REVISTA PICNIC Thee Oh Sees - A Weird Exits - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Hablar sobre generalidades en Thee Oh Sees es una tarea complicada. Con tantos cambios de alineación como número de discos en su haber desde principios de la década del 2000, sin contar las modificaciones en el nombre de la banda, el grupo californiano no es de aquellos que sean «reconocibles» y mucho menos genéricos – en toda la extensión de la palabra.

Formalmente, A Weird Exits es el décimo primer material discográfico de la agrupación, cuya única constante a lo largo de los años, aparentemente ha sido su fundador y frontman John Dwyer, quien además de encantarnos con una voz que puede ir de falsetes dulces a guturales de estilo punk, posee la habilidad para crear composiciones que enganchen al escucha desde el primer par de canciones.

En el curioso caso de Thee Oh Sees, aunque no se trate de esos nombres que mantienen un estilo sonoro constante en cada producción, se trata de un proyecto que guarda ciertos elementos discretamente característicos y con los que juega al incorporarlos y mezclarlos con géneros y experimentaciones diversas, sin caer en la pedantería de querer abarcar demasiado. El resultado: algo muy dinámico, como el remolino cósmico que logra esbozar A Weird Exits.

Además, para esta onceava producción resulta evidente un cambio de alineación, sobre todo por la presencia de dos baterías: las de Ryan Moutinho y Dan Rincon. Los músicos que han colaborado en el proyecto de Dwyer, relajados y ligeros, al mismo tiempo se toman en serio el cuidado de su sonido, juegan con y entre opuestos, para unificarlos y así construir un disco que podrías escuchar una y otra vez.

Cada capa de sonido, huidiza, se difumina tras innumerables distorsiones y efectos que de suaves y sencillos coros pop con un repetitivo «Whoooo» como personaje principal (como en «Dead Man’s Gun») pasa a destrozos acústicos por medio de riffs y tamborazos muy cercanos al hard rock y en ocasiones hasta al metal («Ticklish Warrior» y «Gelatinous Cube»).

En este álbum, compuesto por ocho tracks y con una duración que no excede los 40 minutos, Thee Oh Sees regresa de su extraño descanso con un sonido renovado. La banda de San Francisco ha recuperado energía luego de tres largos años para traernos un garage-punk que coquetea entre la psicodelia y el progresivo, pasando por sintetizadores e instrumentación tradicional como el violín («Crawl Out From The Fall Out») y el órgano («The Axis»).

«Jammed Entrance», quizá el track más destacado, hace uso de sintetizadores muy retro y de distorsiones que resaltan ante la ausencia de voz; las armonías juegan entre sí y se funden para deleitar al oído con un viaje sonoro electrónico que en ningún momento deja perder el ambiente psicodélico muy a la Purple Haze.

Por su parte, «Plastic Plant» baja la cadencia luego del alto impacto de sus antecesoras, pero no la constancia con que las cuerdas se alternan y juegan con un amplio espectro de notas y niveles de sonido. En cierto momento permite apreciar la intercalación  entre baterías y es hasta «Unwrap The Fiend» donde comienzan a cesar paulatinamente los sonidos vibrantes y golpeados, así como las guitarras frenéticas, para materializar un especie de tregua a ritmo de balada.

«Crawl Out From The Fall Out» es todo un viaje. No solo destaca por ser la pieza más tranquila del álbum, donde hay un espacio de descanso para el escucha. Los sutiles y bien llevados tintes de psicodelia, hacen del track un clímax sonoro, para demostrar que no necesariamente tal momento clave debe ser estruendoso.

De este ambiente elevado y casi extático, se regresa poco a poco gracias a «The Axis», con la que finalmente Thee Oh Sees cierra el álbum; repleta de elementos corales que asemejan pasajes elegiásticos, consigue un efecto de serenidad auditiva que equilibra el disco con respecto a las demás canciones.

Dicen por ahí que si un disco se te pasa rápido, es en consecuencia de su calidad. Aunque A Weird Exists no es necesariamente un álbum de tan larga duración como para destacar su digeribilidad, tiene más de una posibilidad de escucha: desde la experiencia sencilla y pasajera, meramente superficial, a la experiencia más profunda e introspectiva a la que puede llevar la progresión de sonidos y ritmos presentes en el material.

Quizá es apresurado decir que A Weird Exists es el máximo LP producido por la agrupación californiana, pero sin duda, es de lo mejor que nos han regalado a los oídos en mucho tiempo y definitivamente, se trata de una producción imperdible en vivo y promete una experiencia apta para destrozarnos los sentidos.

Thee Oh Sees estará presentándose en el Foro Indie Rocks! el 27 de septiembre, en compañía de la banda mexicana The Risin’ Sun. No puedes perder la oportunidad de presenciar un gran show como el suyo, y si decides lanzarte, dejamos aquí los detalles del evento.

Thee Oh Sees - A Weird Exits
Instrumentación9
Vocales7
Arreglos y mezcla8.8
En comparación con trabajos anteriores8.5
Digerible7.5
Mosheable8.5
8.5Promedio Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0