REVISTA PICNIC Vive Latino Día 1 @ Foro Sol - Revista PICNIC

El metro mostraba una cara distinta, a sus alrededores el grito de !Te sobran, te faltan! se hacia escuchar. Las brigadas de policías agilizaban el tránsito, todo el ambiente que se vivía a los alrededores del Foro Sol nos anunciaba solo una cosa, la llegaba del Vive Latino. 

Desde temprana hora, la fiesta comenzaba, cinco escenario de distintas propuestas y dimensiones nos mostrarían durante dos días, lo mejor del rock latinoamericano. El show comenzaba con Esteman, colombiano, que ha ganado rápidamente un lugar dentro de la escena latina, gracias a sus ritmos pop.  Así como otros proyectos de dulce pop como Tessa Ia y Costera, los cuales encabezaban los primeros sonidos de un soleado y bochornoso primer día.

El Vive Latino llegaba a su edición XVII, presentando como actos estelares a Rancid, Los Fabulosos Cadillacs, Hombres G y más.

¿Qué es lo que siempre nos hace volver a este mágico lugar?, si año con año, los quejamos del lineup. La respuesta el simple, el VL siempre ha jugado con nuestros sentimientos, pues este  apela a la maldita nostalgia.  El primer show de estas dimensiones, se lo llevó Thermo pues sus asistentes, derramaron lagrimas, recordando los tiempos de la adolescencia.

El tiempo corría su tiempo, el ambiente, el slam y los litros de cerveza recorrían todo el espacio del festival. Uno de los primeros actos internacionales de mayor peso fue The 5, 6, 7, 8’s. Gracias a este cuarteto de señoras japonesas, el momento de bailar desenfrenadamente comenzaba. Un precario, pero entendible español, puso a la agrupación del sol naciente, en un lugar especial, pues su presentación fue sencilla pero divertida.

Recorrer las curvas del recinto, nos transportan a una experiencia sin igual. El tradicional recorrido por el Chopo, siempre se vuelve algo fascinante, vivir de nuevas experiencias como Casa Comedy o vivir un rato de diversión familiar en El Parque, enriquecen la experiencia. Cada rincón, cada espació vuelve al vive, en el gran gigante musical de México. Los actos continuaban, presentaciones como Diamante Eletríco, Okills, Burning Caravan y más desprendían un buen sabor de boca.

 El intenso calor empezaba a desaparecer, a la par el miembro de fundador de Café Tacvba, llenaba la Carpa Doritos. Sencillo, y un poco frío Meme repaso las canciones que lo han puesto como un proyecto interesante, dejando por un lado su actuación con el grupo sateluco. «Todo va estar bien», «No Puedo Parar» y «16 de Febrero» daban vida al set, que tu como principal característica.

Distintas emociones, un mismo espacio.

Mientras el escenario VL tenía un indie pop dulce, delicado un producido por el español Carlos Sadness, el escenario principal, tendría a Inspector de nueva cuenta en un vive.  No necesitamos de mucho para disfrutar de el poder que este grupo de ska. Los años y el cariño de la gente son su principal elemento de triunfo, una sola voz cantaba «Amnesia», todo una explanada se rendía hacía una agrupación que ha mantenido un fiel estilo a través de los años.

Nuevas generaciones vs artistas de antaño.

El primer día de actividades del festival, nos entregó un caso demasiado particular pues lo nuevo y lo viejo en cuestiones musicales tenían un mismo impacto. Inspector y Caligaris hicieron sus sets algo predecible y sencillo. Mientras a unos metros, Jake Bugg y Little Jesus daban presentaciones sencillas pero eufóricas.  Las primeras bandas mencionadas sobrepasan los diez años de trayectoria, mientras los últimos han tenido un breve recorrido y su impacto ha logrado un seguimiento y cariño especial por parte de sus escuchas.

El contexto extra musical del día corría a cargo de Pau Donés, Jarabe de Palo regresaba por cuatro ocasión al festival. El contexto de su enfermad, puso a los asistentes sensibles, sin embargo el mismo Pau negó en conferencia de prensa previo a su show, que el cáncer limitaría sus capacidades de frontman. La banda tocó de gran manera, «Agua, Depende, Bonito y La Flaca» fueron algunas de las tradicionales melodías que movieron esta presentación.

Los últimos minutos de los españoles sobre el escenario daban inició a los primeros ritmos de Vicentico y compañía. – Corre, wey ya empezaron los fabulosos. escuché entre escenarios. Desde su debut en el 2000, el grupo argentino ha tenido una grandiosa conexión con los mexicanos. Un show tradicional y con algunos nuevos arreglos, fue lo que los Cadillacs dieron en la primera noche. La plancha y gradas del Foro Sol tenían una misma misión cantar y bailar hasta el último ritmo peligroso de Sr Flavio.

Foxygen, tocando «Hang» en su totalidad.

El choque de horarios, es algo inevitable, Foxygen luchaba contra el monstruo de los Fabulosos Cadillac. Además de compartir los últimos minutos del show de G-Eazy. A pesar de esto, su show nos dio algo que pocas veces sucede dentro de un festival. La banda decidió tocar su última producción musical de manera completa, los primeros tracks fueron de su exitoso We Are the 21st Century Ambassadors Of Peace & Magic, para después pasar al Hang de manera completa.

Exóticos bailes, ritmos de piano y una fina presentación de la banda completa, hizo que Foxygen fuera uno de los shows más destacados del día.

 Make Mexico Rage Again, y los ritmos de Bronco.

Juntar, tres bandas en una misma es lo que nos ofrece Prophets Of Rage. Su setlist fue una combinación de canciones de las tres bandas que componen a esta banda. Además de escuchar temas como «Killing In the Name», «How I Could Justin Kill A Man» o «Fight the Power». El éxito de la presentación consistió en la irá y sátira política en la que se manejó el show. » Apoyo a los 43 y desagrado hacia Trump, hizo de el cierre del Vive Latino algo especial.

Para muchos Prophets fue el último acto del día, pero para otros, los pasos de Bronco, los llevaron a bailar hasta los primeros minutos del domingo. Colaboraciones de grandes artistas,  además de escuchar temas que son de cultura popular, dieron el toque final que para muchos fue perfecto y otros desafortunado.

Fotos : Freddy Campos