Revista Picnic logo

Con motivo de la inauguración de la exposición Sisyphus Psychedelic, platicamos con Víctor Rodríguez, mente maestra de estas obras de arte.

Uno puede producir cosas, pero si no hay un espectador, no se termina el ciclo.

Han cambiado algunas cosas desde la última vez que Víctor Rodríguez estuvo en la CDMX para exponer. En el trabajo de un pintor, entrar a la famosísima zona de confort, es una mala posición. Al darse cuanta de eso, cambió todos los materiales y metodología con la que trabajaba y comenzó a tratar con cosas diferentes.

Preguntas personales, cuestiones por resolver y curiosidades, son las que crean esa chispa que vislumbra esas ideas que quedan atrapadas en un cuaderno. La sesión fotográfica, seguida por una pre-producción en una computadora, es donde realmente Víctor hace el boceto y donde resuelve todos los problemas que la pintura pueda traer.

No creo que las musas existan. Las musas son un mito griego.

La razón por la que sea tan constante su aparición en mi trabajo, es porque estoy mal de la cabeza, es como un remedio para ese problema mental.

Ninguna de sus imágenes tiene una descripción de su psique interna. La modelo representa para él, la máxima representación de belleza femenina. Pero esa va más allá de punto de vista erótico, es el lado maternal. natural, salvaje, etc.

Es como si te pones unos lentes, y a través de ellos puedes ver cosas, es así, a través de ellas puedo ver eso.

La finalidad de venir a exponer su obra, es simplemente cerrar un ciclo. Un artista necesita mostrar su trabajo para cerrar esa etapa. Le interesa venir a participar y mostrar lo que está haciendo en la ciudad donde creció y se desarrolló.

Sin embargo, ha sido difícil que su trabajo sea aceptado en galerías o instituciones. Es por eso que opera bajo la ética “punk”, que es hacer todo tú solo.

Todo lo haces tú, con los recursos que tienes a la mano. Este proyecto lo hizo así, con gente que quiere. Consiguieron el espacio, patrocinadores, sin estar sentado esperando.

Sisyphus Psychedelic. 

Albert Camus escribió un libro donde retoma el Mito de Sísifo y su respuesta fue: Sísifo pudiera quejarse todo el tiempo de tener que subir la piedra, pero si el que lo castigó, viera que él está riendo alegre, dejaría de convertirse en castigo.

Víctor dice que entonces todo es cosa de actitud, en cómo quieras interpretar el fenómeno que estás viviendo. Nos pasa a todos, es cosa humana.

El año pasado tuve un momento de reflexión y de esfuerzo. En este momento es donde te puedes quedar atrás o acelerar y sacar energías y tratar de salir adelante. Esta exposición es el resultado.

Dijimos que Víctor se plantea ciertas preguntas al iniciar su obra. ¿Qué es la belleza? ¿Para qué pintar un cuadro? Cada una de estas piezas representa la búsqueda de esa respuesta. El lenguaje que utiliza en sus cuadros, trata de ser lo más universal, en donde un niño o un adulto pueden ver la pintura y tener dos interpretaciones diferentes.

Son como espejos, estás viendo tu propia experiencia.

Los griegos se han hecho la misma pregunta más de dos mil años antes y alguna de las respuestas es que la única manera de entender la belleza, es representándola, es la única forma de poseerla.

Nos cuenta que observar y escuchar las interpretaciones de los asistentes es muy interesante. Solamente porque hizo una cosa y la aventó al mundo, ya tiene vida propia.

Es un trabajo muy aislado. encerrado en el estudio por años, de repente un día bajas de la cueva y en dos horas pasa todo. Luego se van otra vez y tienes que regresar a la cueva. A llevar la piedra a la punta de la montaña. Por hoy soy el quinceañero, ese es mi día cada tres o cuatro años.

El detalle es la clave de la imperfección.

Su obra es impresionante, el detalle y luz hacen de sus cuadros una obra extraordinaria, como para pensar que es una fotografía. Sin embargo, Víctor piensa que cuando la ves en persona, jamás pensarías que es una fotografía, se puede ver que es imperfecto.

La intención del fotorrealismo es que te acerques a un centímetro con una lupa y sigas pensando que es una fotografía. Esa no es la intención de Victor.

Yo estoy reproduciendo un fotografía de la escena, escena que yo produje.

No te la puedes perder. Del 1 al 19 de Febrero, en la galería ubicada en la calle de General León 48.