REVISTA PICNIC VICTOR DE LA CUEVA: FOTOGRAFÍA CURSI - Revista PICNIC
Revista Picnic logo

Joel Strasser decía que un buen fotógrafo debe amar más a la vida que a la propia fotografía. En el caso de Víctor de Cueva, el amor hacia la vida y su pasión por la foto eran palpables en cada toma. Hace un año de la partida de uno de los grandes fotógrafos y artistas quien con su trabajo dejó mucho más que una colección valiosa.

Fotografía de Víctor de la Cueva

There is a pleasure in the pathless woods, there is a rapture on the lonely shore, there is society, where none intrudes, by the deep sea, and music in its roar, I love not man the less, but nature more. -Lord Byron

Fotografía de Víctor de la Cueva

Víctor era mexicano y desde pequeño supo que dedicaría su vida a tomar momentos a través de la lente cuando le regalaron a sus 11 años su primera cámara de juguete. Estudió Comunicación en el Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México. Desde entonces, ya realizaba proyectos fotográficos sobre temas que eran importantes para él. En 2015 finalizó su primer libro en donde colaboró con Aldo Valdés. El título llevó un año y medio de trabajo y concluyó en “Voces anónimas”. Éste es un compendio fotográfico y una reflexión sobre la situación actual de las comunidades rurales. Cada imagen expresaba un diálogo con la gente de los poblados indígenas recorridos.

Fotografía de Víctor de la Cueva

Fotografía de Víctor de la Cueva

Profesionalmente, empecé a los 18 años con fotos de mi hermana y de uno de sus mejores amigos. Después invité a un par de fotógrafos profesionales quienes así como yo, exploraban las posibilidades de la cámara. Los tres viajamos a Acapulco y en ese momento comprendí que era real la frase ‘encuentra un trabajo que ames y no tendrás que trabajar por el resto de tu vida’. -Entrevista a Time for the Wicked, 2016

Fotografía de Víctor de la Cueva

Fotografía de Víctor de la Cueva

A Víctor le gustaba el foto periodismo pero tuvo un gran acercamiento con la fotografía a través de una boda en México. Ahí se dio cuenta que más allá de ser un mercado en el cual podría trabajar, reunía tres cosas que más disfrutaba: convivir con personas, celebrar la vida y compartir una comida. Pronto comenzaría con un proyecto que lo llevaría a consolidarse como fotógrafo. Así, formó parte de Cheesiness, una agencia de fotografía de bodas fuera de lo ordinario con un sello distintivo único.

Fotografía de Víctor de la Cueva

Fotografía de Víctor de la Cueva

El lema de Cheesiness es ‘tomamos fotos para los amantes aventureros’. Nuestras fotos dependen muchísimo del paisaje y de lo cool que son las parejas a las que fotografiamos. Por esta razón, seleccionamos bien los clientes con los que trabajamos. -Entrevista a Time for the Wicked, 2016

Fotografía de Víctor de la Cueva

Fotografía de Víctor de la Cueva

Víctor tenía un espíritu alegre, libre, ávido de explorar nuevos horizontes, así que le gustaba fotografiar en diferentes locaciones. Usualmente solían ser en lugares abiertos, donde los paisajes, la naturaleza o la misma ciudad fuera el complemento perfecto para cada historia de enamorados. Algunos de éstos son en Yucatán, La Marquesa, Quintana Roo, Islandia, Italia y San Miguel de Allende. Dentro de su trabajo, los retratos eran parte de las series que realizaba y de las que más le gustaba hacer. Admiraba y consideraba como referentes importantes a West Coast, Dylan Howell, Phil Chester, Benj Haisch, Jessica Woodhouse, Sean Flannigan, Sara Byrne, entre otros.

Fotografía de Víctor de la Cueva

Su gusto por el arte, el cine, la música (en especial el Jazz), las aventuras, los viajes y los roadtrips con amigos, influía en su estilo para hacer fotografía. Como artista profesional buscaba mejorar su técnica a través de la asidua práctica. Podía generar nuevas ideas a partir de lo que le rodeaba desde una reunión con buenos amigos, una película, un libro, hasta un proyecto de Behance, etc. De hecho, el interés por el diseño, lo llevó a crear logos originales para diferentes clientes.

Siempre tienes que ser humilde y tratar de aprender de lo mejor. Es importante tener ídolos, copiar un poco de ellos y empezar tu propio estilo a partir de todos los proyectos que hayas visto. Este proceso es demasiado lento y la gente se distrae con facilidad. Al final lo importante es mantenerse, trabajar duro y no parar, pues el portafolio que vayas generando te harán mejor fotógrafo. -Entrevista a Time for the Wicked, 2016

Fotografía de Víctor de la Cueva

Víctor de la Cueva era un talentoso fotógrafo mexicano quien exhibía en cada imagen el placer por la foto, la fidelidad a hacer sus sueños en grande y el arte de viajar ligero. Lamentablemente, su recorrido terminó demasiado pronto, sin embargo, a sus cortos 27 años dejó un estilo genuino en la fotografía y una inspiradora forma de vivir al máximo cada aventura. Él junto a la lente de su inseparable cámara, fueron testigos de veladas inolvidables, momentos especiales e historias de amor entre muchas parejas, quienes hasta la fecha al igual que su familia, amigos, colaboradores y conocidos, lo siguen recordando.

Al final de nuestra frágil existencia, sólo importa qué huella dejamos en el mundo y en nuestra gente. Su fotografía no sólo es un legado sobre quién era sino un noble recordatorio de lo más valioso de la vida: gozar el viaje con los amigos, compartir momentos que nos hacen suspirar, amar nuestra libertad y hacer lo que más apasiona para inspirar con nuestra propia voz a otras personas.

Fotografía de Víctor de la Cueva

La regla de oro (sobretodo en la fotografía) es: Sólo vas a ser tan bueno como las personas con las que te rodeas. Por esta razón, recomiendo escoger sabiamente las relaciones profesionales, manténte siempre humilde y activo trabajando todo el tiempo.- Entrevista a Time for the Wicked, 2016

Fotografía de Víctor de la Cueva

Te dejamos el Behance de Víctor y la página oficial de Cheesiness para que puedas ver más sobre el trabajo de este fotógrafo.

www.cheesinessphoto.com

https://www.behance.net/vcueva

En memoria de Víctor de la Cueva Escalante 1989 -2017

“Nothing behind me, everything ahead of me, as is ever so on the road”

 Jack Kerouack