Revista Picnic logo

A lo largo de su carrera, Everardo González, se ha consolidado como uno de los documentalistas mexicanos más prolíficos y taquilleros de los últimos diez años. González, egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana y del Centro de Capacitación Cinematográfica, es un cineasta, fotógrafo y productor de cine documental quien participará en Picnic Arts Media el 01 de Octubre, en el Auditorio Blackberry.

Por ello, enlistamos tres documentales en los que su gran trabajo como documentalista le ha valido premios importantes como el Ariel.

La canción del pulque (2003)
La ópera prima de González fue el largometraje que le abrió las puertas al mundo del cine documental en México. En este filme, el director retrata la vida cotidiana de las pulquerías en nuestro país. Las pulquerías, como sabemos, han sido parte importante del patrimonio mexicano. El proceso de su extracción hasta el consumo del “néctar de los dioses” es todo un ritual: plantaciones de magueyes, cobijados de cielos inmensos, leyendas e historias que los productores y los ávidos consumidores recuerdan. Las pulquerías, lugares que están a punto de desaparecer, las recuerda Everardo en esta cinta.

El Cielo Abierto (2011)
Este documental, que en principio podría pensarse como una suerte de biografía de Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de El Salvador, es también un retrato de  la violencia y abusos del gobierno contra la población salvadoreña en los tiempos de la guerra civil. La voz de los que no la tienen. Así pues, vemos en pantalla cómo Romero defendió lo justo y denunció a quienes estaban detrás de esto: “Primero fue la palabra, luego la bala asesina y a continuación el silencio”.

Cuates de Australia (2011)
Nadie sabe por qué este poblado de la sierra de Coahuila se llama “Cuates de Australia”, lo que sí se sabe y es palpable para los habitantes de este lugar es la necesidad de migrar a otros estados para conseguir una mejor calidad de vida. Cuates de Australia ha vivido el abandono de sus habitantes por la falta de agua y oportunidades; las sequías cada vez son más graves y la gente necesita sobrevivir. González retrata la cotidianeidad de sus habitantes, así como la precariedad de sus vidas y la esperanza de una mejoría que crece y no desaparece día con día.

El común denominador de estos tres documentales es el crudo retrato de los sectores de la población que, por una u otra razón, han vivido el abandono, la violencia, la injusticia, hasta el goce dionosiaco y, por supuesto,  la esperanza de mejorar, de ser lo que eran antes a través del recuerdo, la reflexión y  la lente de Everardo González.

Si quieres escuchar la charla que González dará en el Congreso Picnic Arts Media, te recomendamos comprar tus boletos aquí.

 

everardo-1-1

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.