REVISTA PICNIC Weeshing: Donde el fan se vuelve inversionista - Revista PICNIC
FICM

¿Quién no es amante de la música? Es un cuestionamiento algo inusual pues es casi imposible no conocer a alguien que no se vuelva loco por una canción, una banda o el constante deseo de asistir a un concierto o un festival.

Y es que este año los eventos se «han venido con todo» a México. En lo que uno está planeando asistir a un recinto para escuchar a su artista o banda favorita, salen carteles de muchos conciertos más.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando el artista o la banda que esperamos, esquivan nuestro país y no figuramos en la lista de su tour? ¿O vemos la propuesta de algún cartel y no está la banda que tanto buscábamos?.

¿Alguna vez has imaginado poder ser tú quien trae a esa banda por la que has pasado largo tiempo esperando?

Bajo esta premisa, un apasionado musical ha diseñado Weeshing. Nos referimos a Rodrigo Segal, quien ha creado la primera plataforma en el mundo que hace de nosotros los espectadores, aquellos con el poder de traer a nuestras bandas favoritas a eventos como nunca antes hemos visto y lejos de ser únicamente quienes disfrutan del espectáculo los mismos inversores que hacen esto posible. Pero ¿cómo funciona?

Invirtiendo y rentabilizando nuestros ahorros. Los recitales están a punto de dar un giro histórico con el primer sistema de crowdfunding nacido en Chile y una proyección a Latinoamérica.

La propuesta es sencilla, Weeshing postea las bandas disponibles en su sitio o bien, nos da la oportunidad de proponerlas con la posibilidad de convertirnos en socios y compartir los riegos del show. ¿Qué significa? Que no solo los fanáticos podremos aportar, sino también los inversores ajenos a la música a partir de US$ 200 cualquier músico o agrupación podrá brindar un show.

«La plataforma es tan amigable que nos permite ser más que un inversor sino un socio del proyecto, que es como ser promotor de tu propio ídolo». –Afirma Rodrigo.

Con ello, esta forma de financiamiento reduce el riesgo financiero que le implica a una productora organizar un recital por cuenta propia. Desde sus inicios, ya ha financiado a más de 75 bandas por más de US$ 3 millones, entre los que se encuentran, Garbage, Megadeth, Morrisey, Fito Paéz, La Ley, entre otros.

El plan de expansión incluye además de nuestro país incluye a Perú, Colombia, Brasil y Estados Unidos, desarrollando un módulo especial para marcas y uno para que la gente pueda pedir shows.

El modelo no solo planea compartir el riesgo con las productoras, sino que también recibe beneficios exclusivos como lo son meet and greets, asistir a pruebas de sonido, after shows, firmas de autógrafos y como era de esperarse el mejor ticket para el show.

La idea se apropio de Rodrigo Segal, después de haber sido socio de mas de 100 conciertos, giras y festivales, tras darse cuenta de cómo los fanáticos queremos traer a todos los artistas con los que soñamos pero sin tener cómo propiciarlo.

Segal, afirma que el perfil de los inversionistas es de personas muy informadas y actualizadas, mientras que el  30% restante es de fanáticos, aunado a ello un estudio de Havas Media ha confirmado que la música es una pasión universal y el canal más efectivo para conectar con la audiencia.

La creciente industria de la música y la demanda de estos populares eventos han trascendido a ideas como Weeshing, que busca más que crear fanáticos «empoderados».

Weeshing es la idea que todos los fanáticos, desde los pequeños hasta los más grandes melómanos estábamos esperando.  Y hace posible el sueño de muchos consiguiendo convertirla en una realidad; poner en la mira al país como un creciente lugar generador de eventos en dónde ambas partes sean co-creadoras en la elaboración.

Ya no tendremos que aguardar como lo hacíamos en el pasado antes de esperar con ansías tras ver a quienes nos han hecho estremecer con algo tan único como lo es la música.

No hace falta esperar ya que el start-up chileno recién inicia dando de qué hablar.