Revista Picnic logo

Un radiante sábado se acercaba, lamentablemente el viento y otras cuestiones técnicas terminaron con nuestras ganas de ver a Beach House, M.I.A. Floating Points y Vince Staples. A pesar de los inconvenientes, la organización hizo todo lo posible para que el festival se realizará.

Los ánimos eran deplorables, las sensación de decepción era inminente todo apuntaba a que Ceremonia no se realizaría, pero todo cambió al enterarnos que el festival si tendría su quinta edición.  #CeremoniaEnDomingo resurgía de las cenizas para presentarnos a Björk, Underworld, Kali Mutsa, Buscabulla y otros talentos ya programados.

Fiesta, música y diversión dominical.

Los camiones comenzaban a llegar, como si no hubiera pasado nada Ceremonia comenzaba sus actividades presentando a Mylko, Tayrell y AJ Davila. Desde temprano la vibra festivalera, se adueño del Centro Pegaso. Cada rincón del festival emitía una vibra de fiesta. Las activaciones, comida y espacios libres sentían los ánimos del domingo de fiesta.

Foto por : Davo Rocks

Sol, sintetizadores y James Blake.

Uno de los grandes cambios del lineup, fue la presentación del músico británico. Anteriormente sus dulces y eróticas melodías se presentarían en el ocaso del atarcerder. Pero para los nuevos horarios del festival, James Blake dio la primera gran presentación del día.

Sencillo, fresco y sin pocas preocupaciones, la seducción de su particular voz, hipnotizó a su público. “Timeless, The Limit Of Your Love” y “Retrogade” fueron parte del set del multipremiado músico. Agradeciendo el esfuerzo de los organizadores y de la audiencia, Blake causó las primeras conmociones del día, a pesar de que su show hubiera  sido mejor al caer la noche.

Foto por : Paola Baltazar

Todo pintada de maravilla, la Campa Roswell daba los beats locos, Mija, Kali Mutsa y los puertoriqueños de Buscabulla abarrotaron la pequeña pero ruidosa carpa. El intenso calor continuaba  en el escenario Corona, Sotomayor consolidaba su poder de convocatoria con una fina y delicada mezcla de ritmos tropicales.  Mientras el rap mexicano tuvo 2 actos de gran calibre, Simpson A Huevo y la aclamada Banda Bastön, dieron la rima fina en el escenario principal.

Foto por : Davo Rocks

El esfuerzo de la gente que trabaja para el festival se veía reflejado, las malas situaciones del día anterior habían quedado en el olvido. Las malas experiencias fueron cambiadas por la fiesta y la excelente selección de artistas del festival.

Acto por acto los minutos se convertían en horas, Rey Pila entonaba las canciones que los pusieron en los ojos de Julian Casablancas, aplaudidos por sus fans y las personas que se acercaban a su presentación.

Foto por : Paola Baltazar

El poder electrónico de Ceremonia.

Los rayos de sol habían bajado su intensidad, los escenario de Ceremonia, tomaban un momento clave, pues los beats eléctricos tomaban una parte esencial. Snaskeships, What So Not, el field de Camp Roswell y la famosa Ley Seca daban el ritmo del festival.

Cada rincón tenía música combinada, la música electrónica demostraba el poder que tiene. Pasando la tarde, el chileno Nicolas Jaar a manera de switch fue tenuemente elevando y bajando las sensaciones de los asistentes.

A manera visual,  la presentación de Jaar fue exquisita, el nivel de sus shows ha evolucionado, desde su primera presentación en el festival el productor latino ha sabido encajar en todos los ambientes.

Foto por : Paola Baltazar

 A la par del set de Nicolas Jaar, la calidad y perfección de Majid Jordan,  duo que presume de tintes sencillos con una perspectiva de grandes sabores. Sencillos, pero con una vibra muy chill, el duo estadounidense anticipaba la llegada de Björk.

¡Nos vemos en el 2018!

Desde su anuncio, Björk fue la piedra angular del cartel, las miradas de la mayoría de los asistentes al festival. Nuevamente con orquesta, la islandesa incluyo a Arca al  esperado show.  La belleza visual del show, era perfectamente involucrada con los elementos orquestales y artísticos. Cada canción que Björk dio provocó una reacción incandescente en la audiencia.

Debutando nuevas canciones ante el público mexicano, el show de la islandesa, se volvió a robar el aliento de quienes la observaban. La pirotecnia anunciaba el final de “Hyperballad” y así el show disminuía sus intensos ritmos, para cerrar el show con “History Of Touches”

El beat de Underworld comenzaba a sonar rápidamente, la gente corría al escenario corona para presenciar el acto final de esta edición. Simplemente la obra y vida de este grupo es mágica, los ritmos que llevan los han puestos en el pensar de muchos al mencionar la famosa escena electrónica old school.

“Two Months Off”, “I Exhale”, “Cowgirl” y “Jumbo” le daban ritmo y vida al final de una curiosa edición del festival. Para cerrar el clásico Born Slippy fue entonado, la nostalgia y la actualidad se combinaron pues la segunda parte de la famosa película ha salido tras varios años de espera.

Foto por : Paola Baltazar

 Ceremonia, nos dio una lección: la enseñanza y esfuerzo de todo un crew de personas para lograr un objetivo. Las dificultades fueron muchas, pero la necesidad y convicción de salir adelante los llevó a realizar esta edición.

Esperaremos como es costumbre un año más para ver tu bien curado y seleccionado lineup. No olvidaremos nunca la polémica que causaron, pero agradecemos el esfuerzo por presentarnos grandes actos nacionales e internacionales. Ceremonia ha marcado una pauta dentro de los festivales mexicanos, por eso estamos agradecidos por el maravilloso esfuerzo logrado.

Los problemas fueron muchos, pero nuestra necesidad de calmar nuestra ansiedad de música en vivo pudo más que un simple escenario caído.

Fotos :  Paola Baltazar y Davo Rocks