asistentes que logró conseguir un asiento, te tocaba estar parado en los pasillos y escaleras del venue, buscando un lugar que te permitiera ver bien y no perder detalle de la ocasión.

El metalcore en un teatro con asientos no resultó ser una buena combinación.

The Amity Affliction tomó el escenario y comenzó su concierto con “I Bring The Weather With Me” y “Some Friends”, canciones de su más reciente disco This Could Be Heartbreak. Tener asientos en un concierto de metalcore, donde usualmente predominan los mosh pits, limitó mucho a los fans, quienes se notaban que querían empezar la destrucción del lugar, pero eso no impidió que se desgarraran las gargantas cantando y gritando cada uno de los temas como “Never Alone”, “The Weigh Down” y “All Fucked Up”.

Tras 10 canciones, los australianos terminaron su set principal con “Shine On” y “Fight My Regret” canciones que fueron de las más coreadas de la noche. Después de un breves momentos en donde los fans aclamaban a la banda a gritos de ‘¡Amity! ¡Amity!’,el grupo regresó al escenario preguntando si queríamos escuchar 1, 2 ó 3 canciones más, para así dar inicio al encore con “Pittsburgh”, donde Joel Birch, vocalista de la banda, le dio el micrófono a un fan de la primera fila para que cantara un verso de la canción, y con “Don’t Lean On Me” algunos asistentes trataron de hacer crowdsurfing para estar más cerca de la agrupación.

El concierto terminó con “This Could Be Heartbreak”. 15 canciones y casi una hora de concierto, algo corto que dejo a varios fans con ganas de más, aunque la mayoría quedó más que satisfecho al igual que The Amity Affliction, quedando en espera de su regreso y que en la siguiente ocasión sea un mejor foro para este tipo de shows.