REVISTA PICNIC Virtual Haze - Uninvited - Revista PICNIC
CINE DE ARTE
Virtual Haze - Uninvited
8Promedio Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Texto: Brenda Arriaga

La inclemencia del stoner rock exige graves“riffs” y atmósferas recónditas, que toman un segundo aire después de los noventas. En el álbum debut de Virtual Haze, Uninvited, bajo un ambiente de camaradería y con la directriz de Efrén Barón, este material sale a la luz después de cocinarse a fuego lento desde hace un par de años.

Con la promesa de un sonido experimental, Efrén Barón, Daniel Graciano, Omar Linares y Jesús Alcántara se embarcan en un viaje de misterio a lo largo de 8 tracks que recrean escenas de la psicodelia retro con el fin único de provocar resonancia entre los oídos que añoran la vieja escuela.

Para encender los motores, Uninvited homologa una lírica suave con el fuego de dos guitarras en cadencia ascendente. La energía del cuarteto y su curiosidad por desempolvar escenas olvidadas de la música consagra un estilo muy a lo “Underground” que sacude por un rato la sobreexposición de “beats” en estos tiempos.

En este primer EP, Virtual Haze incluye tonos diferentes que van desde lo dramático hasta el inframundo y lo más profundo del inconsciente. Aquí se habla de lo retorcido con la posibilidad abierta a descender un peldaño más en el camino de la oscuridad. Todo ello, difuminado de tal forma que Uninvited deja un buen sabor de boca después de entintar paisajes sombríos.

A lo largo del disco suenan pasajes caóticos con discursos complejos que funcionan bien y se conjugan para lograr entender lo que Virtual Haze quiere decir. El mensaje no es tan claro, este grupo de amigos le apuesta a estridentes arreglos que aluden al caos mediante señales confusas como la voz grave y la pronunciación máxima de los instrumentos musicales empleados.

Ahora todo tiene sentido, Virtual haze ha conseguido que las miradas se volteen hacia Uninvited, un grito desde las entrañas que demuestra la potencia que estos experimentados pueden alcanzar.