REVISTA PICNIC Todos Tus Muertos @ Pabellón Cuervo - Revista PICNIC
CINE DE ARTE

A 30 años… la reunión histórica

Por Guillermo Rivera Escamilla

Ajetreada noche de viernes en la Ciudad de México, con un tráfico desquiciado o un transporte público desquiciante. Aunque esto no fue obstáculo para llegar al Pabellón Cuervo, ubicado a un costado del Palacio de los Deportes y presenciar la “reunión histórica” de la banda argentina: Todos Tus Muertos, el pasado viernes 2 de diciembre.

Asistir a este tipo de conciertos es coincidir con una generación forjada a base de eventos masivos, cuando el slam era la norma y el celular la excepción. Una generación que supo de personajes históricos como Augusto César Sandino (revolucionario nicaragüense), Malcom X (activista estadounidense) y Nelson Mandela (activista sudafricano contra el apartheid), entre varios otros, a partir de las letras de esta banda. Comandada todavía por Pablito Molina y Fidel Nadal, formada en 1985, que recorrió poco a poco su discografía contenida en ocho producciones y que dio muestra de la potencia con la que aún puede sonar luego de cinco años de ausencia. El combo actual estaba ahí reunido, para celebrar sus 30 años de trayectoria, ésta vez con Fidel, después de 16 años de separación.

Interpretaron innumerable cantidad de temas: “Sé que no”, “Tu alma mía” –una de sus canciones más conocidas y con la que resulta imposible no evocar a otra banda de esa generación, nos referimos desde luego a Mano Negra-, “Féretro”, “Dale Aborigen”, “Mandela dub”, “El espejo”, “Gente que no”, “Todo lo daría” (con unos bellísimos visuales que emulaban Alejandría, ese antiguo puerto de Egipto a orillas del mar Mediterráneo), “No te la vas a acabar”, entre otros.

Después de haber provocado la euforia de la gente, que se empujaba una y otra vez para estar lo más cerca posible del escenario, en medio de la cerveza que circulaba a raudales y con el olor a marihuana, que remite a los conciertos de antaño, el grupo comenzó a despedirse, el “encore” que le dicen.

Volvieron un par de veces, la segunda más a fuerza que de ganas, y es que se escribe fácil, pero 30 años de existir como grupo acarrea –además de diferencias y separaciones- cansancio físico y emocional. Aún así, interpretaron un par de canciones más, concluyendo su actuación, breve pero contundente, efectivamente: una reunión histórica. A ver cuándo y en dónde… se repite otra vez.

Fotos por @BrutalMusicPics @Edgar Ibarra