REVISTA PICNIC Vive Latino Día 2 @ Foro Sol - Revista PICNIC
Todas la pecas del mundo

Texto: Abisaid Jacob y Felipe Corrales

El segundo día de actividades del festival, nos preparaba una intensa pero fructífera jornada. Los primeros salían de cada escenario. We Are The Grand, Árbol de Ojos y La Pegatina, intercalaron ritmos con primeros asistentes.

Hablar de un vive, sin mencionar el reggae sería un gran error, el escenario principal se llenaba de una gran suavidad y pasividad atmosférica cuando Antidoping.  La gente esperaba ya con ansias celebrar junto con la banda mexicana, la cual  cumplía  25 años de trayectoria. Fue una presentación llena de buena vibra y de nubes de humo que surgían de la multitud. 

Como en sus apariciones anteriores en el Vive Latino, la banda dejó satisfecho a los asistentes, reflejado en los coros ensordecedores y de los bailes muy al estilo de Bob Marley. Al terminar su set los músicos reiteraron que el festejo de aniversario continuaría. 

De la tranquilidad, pasamos a los estruendosos riff de Ágora en el escenario VL, mientras los jóvenes se reunían en la Carpa Doritos para esperar a LNG/SHT. Un show de distintas dimensiones el cual se destacó por su interacción, invitados y la reacción que desató con la audiencia.

Lo popular y los rockeros si se llevan bien.

El telón principal del Vive, continuaba con las suaves y sencillas rimas del reggae, pues Dread Mar I , continuaban expandiendo las nubes de humo sobre el escenario principal. Sin duda unos momentos más esperados, ya sea por su músico o por el momento, era la Sonora Santanera. 

Entre el morbo y asombro de otros, la clásica e internacional  agrupación mexicana, sedujo, cautivo e hizo bailar a la mayoría de presentes que se dieron cita en el escenario Palillo. Todo fue una celebración hacia los orígenes de la cultura popular mexicana. Julieta Venegas, Rocko Pachucote y más invitados cautivaron dentro de esta presentación.

Conforme aumentaban los minutos las decisiones difíciles nuevamente se venían pues los Enanitos Verdes y Brujería se cruzaban en los horarios. Los primeros, por nostalgia y trayectoria nos mostraron un set con los clásicos que todo asistentes querían escuchar. Las voces y la cerveza se fusionaban en un mismo ente para cantar Lamento Boliviano.

El caer de la noche cada vez estaba más cerca, en el escenario Vive Latino se avecinaba Juan Brujo con su ejército de odio. La banda salió al escenario con una energía única, digna de una banda de Death Metal.  El ritual incluyó algunas de las canciones más emblemáticas de la banda como: “Marijuana”, “El Patrón” y “Matando Güeros”. Los machetes no estuvieron ausentes, así como una peculiar piñata de Donald Trump y bolsitas de “harina” que volaron por los aires.

 

Cayendo la noche, un trio de presentaciones de distintas dimensiones ocupaban 3 de los cinco escenarios del festival. La depresión y los sentimientos desgarradores por parte de Mon Laferte. Por otra parte los Hombres G hacían su debut en el festival, haciendo una actuación memorable, una entrega total por parte de todos los involucrados llegó a su climax cuando llegó la interpretación de «Martha tiene un marcapasos».

Mencionábamos que el primer día el Vive Latino jugó con la nostalgia de sus asistentes, en este segundo día el ex baterista de los Ramones  logró apelar nuevamente a este sentimiento.

Muchas chamarras de piel, chalecos de mezclilla, jeans rotos y parches de bandas; era el momento en que se presentaba Marky Ramone en la Carpa Doritos. Con un ligero retraso en la presentación, la audiencia ansiosa coreaba “Hey Oh Let’s Go”, hasta el momento esperado daba lugar, Marky salió al escenario y sin más preámbulo se desató el descontrol.

Un setlist de leyenda, “Beat On The Brat”, “Judi Is A Punk”, “California Sun”, “Sheena Is A Punk Rocker” y sin lugar a dudas “Blitzkrieg Bop”. Fue sin duda una de las presentaciones más enérgicas del festival, llena de brincos, jalones, personas volando; además de muchos objetos perdidos en el slam. 

Rancid: Viaje de Memoria Colectiva

El día esperado por miles de viejos y jóvenes punk había llegado. Un fondo rojo daba inicio a Rancid. Energía, slam, perdida de la noción encabezaban los ritmos de un show especial. Viejos de playeras rotas, estoperoles todo es ambiente recordaba las viejas y nuevas glorias que sus escuchas recuerdan. «Roots Radicals, Salvation, Ruby Soho, Time Bob y otros temas fueron entonados por la enigmática banda.  Toda la espera había valido la pena, el show de los viejos punks había sido un éxito rotundo.

 Adios VL17

Todo lo bueno tiene que terminar, los últimos actos en salir a escena fueron, shows que destacan por su amplia trayectoria. Zoé puso un recuerdo de lo que es para el rock nacional. Un show sencillo pero lleno de canciones coreables puso a León y compañía nuevamente en lo más alto de festival.

Por otra parte La Barranca y el Cuarteto de Nos dieron presentaciones sencillas, pero espectaculares, rodeados de una exquisita selección musical. El telón final caería con Justice cerrando esta edición, grande juegos de luces y un show de luces epilépticas dio el cerrojazo final.

Fotos por Sharon Lugo