REVISTA PICNIC The National @ Pepsi Center - Revista PICNIC

Me sentí libre, por unos momentos la rutina cotidiana desapareció. Fue ahí cuando The National me dió una de las mejores noches de mi vida. Tuvieron que pasar cuatro años para verlos de nuevo; desde ese instante en donde «Mr. November» sonó en el Foro Sol mis sentimientos anhelaban ver a la banda de Ohio una vez más.

En definitiva no era un show común y corriente, y yo no era el único emocionado. Miles de personas se dieron cita en el Pepsi Center para cantarle a la melancolía, admitir que ser triste te puede poner feliz. Así fue pues para Matt Berninger y compañía la música ha sido ese puente para darle pasión a la vida.

No puedo dejar de pensar en todo lo que esperaré para ver a esta banda, en un show en solitario, pues siempre su set era corto y en modalidad de invitados (Vive Latino y Foo Fighters) pero el tiempo caprichoso y complaciente me entregó un setlist perfecto en donde la calidad interpretativa de la banda fue el asombro más grande de la noche.

El escenario estaba listo y las luces eran parte del juego; vestimenta oscura y una sobriedad inminente eran las credenciales que acompañaban a la banda. Sin preámbulos «Nobody Else Will Be There», «The System Only Dreams in Total Darkness», y «Walk It Back fueron el trió de canciones que daban la apertura al show. «Sleep Well Beast» eran presentado de una gran manera.

Por lo regular y por la necesidad que este trabajo implica, la cobertura del show requiere tomar material para redes sociales. En los primeros momentos me dediqué a tomar un par de fotos y videos para después ignorar mi celular por lo que seguía de la noche. Y aunque mi lado milennial quería capturar más y más fotos para el recuerdo, la situación me hizo que me olvidara de la tecnología por un rato y esto fuera un punto clave de mi experiencia en el show.

Que Me Hagas Feliz me Pone Triste, te quiero The National.

Llevo más de ocho años escuchando esta música: desde el poco valorado Sad Songs For Dirty Lovers hasta el perfecto High Violet, he encontrado en estas letras y armonías algo especial. Un sentimiento de satisfacción para ser más exacto. «Don’t Swallow the Cap, «Bloodbuzz Ohio», «I Need My Girl», Squailor Victoria» y «Conversation 16» me mataron, ese combo me dejó sumamente perplejo, mis ojos llorosos pedían descanso pero al mismo tiempo esa melancolía que se desprende en la música me hacia saltar y corear lo que estaba escuchando. 

En todo momento la elegancia con la que se ejecutaba la música me dejaba asombrado. Esta sin duda alguna es la mejor presentación de la banda en México, se sentía un cariño especial y ellos portaban la ya tradicional «Mexico is the Shit en sus espaldas». «Vamos a tocar algo más alegre» y POOM suena «Sorrow», creo que es paradójico pero aquí nada es alegre, en cuestión musical, siempre se han manejado con un concepto crudo, sencillo y muy emocional. Mientras del otro lado esos sentimientos tenían expresión en el llanto, los gritos y sonrisas.

Sí quieres romancear de manera sad. ¡CLARO! que se puede. Bailando una suave nota «Dark Side of the Gym» enamora y nos deja suspirando. Bésame, hazme lo que quieras pero no dejes de cantar Matt Berninger; este track me hace recordar que el amor es bello y en el se puede encontrar la paz.

Todo es amor, no lo puedo negar. Estoy tan cerca de mi banda favorita que mis emociones y palabras no tienen cordura. Con un fría y costosa, $150 pesos, cerveza doy paso a cantar y elaborar memorias inolvidables. «Fake Empire»Y «About Today» son un cosmos de emociones, cada acorde, cada letra y show de las luces se mezclan para darnos otro combo ganador.

Era el show perfecto, el setlist fue acomodado como montañas rusa; de la exaltación a la tranquilidad. «Slow Show», «England», «Day I Die», «About Today», «Fake Empire» no se guardaron nada y los temas seguían sonando. Los borrachos cercanos a mi pedían «Graceless» petición que como la ola en los partidos de fútbol poco a poco se fue expandiendo, lastima que la complacencia no llegó 🙁

No sabía cuanto tiempo había pasado, toda mi atención se fijaba en los músicos. Cada vez sentía más cerca el final y no quería que llegará pero para hacerme más placentera la vida, el cierre tras el encore nos dejó un bello cover «The KKK Took My Baby Away» de los Ramones; «Mr. November» con la voz grave y gutural de Matt; «Terrible Love» con la combinación telepática de los hermanos DessnerDevendorf y el folkore altisonante de un sello de la casa como lo es «Vanderlyle Crybaby Geeks».

Todo acabo. Con una sonrisa en mi rostro y una gran torre de cervezas salía entre el chicloso piso del venue. La fiesta continuó y los comentarios en los alrededores eran positivos. El amor es eso que te acompaña durante la vida, un cúmulo que te dice que todo puede estar bien a pesar de las heridas… han sido grandes momentos contigo, nunca te mueras, no dejes de sonar. ! TE AMO TANTO THE NATIONAL!

Fotos: César Vicuña (OCESA)