REVISTA PICNIC Tres generaciones de artistas en las manos del serigrafista Arturo Negrete. - Revista PICNIC
FICM

Es difícil de creer, pero la CDMX es el único lugar en el mundo donde se puede trabajar al 100% la serigrafía.

El Maestro Arturo Negrete (serigrafísta desde hace más de 30 años) asegura que ningún otro país tiene las herramientas necesarias para poder imprimir con la calidad y técnica que se puede hacer en la Ciudad de México. Gracias al excelente trabajo que realiza, recibe llamadas de todas partes del mundo para resolver dudas sobre los proceso de esta técnica de impresión.

Para él no hay secretos ni tips que se deban esconder, el proceso es uno y hay que seguirlo con el profesionalismo que este exige.

El Maestro Arturo Negrete es quien lleva el estandarte de Color 75 Grados. Un taller que se ha convertido en icono de la serigrafía y cultura de la gráfica, a niveles internacionales; sí, en todo el mundo.

Para el Maestro y su gran equipo de trabajo, la serigrafía no es un oficio, es una profesión que se estudia y en la que se necesitan conocimientos de matemáticas, física, química, ética, y más. Conocimientos que podríamos compartir pero la nota se volvería un libro de barios tomos, así que nos quedaremos con las siguientes justificaciones introductoras brindadas por el maestro:

  • Física: comportamiento del clima que influye en la reacción del papel ante la humedad del ambiente. Los grados a los que debes mantener el rasero a la hora de imprimir; 75 grados.
  • Química: Sobre las reacciones entre solventes, tintas y absorción del papel, entre otras y muchas cosas más.
  • Matemáticas: porcentajes de tintas, rendimientos de materiales y lo más importante, para saber cobrar.

A eso hay que sumarle que se necesita estudiar teoría del color, técnicas artísticas análogas, programas de diseño, ética y cultura general. Esto, sólo para poder iniciar, pues la técnica de impresión se aprende con años y años de imprimir una y otra y otra y otra vez.

Arturo nos comenta que, lamentablemente nadie enseña todo esto de manera correcta, pues la serigrafía ha sido tomada como un oficio que se va enseñando de generación en generación y esta información tan valiosa la han dejado de lado, por error.

El Maestro ha estudiado e investigado, gracias a su curiosidad y años que lleva en esto; sin embargo, lleva en sí la misión de transmitir su conocimiento e investigación que ha realizado con un sólo propósito;

Me encantaría que se crearan más talleres en la ciudad y en el país. Todos haciendo serigrafía de manera profesional para que así podamos decir y sustentar que en México se hace la mejor serigrafía del mundo.

Vicente Rojo, Kenta Torii, Tavo Santiago, en el mismo rasero.

Una de las intrigas más importantes y que se tenía que resolver en esta charla, fue la lista de los grandes artistas que habían confiado sus obras en las manos del maestro y su equipo. Quedamos más que asombrados cuando comenzó a enlistar y a comentar sobre quienes habían cruzado por la misma puerta que nosotros:

Magallanes, Alderete, Rafael López Castro, Vicente Rojo y German Montalvo. Son sólo algunos de los consagrados, por llamarles de algún modo, y que conforman la primera generación.

La segunda generación llega con nombres como el de Artemio Rodríguez, Kenta Torii, Smithe, Seher, Neuzz e Itzel Najera.

Su tercera generación involucra nombres como el de Mocre, Trash, Revost, Tavo Santiago y Gabo Galicia. Entre muchos otros más.

El taller de Color 75 Grados ha reproducido obra de tres generaciones de artistas, tanto consagrados como emergentes; todos tratados con el mismo respeto y profesionalismo.

Reproducción de carteles de festivales internacionales, en las manos de un taller Mexicano.

Durante tres años consecutivos realizaron la reproducción en serigrafía, del cartel de Coachella. Han impreso los carteles de un sin fin de ferias del libro para distintos estados e incluso han impreso carteles para algunas películas; La Tarea con María Rojo y Turbo Kid, diseñado por Magallanes.

Como dato, cuando se trata de serigrafía, por lo regular siempre los talleres te limitan a 3, 5, 8 tintas. Algunos muy valientes te dicen que pueden imprimir hasta 10 tintas, pero en Color 75 Grados no existe un límite. Las tintas siempre serán las que la pieza necesite, ni más ni menos.

La impresión continuo cuando se nos ocurrió preguntar por la pieza que más tintas les había llevado. La que más ha necesitado, hasta el momento, es una pieza de 60 tintas.

La separación de color también es un gran tema. Implica paciencia y mucha atención en los detalles. Esto quiere decir que en ocasiones, la tarea lleve varios días e incluso, existen obras que les ha llevado hasta una semana para concluir el proceso de separación de colores.

La misión de Color 75 Grados (ahora que ya es considerado uno de los mejores talleres de serigrafía en el mundo) es la de contribuir con todos esos artistas que han confiado en ellos.

El Maestro Arturo mantiene en constante movimiento su archivo, el cual  ha generado con el paso de los años; mandando muestras a diferentes países como Argentina, USA y Chile; con la finalidad de que sea conocida la gráfica mexicana en el mayor número de lugares posibles. De esta forma, darle mayor visibilidad a los artistas que imprimen con él y posicionar la serigrafía mexicana en más lugares.

«Taller en vida», el inicio de todo.

Arturo Negrete nos contó que gran parte de lo que son ahora, es gracias a un proyecto llamado “Taller en vida”. Este proyecto fue el detonante para que el taller creciera y llegara a lo que hoy es.

En una época (ya hace varios años) , en la que el taller no tenia trabajo y las cosas no andaban nada bien, decidieron abrir las puertas de par en par y recibir a todos los artistas que quisieran reproducir su obra de forma gratuita. No había condiciones, sólo tenían que acudir el sábado para imprimir junto con el taller y recibir sus piezas. El trato era 50% de la obra para el artista y 50% para el taller. Si se llegaban a vender algunas piezas ese día, sucedía lo mismo; 50 y 50 para cada uno. Así transcurrieron los sábados; al principio imprimían para un artista, después dos, después tres y hasta cuatro cada sábado. De pronto, los sábados ya no eran suficientes y la dinámica se llevaba a cabo, también los viernes.

Taller en vida llegó hasta el Museo de Arte Moderno, donde se hacia lo mismo y de manera gratuita. El proyecto duró tres años y gracias a él, Color 75 Grados fue conocido por prácticamente todo el gremio. Arturo Negrete siempre ha estado agradecido con ese proyecto y actualmente, “Taller en vida” se encuentra en stand by, en la CDMX. La idea es llevarlo a otros estados y de esta forma seguir difundiendo la cultura de la serigrafía y el apoyo a los artistas emergentes.

Arturo Negrete ha impartido cursos de serigrafía por, prácticamente, todo el país, Argentina y varias ciudades de USA. Siempre con la misión de compartir los conocimientos que ha adquirido sobre la serigrafía y con la finalidad de que la técnica sea conocida por más y más gente.

Sin duda, un taller que ha trascendido la barrera de sólo reproducir obra, convirtiéndose en un espacio que alienta, apoya y da visibilidad a los artistas a través de la serigrafía.

Cuando visitas Color 75 Grados, ves cultura, camaradería, ética, honradez y gran profesionalismo en cada una de las personas que forman el equipo del Maestro Arturo Negrete.

Juntos trabajan para ser más que sólo un taller, trabajan para ser un espacio que difunde la cultura, la gráfica y serigrafía mexicana con el fin de mostrar al país y al mundo que entre hermanos se puede crear un mejor lugar.