Revista Picnic logo

El “gran” día llegó, Donald Trump ha entrado a la Casa Blanca convirtiéndose en el presidente electo de Estados Unidos. Y al mismo tiempo, una sombra acompaña su toma de posesión cargada de muchas voces que manifiestan inconformidad ante el discurso que ha decidido proclamar desde meses pasados.

Un ejemplo de ello, es la huelga J20 (Art Strike), conformado por artistas, curadores y críticos de arte que han llevado a cabo una petición por el cierre de las galerías, museos, escuelas de arte ó foros similares durante la toma de posesión.

Dentro de esta petición la participación, colaboración y unión entre todos los agentes culturales son un punto crucial que señaliza la importancia y necesidad no solo desde el arte. Sino que es:

Un llamado general que invita a motivar y replantear estos espacios como lugares donde diversas formas de resistencia de pensamientos, de ver, de sentir y de actuar puedan producirse.

Así mismo, la declaración de Art Strike manifiesta esta petición como:

“Una forma entre varios, de combatir la normalización del Trumpismo-una tóxica mezcla de supremacia blanca, misoginia, xenofobia, militarismo y reglas “

Sin embargo, esta petición ha generado diversos conflictos entre los diferentes círculos artísticos y culturales. Desde museos que han insistido en abrir sus puertas de manera gratuita o desde la generación de discursos en lo expuesto en sus salas, como el Museo Whitney de Nueva York. Quien ha nombrado este día como  pay-what-you-wish. En donde, reafirman su compromiso a través del diálogo abierto, el compromiso cívico y la diversidad de arte Americano y su cultura.

Al mismo tiempo, se presentará una charla por parte del colectivo de artistas Occupy Museums. Quienes han puntualizado su participación a través de la confrontación institucional y los agentes culturales por medio de la huelga, además de la formación de actos creativos de resistencia. 

O también, la ejecución de pequeños gestos como lo propuesto por el artista uruguayo Luis Cammnitzer, quien lanzó una petición de firmas  en Change.org para cambiar la propuesta del muro de  Trump por la reedición de la obra Running Fence del reconocido artista Christo.  A lo cual, Cammnitzer reconoce como una acción burda pero que incita a la efectuación de un posible “algo más”. 

Además, el director del Museo Whitney, Adam Weinber ha mencionado que:

Es nuestro papel no dejar que ellos dicten que es lo que conocemos como America sino expresar que es lo que nosotros creemos que es América. 

Dejándonos así, ante la víspera de un futuro incierto,  imposible de predecir, sino decidimos participar en la construcción de los días que vengan. Una sombra que está siendo imposible de borrar.